Messi saca al Barça de la UVI

El Barça, Messi mediante, regresó a la vida cuando su situación clínica parecía irreversible tras una primera parte impresentable que el conjunto blaugrana arregló en un segundo tiempo en el que acabó imponiéndose por 3-0 al Elche gracias al acelerón del argentino.

Koeman habló en la previa lanzando un desafío a las ‘vacas sagradas’ del vestuario para que pusieran remedio a la semana de hemorragia que vivió el Barça desde que fue vapuleado por el París Saint-Germain. Para acompañar a los más veteranos en este supuesto ejercicio de penitencia, el técnico dio entrada en el equipo a Umtiti, Mingueza, Pjanic y Trincāo. A excepción de éste último, la respuesta inicial de los once titulares blaugrana a su entrenador fue de pitorreo. Lograron lo que parecía imposible: jugar peor que ante el Cádiz. De salida, ni un atisbo de la reacción que se esperaba por parte de un equipo herido.

La puesta en escena del Barça fue deprimente. El equipo de Koeman dio la imagen de ser un moribundo enterrado que trata de escaparse de la tumba escarbando hacia abajo.

La primera parte del Barcelona fue desesperante en actitud, en planteamiento, en orden y en confianza en la victoria. Un desastre en toda regla que ante la dimisión general trataba de salvar únicamente Trincāo, que topó en dos ocasiones ante Badia, de nuevo estupendo.

Lo que era el Barça se podía resumir en acciones aisladas como la ausencia de Messi en los metros finales, la lentitud de Pjanic, las quejas de Mingueza por un pisotón en la mano o el despiste que exhibía Braithwaite, que daba la impresión de no saber para que había salido al campo. Todo eso, que tan mala pinta tenía, se corrigió luego.

Ante este páramo blaugrana, el Elche se fue sintiendo cada vez más cómodo en el Camp Nou. Empezó tímido el equipo de Escribá a pesar de que Lucas Boyé desperdició una clarísima ocasión de gol a los cuatro minutos. Se lo empezaron a creer de verdad hacia el tramo final del primer tiempo, cuando se asentaron en la mitad del campo barcelonista y la defensa culé empezó a temblar.

Buscando poner remedio al desastre, Koeman le puso la cruz (otra vez) a Pjanic en el descanso y sacó a Dembélé, con el que todo es posible.

Pero el que apareció fue Messi, que se despertó de la siesta de la primera parte para encarar a la defensa rival, apoyarse en Braithwaite, quien le devolvió la pared de tacón, para que el argentino batiera a Badia. El Barça parecía que regresaba del más allá.

Con el marcador de cara, le faltaba al Barça demostrar que sabía dominar un partido y no caer en el mismo error que ante el Cádiz. De entrada, tras el tanto, el Elche tuvo de inmediato una ocasión de Lucas Boyé, que desnudó de nuevo la tensión con la que vive el equipo blaugrana los partidos.

Pero el Barça consiguió salvar ese instante de duda habitual tras marcar y aprovechó para controlar el partido en busca del tanto que le permitiera, ni que fuera por una vez, llegar con cierta tranquilidad a los instantes finales del partido.

En cinco minutos el Barça liquidó el partido y logró su objetivo. Primero fue Messi al culminar una impresionante galopada de De Jong rompiendo líneas de la defensa rival hasta ceder el balón al argentino que superó al portero rival en un uno contra uno y marcando su gol 17 en lo que va de temporada. A continuación, una nueva asistencia de Braithwaite descolgando un balón que Jordi Alba remató en posición de ariete archivó definitivamente un partido que empezó depresión y que acabó con Messi rescatando al Barça de la amenaza de ruina.

Aprobados y suspensos del Getafe: Equipo triste y sin convicicción

Soria: Regreso inesperado a la titularidad y buena actuación. Hizo dos buenas paradas a Modric y Benzema. Poco que hacer en los goles.

Damián: La velocidad de Vinicius y la cercanía de Marcelo le hicieron un partido complicado en el que tiró de veteranía. Aprobado por los pelos.

