Marc Roca: «En el vestuario del Bayern ya nadie habla del 2-8»

Marc Roca (26-11-1996, Vilafranca del Penedés) es el séptimo español que juega en el Bayern de Múnich tras Javi Martínez, Thiago, Reina, Bernat, Xabi Alonso y Odriozola. A sus 25 años, aprende de los más grandes y, pese a que no está teniendo demasiados minutos, es el mejor ‘informante’ de cómo vive el Bayern las horas previas al partido en el que el Barça se juega su futuro en la Champions. Charló telefónicamente con As.

 ¿Cómo está Múnich?

Ya hemos visto que en Alemania han subido las incidencias y, lamentablemente, no vamos a poder jugar con público. Nos encanta la energía que se genera en el Allianz y es mejor jugar con la gente detrás, pero no queda más remedio.

¿Es el Bayern tan grande como sospechamos desde lejos?

Al final, es un club que tiene una estructura espectacular, pero que es muy familiar.

¿Cómo fue entrar en un vestuario con leyendas que han ganado todo?

El recibimiento fue bueno. Entrar en un vestuario con tantas estrellas genera respeto, pero la bienvenida fue cálida. También fue importante ir conociendo el idioma. Ya he aprendido el alemán y eso también ayuda. Y, al final, estar en un club tan grande siempre te ayuda. Creo que ahora mismo, aunque no juegue todo lo que esperaba, soy mejor futbolista que cuando llegué, física y tácticamente. Como todo jugador, uno quiere participar, pero pongo mi energía en dar lo mejor de mí e ir creciendo.

¿Cómo es el fútbol en Alemania? Se hablan maravillas de Flick y Nagelsmann, a los que usted ha tenido como técnicos.

Distinto al de España. En LaLiga se juega más un fútbol de control, posicional, de generar superioridades. En la Bundesliga, el fútbol es más box to box. Se ataca antes, se juega más rápido. No digo que sea ni mejor ni peor, es distinto. Aquí se hace un fútbol más dinámico y directo.

¿Cómo es la relación con jugadores con los que se tiene que jugar el puesto como Kimmich o Goretzka?

Nos tenemos respeto. La competitividad es importante, pero yo aprendo de ellos.

Javi Martínez me ayudó al inicio. Tengo muy buena relación con Lucas, que es como un español más… También tengo mucha relación con Gnabry o Pavard.

La gente tiene curiosidad por saber cómo afrontarán un partido en el que ya están clasificados.

Somos el Bayern. Aunque estemos clasificados, vamos a salir a ganar ese partido.

¿Dónde estaba usted el día del 2-8, qué le han contado de ese partido?

Pues estaba de vuelta del entrenamiento con el Espanyol e iba en el coche. Llegaría sobre el minuto 30 y ya lo vi hasta el final… El Bayern fue tan superior… Pero eso es pasado, yo ni siquiera estaba en Lisboa. Lo que puedo decir es que en el vestuario ya no se habla del 2-8. Eso ya pasó. Pero nos debemos a nuestra gente y saldremos a ganar con todo.

¿Impresionan Neuer y Müller en el vestuario?

Hay muchas cosas que tienes que aprender de ellos. Estoy trabajando cada día con leyendas vivas, que dominan todos los conceptos del juego y que se entrenan como grandes profesionales.

¿Cómo ha sentado en el vestuario que Lewandowski no haya ganado el Balón de Oro?

Yo no soy el que tiene que decir si es justo o no porque hay unos votaciones, pero ahí dentro teníamos la ilusión de que podía ganar. Se lo merecía mucho. Había ganado seis títulos. Y no sólo eso, estamos hablando de que quién es Lewandowski, su trayectoria. Ha dado mucho al Bayern.

Rumores siempre hay, pero tengo claro que Lewandowski está feliz en el Bayern y con ganas de seguir.

Usted trabaja mucho la parte mental. Hace meditación incluso.

