Lío en Croacia: Vida jugó 45′ siendo positivo por coronavirus

Lo que era un amistoso feliz entre Turquía y Croacia, con lluvia de goles (3-3) puede terminar en un serio problema. Y es que tras el partido se conoció que Domagoj Vida, defensa croata de 31 años, era positivo por coronavirus. Los servicios médicos croatas conocieron el resultado de las pruebas en el descanso del partido, cuando Dalic había decidido ya sustituir al jugador (antes de saber que era positivo). En ese momento fue aislado, pero ya había jugado toda la primera mitad.

Croacia, en su comunicado oficial, aseguró que ha cumplido todos los protocolos mandados por la UEFA. Los jugadores pasaron un primer examen el lunes, en el que Vida dio negativo. El miércoles volvieron a pasar otra vez test PCR para el partido contra Suecia del próximo sábado correspondiente a la Liga de Naciones (20:45). Es en esos exámenes donde se conoció el positivo de Vida.

El jugador fue inmediatamente aislado en Estambul (Turquía) hasta que se confirme su positivo con un nuevo examen, algo que según algunos medios croatas ya ha sucedido. El resto de la expedición viajará a Estocolmo para enfrentarse a Suecia. Además de Vida otro miembro de la delegación de Croacia ha dado también positivo, aunque no ha estado en contacto con los jugadores.

Esta noticia dejó en un segundo planto un amistoso donde Turquía y Croacia dejaron uno de esos duelos que enfurecen a los seleccionadores y alegran a los espectadores, especialmente a los neutrales. Los jugadores mostraron interés en brillar, con ganas de reivindicarse en dos onces plagados de suplentes habituales. Sin embargo, ese ímpetu ofensivo se transformó en falta de intensidad defensiva. Los telediarios los llenan los goles por la escuadra, no las anticipaciones defensivas…

Dominó de inicio Croacia, aunque golpeó primero Turquía, con un penalti transformado por Tosun en el minuto 23. Sólo le duró nueve minutos la alegría a los locales, porque en el 32’ Budimir hizo una reivindicación del VAR. Le robó la cartera al defensor al llevarse claramente el balón con el brazo. Una ‘zamorana’ de toda la vida. Sin videoarbitraje, el tanto subió al marcador. A pesar de ello, Turquía volvió a adelantarse antes del descanso gracias a un buen zurdazo de Turuc.

En la reanudación, Croacia tomó de nuevo el mando del partido y lo tradujo en goles: Pasalic y Brekalo le dieron la vuelta al marcador en sólo tres minutos (53’ y 56’). A Turquía le agradó la fiesta que tenía delante y decidió unirse: Under hizo un golazo sólo dos minutos más tarde.

Ese 3-3 fue definitivo. Ambas selecciones levantaron el pie del acelerador. No era momento de enfadar más a sus respectivos entrenadores con tanta pasividad defensiva. Los últimos minutos no dejaron más goles pero permitieron un detalle no menos importante: el partido 130 de Modric con la camiseta croata. El madridista disputó el cuarto de hora final, suficiente para que algunos de los mejores detalles del encuentro nacieran de sus botas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *