Escassi mete en la cabeza del Málaga el deseo de luchar por el playoff

EI Málaga vence y convence. El conjunto malaguista tuvo suficiente con un gol de cabeza de Escassi para superar a un Girona con muy poco fútbol y al que la dulce resaca de ganar al Espanyol no le sentó bien. Los rojiblancos se toparon con un muro en la segunda mitad y el sueño de luchar por el playoff se va a Málaga.

Pellicer, que dirigió a su equipo desde la grada por sanción, no apostó por salir con la defensa de tres centrales y sí con un 4-4-2, pero le costó arrancar. Es más, Mejías, una de las novedades visitantes, no tardó en darse cuenta de que no le esperaba un duelo sencillo porque, en el 2’, Sylla demostró ser más rápido y pillo que el central y lanzó un aviso. El problema, que la decisión final cuando estuvo dentro del área no fue la mejor y todo se quedó en casa. El susto sentó mejor al Málaga que al Girona y, a partir de entonces, los malaguistas se adueñaron de la posesión. A los gerundenses les costó encontrar entre líneas a Samu Saiz para tener mayor presencia en el área rival y, en defensa, no acabaron de cerrar bien a Cristian, Joaquín y Rahmani. Con el paso de los minutos, los visitantes olieron sangre y la recompensa al dominio llegó en el 33’. Fue a balón parado. Escassi ganó la posición a Bueno en un córner y, con un cabezazo cruzado, superó a Juan Carlos. El 0-1 fue un pullazo para el Girona y no quiso tardar en reaccionar. Es más, en el siguiente minuto pudo empatar, pero Dani Barrio emergió y desvió un buen tiro de Bárcenas.

En la primera mitad, el Girona no estuvo nada cómodo y le pasó factura no tener una circulación veloz y acertada del balón. Como sucedió en la jornada pasada ante el Espanyol, el conjunto gerundense lo fio todo a remontar. Pero esta vez salió cruz. Tuvo ocasiones para poder, como mínimo empatar, aunque faltó muchísimo acierto. Bárcenas y Monchu enviaron dos buenas ocasiones al limbo y al Málaga le bastó con sufrir y aguantar. Ni echó de menos que, en el 79’, Muñoz estrellara un balón en el larguero. El trabajo estaba hecho.

Narváez le salva la cabeza a Baraja

Dos goles del colombiano Juanjo Narváez en el descuento le dieron al Real Zaragoza un empate milagroso que salva momentáneamente la cabeza de Rubén Baraja. Durante casi todo el partido, el equipo aragonés estuvo a merced de un Girona que vino a La Romareda agotado y en cuadro, pero en el fútbol todo es posible en unos segundos y del 0-2 se pasó al 2-2 final que aplaza un partido más la toma de decisiones en el club aragonés, de por sí muy falto de resolución. Aunque con tres puntos de los últimos 18 no se puede seguir mirando a otro lado…

Baraja refrescó su once con James y Zanimmachia, en detrimento de Javi Ros y de Toro Fernández, y ordenó a su equipo en 4-4-1-1, con Bermejo de media punta por detrás de Narváez, mientras Francisco se presentó en La Romareda con ocho bajas, algunas tan relevantes como las de Samu Sáiz y Stuani, y apenas quince futbolistas de la primera plantilla, e hizo debutar con 20 años a Ramón Terrats, medio centro del filial.

El Zaragoza salió como un tiro y a los 45 segundos Bernardo tuvo que salvar bajo palos un remate de Zanimacchia, a centro de Chavarría, pero como a perro flaco todo son pulgas tres minutos después se lesionó Atienza, con un pinchazo en el muslo que le tendrá varias semanas de baja, y Baraja tuvo que echar mano del juvenil Francés, el único defensa que le quedaba en la convocatoria por las ausencias de Vigaray y Jair. Y mientras se volvía a ajustar la zaga estuvo a punto de sacar partido el Girona, en una acción que cocinó Sylla, muy activo, y no acertó a culminar Aday con todo su favor.

El partido fue adquiriendo un ritmo vertiginoso, de constante ida y vuelta, y Bermejo, el principal agitador del Zaragoza junto a Chavarría, dejó su sello con un impresionante zurdazo que se estrelló en el palo derecho de Juan Carlos. Corría el minuto 19 y el equipo aragonés disfrutaba de su segunda ocasión clara. Y ya se sabe que el que perdona en el fútbol lo suele pagar caro. Así que antes de la media hora, el Girona hizo diana en un centro desde la izquierda de Aday y un cabezazo de Sylla anticipándose a Guitián, despistadísimo en la marca. Cuarto gol del delantero senegalés, que está supliendo de forma excelente la lesión del artillero uruguayo Cristhian Stuani.

El 0-1 noqueó al Zaragoza y el Girona, sólido y combativo, ganó el descanso con una insultante comodidad.

La segunda parte ya fue coser y cantar para el equipo de Francisco, que pareció sentenciar enseguida el partido con otra brillantísima acción de Sylla, que desbordó como quiso a Guitián y le sirvió el 0-2 en el área chica a Valery, relevo de Aday tras el intermedio. Un gol que retrató la enorme debilidad defensiva del Zaragoza, pese a las frases vacías de Baraja sobre el orden y la seguridad de su equipo.

A la desesperada el todavía entrenador del Zaragoza dio entrada a Javi Ros y a Toro Fernández, que en su primera intervención peinó una falta a la cabeza del poste. La suerte le dio una vez más la espalda al Zaragoza, pero al final le alcanzó de lleno y de forma inesperada con dos goles de cabeza de Narváez en el descuento que aplazan una decisión drástica sobre Baraja.