Meditar me relaja, me da paz mental. Al final, te ayuda a manejar situaciones que no esperabas, tener la energía adecuada. En el fútbol, no todo es perfecto cómo parece. Desde 2018, trabajo con un coach, Joseba del Carmen (trabaja, entre otros, con John Rahm). Él me ayuda a trabajar cómo jugar desde el no pensar, desde el vacío.

Ha buscado un buen sitio para ejercitar la mente en Múnich.

Si, vivimos en el centro, junto al Garten. La naturaleza te da paz.

Doble alternativa a Sterling

El camiseta barca 2021 2022 añade una nueva alternativa para reforzar su ataque. Aunque Raheem Sterling parece el favorito del club, este también tantea otros refuerzos de primer nivel. Este martes, ESPN plantea dos nuevos jugadores para el puesto. Una, más conocida, Hakim Ziyech y entra con una opción C que aún no se había situado en el Barcelona, Timo Werner. El delantero alemán no termina de asentarse en el once de Tuchel y aparece como posible nuevo refuerzo para el Barcelona.

Según el medio norteamericano, tanto el marroquí como el germano son alternativas a Sterling, que aparece como prioritario. Las negociaciones, eso sí, no serán fáciles. Tanto City como Chelsea no están demasiado dispuestos a liberar jugadores ante lo cargado del calendario. Más en el caso de los blues que, además de Premier, Champions y ambas Copas, tiene el Mundial de Clubes.

En lo que se refiere a las operaciones, el Barcelona tratará de aprovechar sus recursos y todas estarán condicionadas por si antes puede liberar masa salarial a través de traspasos o rescisiones. El club catalán trata de seducir con oportunidades y roles importantes en plantilla a jugadores que están contando poco ahora mismo para sus clubes. A estos, tratará de convencerles con cesiones con opción de compra a final de temporada. Como ya informó Telegraph, al Chelsea no le terminaba de convencer esta fórmula.

De refuerzos estrella a suplentes

Llegados el mismo verano, Werner y Ziyech llegaron de Leizpig y Amsterdam respectivamente con cartel de estrella después de su desempeño en ambos destinos. Ambos se enfrentaban a un salto en su carrera. Uno que, parece, no han conseguido completar con éxito.

La inversión en ambos fue notable. Werner se fue hasta los 53 millones de euros mientras en Ziyech se invirtieron 40. Un precio que no han terminado de justificar. Ni con Lampard primero ni con Tuchel después, estos han conseguido encajar en el once. Ahora, podrían recalar en Barcelona.

Alves, con el salario más bajo

Dani Alves soñaba con volver al Barcelona y ha puesto todo de su parte para cumplir ese deseo. De hecho, según informa Sport, el lateral brasileño ha aceptado tener el salario fijo más bajo de toda la plantilla. El defensa es consciente de la situación económica del club y de ahí que su salario esté muy lejos de lo que percibía en su primera etapa de azulgrana. Sin embargo, sí son sustanciosos los ingresos que percibirá por objetivos si el Barça realiza una buena temporada y él tiene un papel destacado.

Alves también ha cedido en cuanto a la duración del contrato. El brasileño quería firmar por un año natural, con vistas al Mundial de Qatar, pero finalmente aceptó un acuerdo hasta el mes de junio.

Dani Alves no es el único jugador de la actual plantilla que ha llegado al Barcelona esta temporada con unos salarios más bajos que los que percibían en sus anteriores clubes. Futbolistas como Eric Garcia, Memphis o Agüero también aceptaron propuestas a la baja del Barça, donde las variables tienen un papel clave.

«Con esta plantilla del Barcelona aspiraría a ganar títulos…»

El extécnico del Barcelona B, Javier García Pimienta, se ha despachado a gusto tras la derrota del equipo azulgrana en el Clásico del pasado domingo. El entrenador considera que Koeman no está sabiendo sacarle el máximo partido a la actual plantilla. En su opinión, el plantel azulgrana tiene nivel suficiente para competir por ganar títulos. De hecho, está convencido de que él sería capaz de mejorar el nivel del equipo.