Cabaco: Salió muy bien al cruce en varias ocasiones al lado izquierdo. Errores en la salida de balón y alguno grave en las marcas de centros laterales.

Chakla: Correcto sin mucho más. Empezó bien con tranquilidad para sacar el balón y atención en las vigilancias. Se fue apagando como todos y se libró de la expulsión.

Olivera: Su regreso al once le dio profundidad al equipo en la banda izquierda, pero le costó soportar a Matvin.

Portillo: Salvo un par de buenos detalles no hizo un gran partido. El equipo no tuvo el balón y en esa circunstancia el malagueño no puede brillar.

Arambarri: Zidane plantó un centro del campo con superioridad numérica y el uruguayo fue le qie más lo sufrió. Muy discreto.

Maksimovic: De los mejores sin sobresaltos. Buen primer tiempo con mucho incordio sobre el contrario y escasa aportación ofensiva.

Cucurella: Su peor partido desde que llegó al Coliseum. Lento en la priemra llegada peligrosa del Getafe y pasivo en el primer gol del Madrid.

Cucho: Volvió al equipo meses después de su sanción y lesión y pudo aportar poco más que algunas buenas asociaciones cuando recibió entre líneas.

Ángel: Otra novedad del once que no pudo brillar. Ninguna ocasión de peligro. El trabajo no faltó, pero sin nada que aportar en ataque.

Mata: Apenas se le vio porque el balón no llegó a su zona.

Cubo: Apagadísimo en su regreso a casa. No entró en juego.

Aleñá: Nada que decir de sus minutos. Llegó el 1-0 pronto y solo corrió detrás del balón. No es su juego.

Timor: Vio pasar el balón sin poder hacer mucho más.

Ünal: Regresó después de mucho tiempo. Nada que decir. Habrá días mejores.

Busquets y otros cinco jugadores, sancionados con un partido

El Comité de Competición de la Federación Española de Fútbol (RFEF) impuso un partido de sanción por acumulación de amonestaciones a los jugadores Edgar Méndez (Alavés), Sergio Busquets (Barcelona), Djene Dakonam (Getafe), Javier Ontiveros (Huesca) y Nemanja Gudelj (Sevilla).

Tras la disputa de la vigésima jornada en Primera división, Competición también castigó con un encuentro al futbolista de Osasuna Facundo Roncaglia, por doble amonestación y consiguiente expulsión en el enfrentamiento de su equipo con el Granada.

El Comité sancionó además con dos partidos al segundo entrenador del Betis, el argentino Rubén Cousillas, por protestas al árbitro tras su expulsión en el choque entre la Real Sociedad y el club sevillano en el Reale Arena de San Sebastián.

El Getafe se descongela

EI Getafe enterró el temporal en Elche. Bordalás dejó atrás sus problemas y olvidó unas horas frenéticas en las que tuvo que preparar un partido sin entrenamientos y tras ver cómo sus jugadores dejaban imágenes para el recuerdo la noche previa. Los empujones a los coches en plena nevada dieron paso a un ejercicio de responsabilidad y compromiso en el terreno de juego por parte de la plantilla del Getafe. Encima, Aleñá y Kubo firmaron un debut interesante como azulones, con especial brillo del mediocentro del Barça.

El Elche, hundido tras once jornadas sin ganar, se lo puso fácil al equipo de Bordalás, que sólo tuvo que sobreponerse al tempranero gol de Raúl Guti. Cucurella, Mata y Ángel le dieron la vuelta al marcador. El Elche falló en los momentos claves y se fue descomponiendo con las lesiones. Su crisis ya es aguda.

El Elche tardó tres minutos en demostrarle al Getafe que tenía que despertar de su odisea viajera. Raúl Guti adelantó a un Elche que planteó un partido espeso y correoso, con muchos jugadores por dentro y dos líneas casi juntas. Olivera y Aleñá dieron señales de vida con dos lanzamientos, pero fue Cucurella el que igualó el choque tras un gran centro de Portillo. Antes del descanso, Yáñez le hizo un paradón a Pere Milla cuando ya cantaba gol. Esa intervención lo cambió todo.

