El paso atrás de Jovic

Luka Jovic tiene una vida extra con Ancelotti. El técnico italiano llegó el verano pasado con una idea clara: explotar el talento joven que ha fichado el Real Madrid en los últimos años. En estos primeros partidos, ese trabajo ha empezado a dar sus frutos, porque Vinicius ha dado el paso al frente que se esperaba, Valverde es indiscutible en el medio, Militao en la defensa y Rodrygo empieza también a asomar como un jugador decisivo.

Carletto les ha ofrecido confianza, minutos y ha apostado por ellos, pero sabe que aún tiene trabajo por delante. Una de sus cuentas pendientes es recuperar a Luka Jovic. El técnico sabe que va a necesitar al serbio a lo largo del curso para dar respiro a Benzema, que a sus 33 años vive el mejor momento de su carrera deportiva, pero que ya no cuenta con los parones de selecciones para descansar.

De momento, el protagonismo de Jovic hace pensar que existe poca confianza por parte del técnico: 31 minutos repartidos en cuatro partidos, en los que no ha marcado ni ha asistido. Una participación residual que ha sido provocada más por el gran momento de forma de Benzema que por falta de entendimiento con el nuevo técnico.

El propio Ancelotti aprovechó la conferencia de prensa posterior al encuentro contra el Mallorca para explicar la situación del serbio: “Claramente en este momento Karim está muy bien. Pensar que ha marcado ocho goles puede hacer que olvidemos que está jugando muy bien para el equipo, asistiendo… No sólo marca, es completo. Cuando esté cansado vamos a meter a Jovic que lo está haciendo muy bien. Es una competencia difícil para Jovic, pero lo poco que juega lo está haciendo muy bien. Hoy (por el partido ante el Mallorca), contra el Valencia. Cuando Karim necesite descanso, va a jugar”.

Sin embargo, a pesar de los halagos, Jovic volvió a dar un paso atrás contra el Villarreal. El delantero no jugó ni un solo minuto en un movimiento extraño de Ancelotti que reconoció tras el partido que el plan era buscar centros laterales. A pesar de ello, decidió dejar en el banquillo a un rematador nato como el ex Eintracht, que rozó el gol contra el Mallorca el pasado miércoles justamente, cazando dos centros desde las bandas.

En el club ilusiona el trabajo que está haciendo Ancelotti con los jóvenes y confían en que también la mano del italiano tenga efecto con Jovic, un jugador por el que hicieron una fuerte apuesta en el verano de 2019 (60 millones de euros) y que piensan que, con sólo 23 años, aún está a tiempo de triunfar de blanco.