“De lo que sí estoy seguro es que el primer equipo del Barça, con la plantilla actual, con lo que hay ahora y en cuanto se recuperen Dembélé, Ronald (Araújo), Pedri… teniendo todos los jugadores ahora, no sé si ganaría la Champions, Liga y la Copa del Rey, pero aspiraría a ganar casi todos los títulos. Aspirar a ganar quiere decir competir para intentar ganar todos estos. Después te puede toca el Bayern de Múnich, el Manchester City o el Liverpool y puedes perder, porque entra dentro de la lógica, pero el equipo jugaría mejor y que estaría con mayores opciones de aspirar a ganar títulos. No tengo ninguna duda», declaró el técnico en una entrevista a JijantesFC.

García Pimienta fue despedido el pasado mes de junio después de haber sido ratificado unas semanas antes. En la entrevista con Gerard Romero también critica a la directiva azulgrana: “Me dijeron que gracias por todo, por el comportamiento y por estos años, pero que querían poner a su gente. Decirme que yo no iba en la línea del fútbol base… es todo lo contrario. En 2018 cuando subo al Barça B es cuando se vuelve al origen. En los años anteriores se habían formado plantillas top sin opciones de jugadores que llegasen al primer equipo. Todos los partidos que he entrenado al Barça, en el B, juveniles, cadetes… hemos jugado con el 4-3-3, fieles al estilo”.

El puzle de Simeone si regresara Griezmann: João Félix, Suárez…

El Atlético se le ha abierto una posibilidad en el mercado que, si bien aún es muy lejana, hace que dentro del club ya se fantasee con que se haga realidad. ¿Y si Griezmann (30 años) vuelve a vestir de rojiblanco? Empezando por Simeone, que conoce perfectamente al francés y, si regresara, lo haría con galones. Pero el Atlético viene de ganar la Liga y no es fácil llegar desde fuera directo al once.

En cuanto salió a la luz el plan del trueque Griezmann-Saúl, en el Atlético las miradas se volvieron directamente a João Félix. El portugués llegó precisamente para ocupar el hueco dejado por el francés. No sólo su posición en el campo e incluso su dorsal, sino su estatus de crack del equipo, de líder del ataque. Pero han sido dos años de mucha irregularidad. João ha demostrado calidad y personalidad, pero de forma intermitente. En el Atlético confían en él y en que esta temporada, a la tercera, sea de verdad la de su confirmación. Por eso no se planteó una salida en ningún momento.

Así pues, el portugués parece el primer afectado si llega Griezmann. También Correa, que se hizo con el puesto de acompañante de Luis Suárez en el tramo final y acabó siendo decisivo para la Liga. Aunque el argentino tiene el plus de que puede jugar en la banda derecha del 4-4-2. Es, de hecho, donde jugaba habitualmente hasta que Grizi se fue en 2019. En ese puesto también llegó a ver Simeone a João Félix, entonces escoltando desde la derecha a Morata y Diego Costa, pero no cuajó

Otra opción para el Cholo sería utilizar a Griezmann como en Francia. Es decir, por detrás de dos delanteros, más como centrocampista que participa en el juego y llega desde atrás. En su selección son Benzema y Mbappé; en el Atleti podrían ser Suárez y João o Correa. En este caso sobrarían medios, o incluso Carrasco si renuncia a los carrileros en un 4-3-1-2.

En otros momentos, más puntuales, Griezmann podría ser el delantero centro del equipo. Pero no es la posición que más gusta al francés ni donde mejor rinde. Y el Atleti ya tiene a Suárez, pero sería una opción para las ausencias del uruguayo. Aun así, el club prefiere un nueve especialista a que tengan que ejercer esa función Correa o Griezmann.

Sea como fuere, encajar a Griezmann y João Félix con Suárez en un mismo once es posible, pero eso afectará a lo que queda por detrás. Si la zaga es de cuatro, sólo habrá espacio para tres de entre Koke, De Paul, Llorente, Carrasco, Lemar… Con tres defensas, si el carril izquierdo es para Carrasco y el derecho para Trippier, sólo entran dos mediocentros.