El conjunto franjiverde siguió con su autodestrucción tras el paso por los vestuarios. Marcone vio la segunda amarilla y dejó a su equipo con uno menos. Ahí se acabó el equipo de Almirón, que perdió a Boyé, Fidel y Diego por lesiónAl Getafe sólo le faltaba rematar la faena. Y lo hizo tras una buena acción de KuboEl japonés disparó y el rechace de Edgar fue rematado en boca de gol por Mata. Ángel marcó el tercero y todavía le dio tiempo a Kubo a reclamar un penalti y a Mata a fallar un par de ocasiones claras. El Getafe se descongeló en Elche y dejó al equipo de Almirón tiritando y mirando con vértigo la tabla.

Almirón: «Es un momento difícil, pero me siento capacitado y vamos a salir»

Resumen del partido: «Es una derrota durísima por cómo se fueron dando las cosas. Carrillo iba a ser titular y se resintió el domingo de su lesión. Boyé, a partir del minuto 2, no jugó más. Y así se fueron desarrollando los acontecimientos. Nos empataron a falta de cinco minutos y aún tuvimos la de Pere Milla para irnos con 2-1 al descanso. Con uno menos y las lesiones no pudimos rearmar al equipo. Se hizo lo que se pudo. Los futbolistas no paran de competir y de correr; se trabaja para hacerlo lo mejor posible. Ahora nos quedamos con muchas bajas y con los numerosos partidos que vienen por delante. Espero el reporte del médico para ver qué tienen los lesionados».

Actuación arbitral: «Es duro porque los jugadores son los que vienen sufriendo con estas situaciones. Hubo un penalti en la primera parte que ni el VAR revisó. Ya pasó en Bilbao con la trompada del portero (Unai Simón) a Boyé. El árbitro no tuvo la misma medida. Uno ya lo acepta de esa manera y sabe que tiene esa desventaja. No se toman las medidas de la misma forma. No hablo de excusas, sino de lo que se vio».

Cuestionado en el puesto: «El entrenador vive de esto. Cuando las cosas van bien o mal estamos alerta de lo que pueda pasar. No vivo esa presión, solo busco soluciones; me preocupan más los resultados y las lesiones. Los jugadores están tristes y preocupados. Tomo la situación con seriedad y el momento es relativo».

Necesidad de fichajes: «Claro que la hay. Esperemos que lleguen pronto por las lesiones también. Uno necesita recambios porque ahora viene una cantidad importante de partidos. Sé que se está haciendo un esfuerzo importante por parte del Club, aunque no es buen momento para negociar. Valoro el paso a seguir y es obvio que hay que tomar medidas lo más pronto posible».

Once jornadas sin ganar: «Se van dando situaciones diferentes. Veníamos jugando bien, pero las lesiones cambian el trámite de juego. La parte final de Bilbao no me gustó. En este partido íbamos ganando y haciéndolo bien. Las lesiones y la expulsión te cambian el panorama y debes tomar medidas rápidas. Se debe evaluar todo. Nada se dio bien».

Nivel de preocupación: «Es un momento difícil, pero me veo capacitado para sacar la situación adelante y lo vamos a conseguir».-DAVID ESTEVE

Jordi Masip volvió a encajar 281 minutos después

El Real Valladolid volvió a encajar gol ante el Valencia después de dos partidos dejando la portería a cero, Cádiz y Getafe. Jordi Masip había encajado el último gol el día 22 de diciembre ante el Barcelona. Fue su amigo Messi el último que había logrado hacerle gol en el minuto 65 y desde entonces el equipo pucelano, con el catalán en la portería, logró dejar la portería a cero en Cádiz (0-0) y en Getafe (0-1), incluso durante 76 minutos ante el Valencia, antes del gol de Soler. En total, los blanquivioletas sumaron 281 minutos sin recibir gol. Para valorar este dato hay que entender, también, que el equipo recibió un gol, al menos, en las 16 primeras jornadas.

