Nueve bajas para empezar

El Celta anunció la pasada semana sus dos primeros fichajes para el próximo curso, Renato Tapia y Álvaro Vadillo, y en estos momentos la prioridad en la A Sede es agilizar la ‘Operación Salida’. El carrusel de bajas se inició con la rescisión del lateral eslovaco Robert Mazan, mientras que los cedidos Filip BradaricFedor Smolov y Pape Cheikh no volverán a vestir la camiseta celeste aunque la entidad olívica no se haya despedido públicamente de ellos. La intención del club es que a estas cuatro salidas se sumen las de cinco futbolistas con contrato en vigor a los que se les busca destino.

Pione Sisto

El danés ha agotado la paciencia de todos los estamentos del Celta. La directiva que preside Carlos Mouriño intentó desprenderse del extremo el pasado verano, pero Sisto se resistió a abandonar Vigo pese a contar con ofertas. Este mercado es la última oportunidad que tiene el club para hacer caja con el díscolo atacante porque su contrato termina el 30 de junio de 2021. No obstante, en A Sede ya se darían por satisfechos con liberarse de su ficha.

Emre Mor

Tras fracasar esta campaña como cedido en el Galatasaray y en el Olimpiakós, todavía le restan dos años de vinculación con la entidad céltica. Según la prensa turca, el Celta lo está ofreciendo a equipos del país otomano y se apunta al Trabzonspor como posible interesado. Al igual que sucede con Sisto, la directiva viguesa se daría con un canto en los dientes si se quita de encima la carga del salario del extremo turco-danés.

Jozabed

El Girona no quiso ampliar su préstamo y desde el pasado 30 de junio vuelve a ser jugador celeste a todos los efectos. En el acuerdo de cesión se habían incluido una cláusula de compra obligatoria por parte del club catalán en el caso de ascenso a Primera. Si los de Montilivi suben en el playoff, las arcas celestes recibirán alguna compensación. De no ser así, todo apunta a que el sevillano rescindirá el año de contrato que le queda con el Celta.

Toro Fernández

El delantero uruguayo ha decepcionado en su primer año en LaLiga y Óscar García apenas contó con él después del confinamiento. Fichado el pasado verano para suplir la marcha de su compatriota Maxi Gómez, el charrúa cuenta con un buen cartel en el fútbol sudamericano. Sin embargo, el deseo de la dirección céltica es cederlo a un equipo español y recuperarlo en un futuro dado que tiene firmado en Vigo hasta 2024.

Juncà

Por tercer mercado consecutivo el Celta pretende que el lateral zurdo catalán cambie de aires. En los dos intentos anteriores su salida se frustró por inoportunas lesiones para los intereses de la directiva olívica. Juncà solo ha jugado tres partidos oficiales desde marzo de 2019 y el club quiere que Lucas Olaza tenga otro competidor por la titularidad en la banda izquierda. El contrato del gerundense finaliza en 2023.