Inquietud con Pedri

El camsieta de futbol Barcelona barata observa con preocupación el anunciado viaje de Pedri a los Juegos Olímpicos de Tokio. Lo considera un sobresfuerzo excesivo para un chico de 18 años que ha jugado su primer año en la élite con unos números inesperados en cuanto a cantidad de partidos y minutos. El futbolista criado en Las Palmas ha participado en un total de 66 partidos, repartidos en 52 con el Barça, cuatro con la Sub-21, con la que estaba debutando en septiembre de 2020, y diez con la Absoluta, en la que se ha convertido en referente nada más llegar y ha jugado todos los minutos del torneo, prórrogas incluidas.

«Hay que cuidar a los jóvenes», dijo Luis Enrique en la rueda de prensa posterior a la eliminación en las semifinales de la Eurocopa contra Italia. Pedri ha tranquilizado a la afición del Barça y ha asegurado que la próxima temporada estará en la mejor disposición ara competir desde el principio, pero seguramente no se trate de un problema a corto plazo, sino de la posibilidad de quemar al centrocampista para un futuro a medio plazo. Eso es lo que mira con preocupación el Barça, que por cierto está obligado a mejorar el contrato del canario, que termina en 2022, si bien una cláusula establece la posibilidad de que el club amplíe de forma unilateral su contrato hasta 2024.

Luis de la Fuente, seleccionador Sub-21, ha aclarado que han estudiado con minuciosidad la conveniencia de la llamada de Pedri para los Juegos y han considerado que no hay riesgos con el futbolista. El Barça respeta la convocatoria y el deseo del jugador de acudir a una cita histórica, pero no puede dejar de considerar que es «excesivo» cargar a un jugador con dos torneos el mismo verano, más a su cortísima edad. Considera que la FEF no ha tenido el detalle que sí tuvo Koeman cuando el Barça se quedó sin opciones de Liga y le dio descanso al canario para que llegase fresco a la Eurocopa.

Pedri ha impresionado al fútbol mundial en la Eurocopa y ha acaparado elogios. Será importante saber cómo gestiona su segunda temporada en la élite y, sobre todo, cómo responden sus piernas al año y medio que espera de locura, con Liga, Champions, Copa y Supercopa con el Barça y Final Four de la Nationes League, partidos de clasificación para el Mundial y cita en Qatar en el otoño-inivierno de 2022. De momento, al Barça no ha llegado ningún cambio de planes y el canario va rumbo a incorporarse a la concentración de Benidorm y de ahí, a Japón.

Mateu pitará el Barça-Atlético, como en la ‘final’ de la Liga 13-14

Mateu Lahoz será el encargado de pitar el camiseta de futbol Barcelona barata-Atlético de este sábado (16:15), cita clave por la Liga, según ha anunciado el Comité Técnico de Árbitros. Iglesias Villanueva le acompañará en el VAR. El valenciano, casualmente, fue quien dirigió el Barça-Atlético de la 2013-14, en el que los rojiblancos se proclamaron campeones en el Camp Nou.

Aquel encuentro precisamente despierta cierto recelo entre los azulgrana. El Atlético sacó el punto que necesitaba para quedarse con la Liga, y en la segunda parte Mateu anuló un gol a Messi que pudo cambiar el devenir del partido y del título. Esta cuenta pendiente que dura ya siete años toca también al arbitraje, que estará bajo el foco.

Esta temporada Mateu ha pitado dos partidos ya en el Camp Nou, los triunfos del Barça sobre Osasuna (4-0) y Athletic (2-1). Al Atlético le ha dirigido cuatro encuentros ya en lo que va de Liga: dos en casa (2-0 al Betis y 1-0 al Getafe) y otros dos a domicilio (2-0 contra el Real Madrid y 1-2 en Granada). Y será el séptimo enfrentamiento entre azulgranas y rojiblancos con Mateu. En los seis anteriores, tres triunfos del Barça y tres empates.