El evidente error de Masip ante los ché hizo que los blanquivioletas perdieran la oportunidad de sumar un punto más, cortando la racha sin recibir gol. El portero de la cantera del Barça ha jugado 12 partidos y ha encajado 15 goles, con una media de 1,25 goles por partido. Curiosamente, las cuatro victorias de los pucelanos se han producido con él en la portería pucelana (16 puntos de 36 disputados).

Los otros 10 tantos recibidos por el Real Valladolid fueron recibidos por Roberto en seis partidos, con una media de 1,66 tantos por encuentro jugado. De hecho, entre las jornadas 2 y 7 que el meta madrileño se puso los guantes de titular, por el Covid-19 de Masip, los pucelanos sumaron dos puntos de 18.

Preocupación con Coutinho: posible afectación en el menisco externo de la rodilla izquierda

En el club no quisieron pronunciarse públicamente sobre la lesión de Philippe Coutinho -esperan a los resultados de la resonancia magnética de este miércoles para realizar un diagnóstico-, pero parece evidente que esas «molestias», que mencionó Ronald Koeman en rueda de prensa al final del partido, podrían acabar teniendo un desenlace dramático para el jugador.

Según ha podido saber AS, las primeras valoraciones de los médicos, dentro del vestuario nada más acabar el partido, no fueron nada halagüeñas. A falta de las pruebas, el primer diagnóstico es de una posible afectación en el menisco externo de la rodilla izquierda. Ahora la resonancia magnética ha de delimitar la gravedad de la lesión. En el caso de que la rotura sea total, el jugador podría acabar pasando por el quirófano y el tiempo de recuperación se alargaría unos cuatro meses.

Si finalmente, las pruebas constatan una rotura parcial, se podría recurrir a la vía conservadora, es decir, evitando el quirófano, pero el tiempo de recuperación se iría fácilmente entre un mes y medio a dos meses. Más difícil parece que se trate sólo de una lesión menor: la estabilidad de la rodilla izquierda era prácticamente inexistente, como demuestra el hecho que el jugador tuviera que abandonar el campo con la ayuda de asistencia.

Así pues, todo apunta que Coutinho no regresaría hasta mediados de febrero en el mejor de los casos. Un nuevo contratiempo para Ronald Koeman, que ve impotente como se van acumulando lesionados en la enfermería. Y es que a día de hoy, el técnico holandés no puede contar ni con Ansu Fati, ni con Gerard Piqué ni con Sergi Roberto. Este último será el primero en reaparecer: se lesionó a finales de noviembre y se anunció un tiempo de baja de unos dos meses, por lo que en principio se espera su regreso para finales de enero.

Guido hace respirar al Betis

Un gol del argentino Guido Rodríguez resolvió un duelo por detalles, como suelen resolverse estos partidos en los que los dos equipos necesitan ganar como el comer. Respira el Real Betis justo antes de este miniparón invernal y se hunde un poco más en sus pequeñas dudas el Cádiz, que se marchó de Sevilla con su tercera derrota consecutiva y sólo ha sumado 4 puntos de los últimos 21.

Perder ante el Getafe hace apenas unos días ha exagerado la ya común naturaleza amarrategui de Álvaro Cervera, aquel extremo fino y con descaro que mutó en técnico, por decir algo, conservador. Sorprendió en el Villamarín el Cádiz con Fali como mediocampista y tuvo la pelota puede que menos de lo habitual, que es muy poco. Y no suele necesitarla, tampoco. La mejor ocasión de la primera parte, casi la única, tuvo color amarillo: un exquisito eslálom de Perea por la izquierda lo mandó Salvi, en la derecha, al larguero ante la impotente mirada de Joel.

Lento en la circulación y sin profundidad durante la primera mitad, mejoró el Betis tras el descanso. A lomos de Fekir y Joaquín, que se inventaron los primeros acercamientos con peligro, el equipo de Pellegrini pisó área sin exuberancia pero sí con más certeza. En una de esas Lainez, recién salido, se la puso a Guido dentro del área para que el argentino batiera a Ledesma, al que despistó el toque de un compañero. No tenía más remedio ya que irse arriba el Cádiz y sufrió el Betis durante lo que quedaba. Joel le detuvo dos manos a mano escorados a Lozano y Negredo y los aficionados verdiblancos se tomarán los polvorones un poco más tranquilo.


Pellegrini: «La virtud fue tener paciencia»

El entrenador del Real Betis, el chileno Manuel Pellegrini, cree que su «los defectos» de su equipo «han ido mejorando» porque este miércoles ha «ganado y ellos (el Cádiz) no han marcado» en un partido contra en el que la victoria por la mínima (1-0) se ha sustentado en «la virtud de haber tenido paciencia». Pellegrini recordó que, en las cuatro últimas jornadas, el Betis ha «sacado siete puntos de doce» posibles, lo que le parece «un rendimiento importante» y la prueba de que el equipo «ha dado un paso adelante», si bien lamentó que «en el primer tiempo se confundió paciencia con lentitud». «Hemos ido de menos a más. Hemos tenido paciencia y más velocidad en los movimientos en la segunda parte. Tenemos opciones de tener tres felices fiestas. La primera la tenemos tras derrotar al Cádiz. Vamos a esperar tenerla también en Nochevieja si derrotamos al Levante y en Reyes si le ganamos al Sevilla», añadió el técnico santiaguino. Para el preparador bético, «el Cádiz es un equipo que sabe defender muy bien, el Madrid apenas le creó ocasiones con todo el arsenal ofensivo que tiene» y en este partido el temor era que «podían agarrar en una contra, aunque sabía que, con paciencia, el gol llegaría».


Cervera: «El equipo ha hecho lo que tenía que hacer»

El entrenador del Cádiz, Álvaro Cervera, manifestó este miércoles, tras la derrota por la mínima (1-0) de los amarillos en el campo del Betis, que a su «equipo no le ha faltado nada para ir arriba», porque consideró que «ha hecho lo que tenía que hacer, en defensa y en ataque». Cervera, molesto por la tercera jornada sin puntuar ni marcar del Cádiz, aseguró que «de haber jugado todo el partido como al final», después de que el Betis se pusiera por delante, el conjunto sevillano lo «habría matado a la contra» y el encuentro habría «estado perdido mucho antes». El preparador de origen guineano es consciente de que un equipo que «acaba de subir va a sufrir», ya que el Cádiz no es «de los mejores de la categoría», si bien este miércoles se ha inclinado después de que el rival «haya tirado una vez a portería y con eso ha ganado el partido». Según Cervera, el Cádiz «ha hecho un gran partido. El gol viene de un balón» que tienen los cadistas «en el centro del campo, es algo que hay que evitar» porque te «pueden marcar en cualquier jugada, pero no en esa. No se puede perder esa pelota» y por eso cree que necesita fichar, en el mercado invernal, «un jugador en el medio que dé tranquilidad y que tenga experiencia en Primera».

Ya se conocen los horarios de la jornada 16 y 17 en la Liga Santander

LaLiga ha dado a conocer los horarios de las jornada 16 y 17 de la Liga Santander, la última que se disputará en 2020. Esa jornada se iniciará el martes 29 de diciembre con el Sevilla-Villarreal y terminará el jueves 31 de diciembre con el Osasuna-Alavés. La 17 se abrirá el sábado 2 de enero con el Villarreal-Levante y terminará el lunes 4 de enero con el Valencia-Cádiz. Además, el Athletic-Barcelona correspondiente a la jornada 2 se jugará el miércoles 6 de enero de 2021 a las 21 horas.

Jornada 16

29 de diciembre:

17:00 Sevilla-Villarreal (Movistar LaLiga)

PUBLICIDAD

19:15 Barcelona-Eibar (Movistar LaLiga)

21:30 Cádiz-Valladolid (Movistar LaLiga)

21:30 Levante-Betis (GolT)

30 de diciembre:

17:00 Granada-Valencia (Movistar LaLiga)

19:15 Atlético-Getafe (Movistar LaLiga)

19:15 Celta-Huesca (Movistar LaLiga)

21:30 Elche-Real Madrid (Movistar LaLiga, El partidazo)

31 de diciembre:

14:00 Athletic-Real Sociedad (Movistar LaLiga)