Rotaciones a la vista

Después de ofrecer unas espectaculares sensaciones físicas en la final de Copa ante el Athletic, en la que terminó como un tiro, el Barça ha bajado un punto el pistón en las últimas dos segundas partes que ha jugado. Contra el Getafe, se complicó la vida con el penalti transformado por Enes Unal; y el Villarreal le asfixió en los últimos minutos pese a la expulsión de Trigeros, paradón de Ter Stegen incluido. Koeman también dio un paso atás con el cambio de Sergiño Dest, seguramente también porque intuía que habría algún síntoma de fatiga en sus jugadores en la segunda parte.

Koeman mantiene que los parámetros que sus jugadores ofrecen en los controles físicos son buenos, pero hay jugadores que acusan el cansancio. Pedri, el primero. Pero también De Jong pareció extenuado en la segunda parte. También Busquets. Y Alba ha jugado muchísimo durante la temporada. Griezmann pasó de las 18 intervenciones de la primera parte, con un 61% en el primer toque, a las 11 de la segunda, con solo un 27%. Y el problema ahora se hace más grande con los cuatro advertidos de sanción: Messi, De Jong, Griezmann y Mingueza.

Koeman tiene zonas bien cubiertas si tiene que hacer cambios. Dest y Sergi Roberto se repartirán el lateral derecho y el puesto de central ahora está bien cubierto porque Piqué, Araújo, Lenglet, Mingueza y Umtiti están disponibles. El primer problema está en el lateral izquierdo, ya que Júnior cuenta poquísimo. El holandés tiene la opción de jugar con Dest de carrilero izquierdo en algún partido.

El principal problema está en el centro del campo. La dimisión de Pjanic y el ostracismo de Riqui Puig deja a Ilaix casi como único recambo de garantías en el centro del campo, donde Busquets, Pedri y De Jong han jugado prácticamente toda la temporada. Tal vez, de ahí la petición de Wijnaldum para la próxima temporada. Sergi Roberto también puede actuar en ese puesto. Arriba, Koeman también tiene pocos efectivos. Las bajas de Coutinho y Ansu dejaron al equipo con Messi, Griezmann, Dembélé y Braithwaite, ahora lesionados, como únicas opciones. Habrá que observar cómo se maneja el holandés esta semana de dos partidos, previos además a la final contra el Atlético de Madrid.

Las confesiones de Ter Stegen: dieta, rituales, no ve fútbol…

El portero alemán del BarcelonaMarc-André ter Stegen, aprovechó su tiempo libre durante la noche de este lunes para realizar un ‘Preguntas y Respuestas’ a través de su cuenta oficial de Twitter, bajo el hashtag #AskMts. Entre algunas de sus confesiones, destaca la dieta que lleva a cabo, los rituales que realiza, el no ver prácticamente fútbol, o el motivo por el que lleva impresa una ‘D’ en sus guantes…

¿Qué posibilidades les das al Barcelona de ganar LaLiga?

«Ahora hay tres partidos importantes con Alemania que quiero ganar. Después, llegan diez partidos de LaLiga y la final de la Copa del Rey. Estamos 100% motivados para estos partidos».

¿Qué estabas pensando en ese momento? (una imagen junto a Andrés Iniesta)

«Final de la Copa del Rey de 2018 en Madrid. Nuestra 4ª consecutiva. Andrés recibió una ovación increíble y merecida de la afición. Fútbol aparte, es de las mejores personas que conocí en mi vida».

¿Alguna vez has probado a jugar en otra posición diferente durante los entrenamientos que no sea la de portero?

«Portero. Siempre».

¿Ves tus partidos anteriores?

«No. En general, no veo mucho fútbol en la televisión».

¿Cuál es tu ídolo como portero?

«Oliver Kahn».

¿Sigues lavando tus guantes antes de los partidos como ritual?

«Sí».

Siempre he sido muy curioso sobre la dieta de los futbolistas, ¿podrías hablarnos sobre ella?

«Por ahora podría decir que sigo una dieta ovolactovegetariana. Pero no me gusta tener restricciones, la decisión de lo que como es natural».

El fin de semana pasado el portero del Sevilla, Bono, marcó el gol de la victoria en el último minuto. ¿Alguna vez has pensado en meter goles?

«¡Estoy muy contento por él! Dmitrovic del Eibar también marcó esta temporada. Mi trabajo es defender la portería, peor si fuese necesario, sería algo muy bonito de hacer».

¿Dentro de cinco años dónde te ves?

«Nadie sabe el futuro, pero lo que quiero es ser feliz, triunfar y estar saludable».

¿Qué significa la ‘D’ que llevas en tus guantes?

«Dani, mi esposa».

Messi saca al Barça de la UVI

El Barça, Messi mediante, regresó a la vida cuando su situación clínica parecía irreversible tras una primera parte impresentable que el conjunto blaugrana arregló en un segundo tiempo en el que acabó imponiéndose por 3-0 al Elche gracias al acelerón del argentino.

Koeman habló en la previa lanzando un desafío a las ‘vacas sagradas’ del vestuario para que pusieran remedio a la semana de hemorragia que vivió el Barça desde que fue vapuleado por el París Saint-Germain. Para acompañar a los más veteranos en este supuesto ejercicio de penitencia, el técnico dio entrada en el equipo a Umtiti, Mingueza, Pjanic y Trincāo. A excepción de éste último, la respuesta inicial de los once titulares blaugrana a su entrenador fue de pitorreo. Lograron lo que parecía imposible: jugar peor que ante el Cádiz. De salida, ni un atisbo de la reacción que se esperaba por parte de un equipo herido.

La puesta en escena del Barça fue deprimente. El equipo de Koeman dio la imagen de ser un moribundo enterrado que trata de escaparse de la tumba escarbando hacia abajo.

La primera parte del Barcelona fue desesperante en actitud, en planteamiento, en orden y en confianza en la victoria. Un desastre en toda regla que ante la dimisión general trataba de salvar únicamente Trincāo, que topó en dos ocasiones ante Badia, de nuevo estupendo.

Lo que era el Barça se podía resumir en acciones aisladas como la ausencia de Messi en los metros finales, la lentitud de Pjanic, las quejas de Mingueza por un pisotón en la mano o el despiste que exhibía Braithwaite, que daba la impresión de no saber para que había salido al campo. Todo eso, que tan mala pinta tenía, se corrigió luego.

Ante este páramo blaugrana, el Elche se fue sintiendo cada vez más cómodo en el Camp Nou. Empezó tímido el equipo de Escribá a pesar de que Lucas Boyé desperdició una clarísima ocasión de gol a los cuatro minutos. Se lo empezaron a creer de verdad hacia el tramo final del primer tiempo, cuando se asentaron en la mitad del campo barcelonista y la defensa culé empezó a temblar.

Buscando poner remedio al desastre, Koeman le puso la cruz (otra vez) a Pjanic en el descanso y sacó a Dembélé, con el que todo es posible.

Pero el que apareció fue Messi, que se despertó de la siesta de la primera parte para encarar a la defensa rival, apoyarse en Braithwaite, quien le devolvió la pared de tacón, para que el argentino batiera a Badia. El Barça parecía que regresaba del más allá.

Con el marcador de cara, le faltaba al Barça demostrar que sabía dominar un partido y no caer en el mismo error que ante el Cádiz. De entrada, tras el tanto, el Elche tuvo de inmediato una ocasión de Lucas Boyé, que desnudó de nuevo la tensión con la que vive el equipo blaugrana los partidos.

Pero el Barça consiguió salvar ese instante de duda habitual tras marcar y aprovechó para controlar el partido en busca del tanto que le permitiera, ni que fuera por una vez, llegar con cierta tranquilidad a los instantes finales del partido.

En cinco minutos el Barça liquidó el partido y logró su objetivo. Primero fue Messi al culminar una impresionante galopada de De Jong rompiendo líneas de la defensa rival hasta ceder el balón al argentino que superó al portero rival en un uno contra uno y marcando su gol 17 en lo que va de temporada. A continuación, una nueva asistencia de Braithwaite descolgando un balón que Jordi Alba remató en posición de ariete archivó definitivamente un partido que empezó depresión y que acabó con Messi rescatando al Barça de la amenaza de ruina.