16:15 Osasuna-Alavés (Movistar LaLiga)

Jornada 17

2 de enero:

14:00 Villarreal-Levante (Movistar LaLiga)

16:15 Betis-Sevilla (Movistar LaLiga)

18:30 Getafe-Valladolid (Movistar LaLiga)

21:00 R. Madrid-Celta (Movistar LaLiga)

3 de enero:

14:00 Athletic-Elche (GolT)

16:15 Alavés-Atlético (Movistar LaLiga)

18:30 Eibar-Granada (Movistar LaLiga)

18:30 R. Sociedad-Osasuna (Movistar LaLiga)

21:00 Huesca-Barcelona (Movistar LaLiga, El Partidazo)

4 de enero:

21:00 Valencia-Cádiz (Movistar LaLiga)

Saúl: «Pelearé para que vengan muchos más partidos que 300»

Saúl Ñíguez es todo un veterano en el Atlético de Madrid a pesar de tener solo 25 años. El centrocampista alcanzó en el último partido de Champions contra el Lokomotiv los 300 partidos como futbolista rojiblanco tras debutar en un encuentro de Europa League frente al Besiktas el 8 de marzo de 2012, todavía como jugador del filial.

En un vídeo del club, Saúl repasó sus momentos como rojiblanco, partiendo desde su llegada al Cadete B en el año 2008. «Fue una de las etapas más bonitas. Encontrar que este era el sitio adecuado para estar muchos años. Tuve compañeros para pasármelo muy bien y disfrutar del fútbol». El cuarto capitán de la plantilla colchonera se emocionó al recordar la influencia de sus hermanos, Aarón y Jony. «Fue duro no poder disfrutar de mis hermanos, que eran futbolistas y al final nos separamos cuando yo era muy pequeño. Mis hermanos siempre han sido mejores que yo y competir con ellos me han hecho mejorar». El propio Jony le enviaría un mensaje para felicitarle por la cifra alcanzada.

Saúl también recordó su debut con el primer equipo, con el ’48’ a la espalda y con una intrahistoria detrás. «El domingo anterior hice un gran partido en el Atleti B jugando de pivote con Simeone viéndolo y el jueves me puso. En el momento del debut no te das cuenta de lo que estás consiguiendo. Tengo que agradecerle al Cholo esa oportunidad». Después se asentaría en el equipo tras una cesión de un año en el Rayo, aunque Saúl confesó que la idea pasaba por jugar otro año fuera. «En la pretemporada 2014 estaba hablado irme decido otro año, pero con mi trabajo diario conseguí cambiar la opinión del míster, fui titular contra el Madrid en la Supercopa de España y me sentí partícipe».

Pero, además de los buenos momentos, Saúl recordó el peor recuerdo de su carrera, cuando en 2015 tuvo que ser ingresado en Leverkusen por un traumatismo renal tras un rodillazo de Papadopoulos en el riñón del que ya había sido operado. «Fue un momento muy duro, me estaba asentando en el equipo titular y me dieron un golpe en el riñón operado que me sufrió una hemorragia interna y externa. Lo mas duro no fue el golpe, fue ver a mi padre llorar en la ambulancia, le dije ‘papá, tranquilo, que soy un toro’ pero ver llorar a tu padre por tu salud…» Algo de lo que se desquitaría con un golazo en su vuelta. «Hasta ese momento tenía la cabeza en ese mal recuerdo, pero con el gol fui libre mentalmente».

Contra otro equipo alemán, el Bayern, llegó su gol más espectacular en las semifinales de la Champions de 2016. El gol al Bayern se da una vez en la vida, no me lo creía. Pensé ‘madre mía la que acabo de liar’, es un gol que me marcará toda mi vida». Tras indicar que «trabajaré para volver a la Selección» y recordar el título de la Europa League de 2018, donde «fue la celebración más especial, más que por el título por escuchar a toda la afición corear mi nombre», Saúl valoró la figura de Torres: «Fernando es mi ídolo y gracias a esa etapa de su vuelta puedo decir que mi amigo. Ha hecho que crezca muchísimo».

Por último, el canterano atlético habló del futuro: «Se echa mucho de menos a nuestra gente y espero que pronto este con nosotros. Los 300 partidos es una cifra más, me gustaría que vengan muchos más, pelearé para ello«. Saúl se perdió cinco partidos tras el anterior parón de selecciones después de sufrir unas molestias musculares mientras se entrenaba en Madrid, pero ya está plenamente recuperado y tras ser titular contra el Lokomotiv y el Cádiz ya tiene la mente puesta en el Barcelona.

El futuro Madrid que se perdió

La contundente derrota del Real Madrid en Valencia (4-1) ha hecho arreciar críticas sobre la dureza del proyecto blanco, sobre su resistencia para imponerse en España y, sobre todo, en Europa, donde el Madrid ha perdido mucho empuje en las dos últimas temporadas. Gran parte de esos comentarios giran en torno al envejecimiento del plantel, a cómo el paso del tiempo ha erosionado sus virtudes y agudizado sus defectos: superan la treintena tres pilares del Madrid como Ramos (34), Benzema (32) y Kroos (30), además de otras piezas importantes como Modric (35) o Marcelo (32).

De un teórico once titular ideal, sólo Asensio (24) y Valverde (22) están por debajo del cuarto de siglo. La plantilla cuenta con relevos como Odegaard (21), Militao (22), Vinicius (20), Rodrygo (19) o Jovic (22), pero da la sensación de que el Madrid dejó marchar, por iniciativa del propio club o de los jugadores, a ciertos nombres que hoy podrían vigorizar al grupo que dirige Zidane. Son los ocho nombres del futuro Madrid que se perdió.

Achraf (22 años)

Su cesión de dos temporadas en el Dortmund fue un exitazo: jugó casi 6.000 minutos, marcó 12 goles y dio 17 asistencias. Su valoración subió como la espuma y él siempre tuvo claro que, fuese donde fuese después, debía ser para jugar habitualmente. Con Carvajal en el Madrid, sus opciones se reducían y tampoco recibió mensajes por parte del club o de Zidane que le hiciesen entender lo contrario. Se marchó al Inter dejando 40 millones en la caja (el Madrid tiene opciones de tanteo para traerlo de vuelta en un futuro) y, pese a que ha recibido algunas críticas en Italia, es uno de los pilares del proyecto de Conte. Su ausencia es más notable a la vista de que Odriozola, ahora lesionado, no llena el ojo a Zidane; pero en descargo del club, la iniciativa de salir siempre fue del hispano-marroquí.

Reguilón (23)

Su caso es el más claro y, al mismo tiempo, el más sangrante. Zidane no le quería y así se lo hizo saber al club, no así al jugador. “Yo con el míster no hablé en ningún momento, lo hacía con el club y sabía lo que el club pensaba de mí. Tomé una decisión con esa base”, explicó el lateral del Tottenham en El Chiringuito. Tras su excelente temporada cedido en Sevilla (más de 3.000 minutos, tres goles, cinco asistencias y un título de Europa League), el defensor fue descartado por Zizou y traspasado por 30 millones, aunque el Madrid se ha guardado opciones de recompra para los próximos años. A las órdenes de Mourinho, ya vuela en la Premier: se ha hecho con la titularidad en el once de los Spurs y lleva repartidas, en 645 minutos, tres asistencias.

Theo (23)

El Madrid realizó una importante inversión por el lateral francés (30 millones, seis más de los 24 de su cláusula) para sacarlo del Atlético de Madrid, tras una temporada brillante en el Alavés. Pero no cuajó de blanco en la temporada 2017-18 y fue cedido a la Real Sociedad. En el verano de 2019, el club aprovechó que mantenía cartel internacional y lo traspasó al Milán por 20 millones. En Italia, jugando para un equipo adecuado a sus condiciones (defensa en bloque bajo y contraataque), ha recuperado su mejor tono: siete goles y cinco asistencias el curso pasado, un gol y dos asistencias en lo que va del presente.

Marcos Llorente (25)

El Real Madrid 2020-21, así como el 2019-20, tiene todas las posiciones dobladas salvo una: la del mediocentro defensivo. No hay relevo para Casemiro y en cuanto el brasileño tose, el Madrid se resfría (Valencia, la última muestra). Sin embargo, Zidane prefirió que Llorente saliese en el verano de 2019 por su falta de sintonía con él; ya les fue mal en la 2017-18, después del regreso del mediocentro tras su buena cesión en el Alavés, y el gran papel que firmó con el Madrid 2018-19 a las órdenes de Solari no convenció al marsellés. El Madrid acabó traspasándolo al Atlético por 30 millones y, con Simeone, ha descubierto un rol de segundo delantero que le va como anillo al dedo: cinco goles y cinco asistencias el curso pasado, cuatro goles y dos asistencias en lo que va del presente. Ha sido llamado por España en este parón.

Ceballos (24)

Su primera temporada de blanco no fue lo que él esperaba y, cuando Zidane se marchó, se quedó a gusto en ‘Radio Marca’: “Yo trabajaba, pero llega un momento en que ves que es imposible. Yo le preguntaba por qué no jugaba, él me decía que valorara los jugadores que tenía por delante. Pero hubo un momento, con Kroos y Modric lesionados, que cambió el sistema para poner a otros. Eso te quema y te duele”. Evidentemente, mientras Zidane sea el entrenador del Madrid, Ceballos lo tendrá muy difícil para contar con un papel protagonista, de ahí que el verano de 2019 saliese cedido al Arsenal y en el pasado repitiese operación. En Londres su primer curso fue de altibajos, pero acabó convenciendo a Arteta, que pidió su regreso; esta campaña se ha asentado en el once. Volverá al Madrid en julio, pero su porvenir depende de quién ocupe el banquillo blanco.

Ceballos, con el Arsenal.

Brahim (21)

Cuando Zidane se hizo con los mandos del Madrid en el tramo final del curso 2018-19, Brahim gozó de mucho protagonismo y pareció convencer al técnico. Sin embargo, el club y el propio Zizou le hicieron saber que tendría difícil jugar y que era preferible una cesión con la que seguir progresando. Brahim se negó y lo pagó: apenas 206 minutos en toda la 2019-20, marcando un gol y dando una asistencia. Con la lección aprendida, se marchó al Milan (cedido; el Madrid se negó a incluir opción de compra), donde está desplegando su juego y formando una sociedad estupenda con Ibrahimovic. Lleva tres goles y una asistencia y todavía no se ha instalado como titular absoluto, pero lleva buen camino.

Brahim, con el Milán.

Borja Mayoral (23)

Sus dos años de cesión en el Levante fueron irregulares, pero en el segundo emergió una buena versión del de Parla, con nueve goles en apenas 2.250 minutos. Arrancó la pretemporada con el Real Madrid y Zidane le hizo saber que le quería en la plantilla, como al propio jugador se le escaparía después: “Yo le decía que tenía que salir para tener más oportunidades, pero creo que el club escuchó a Zidane y por eso querían sacar a Jovic”. Trató de retractarse, pero la delación ya estaba cometida. El Madrid no encontró sitio para Jovic y Mayoral acabó cedido en el Roma, por dos años y con opción de compra para el equipo italiano. Le está costando entrar, pero la Europa League es su trampolín: le hizo un doblete al Cluj en el Olímpico.

De Tomás.

Ampliar

De Tomás. Getty Images

Raúl de Tomás (26)

Siempre agradó más a Zidane que Mariano, pero su actitud es radicalmente opuesta a la del hispano-dominicano; RDT tuvo claro que quería jugar por encima de todo y por eso salió en el verano de 2019, rumbo al Benfica, a cambio de 20 millones. No le fue bien y en enero viajó a Barcelona, al Espanyol, donde su arranque fue espectacular: cuatro goles en los primeros cuatro partidos de Liga con los pericos. Como no pudo reflotar el barco espanyolista, rumbo a Segunda, se quedó en la categoría de plata para devolverlo a su sitio: lleva seis goles y una asistencia este curso, liderando al Espanyol, sólido líder de 2ª.