La Real sueña con un imposible

«Es imposible… dijo el orgullo. Es arriesgado… dijo la experiencia. No tiene sentido… dijo la razón. Inténtalo… susurró el corazón». Esta célebre frase puede resumir perfectamente el estado de ánimo con el que afronta la Real Sociedad el partido de vuelta de estos dieciseisavos de final de la Europa League contra el Manchester United . Después del 0-4 del partido de ida (en Turín aunque fueran locales los donostiarras), todo está perdido. O eso es lo que dicen la razón. El corazón, que es la base de todos los aficionados al deporte, deja todavía un pequeño resquicio para la esperanza. Especialmente, para los más optimistas. Por muy pequeño que sea, uno siempre sueña con que su equipo protagonice una de esas hazañas que luego son recordadas con el paso de los años. Eso es lo que buscará la Real en Old Trafford, alcanzar lo que parece imposible. Y no parece que haya mejor escenario para soñar despierto que el mítico ‘teatro de los sueños’.

No obstante, no se dejen engañar mucho por el corazón, y en este caso hagan más caso a la cabeza. Después de lo visto en el partido de la semana, esta Real todavía está lejos de este United, especialmente en el apartado físico. El potencial de los ‘Diablos rojos’ fue tan descomunal que casi ridiculizó a los donostiarras. Así que el objetivo debe ser, quizá, menos ambicioso que el de pensar en remontar la eliminatoria. El reto primero es competir con este Manchester en su casa, con lo que ello conlleva. Porque salvo algunos minutos aislados, en Turín no fue capaz. Imanol y sus chicos se han marcado la idea de lavar su imagen, demostrar a todo el mundo futbolístico que no están tan lejos del equipo inglés. Si logra dar ese primer paso, puede que en algún momento del partido se le presente la oportunidad de volverse a meter en la eliminatoria. Y si lo aprovecha, entonces habrá opciones. Suena a broma, pero habrá que ir con ese pensamiento, porque el corazón atiende a razones que la razón no puede comprender.

El mensaje que se le lanza desde el vestuario es que de reojo se está mirando a la visita a Valdebebas del lunes que viene. Con el ‘pescao vendido’ en Manchester, o así lo refleja el marcador antes de empezar el partido de vuelta, Imanol ha dejado en Donostia a su capitán, Illarramendi; a su principal jugón, David Silva; y a Carlos Fernández, con el que no ha querido arriesgar lo más mínimo a pesar de estar recuperado de su lesión. Es bastante evidente lo que le pasa por la cabeza a Imanol. Por eso, no es descartarle que haga rotaciones en el once inicial y que algunas de las llamadas principales referencias del equipo se queden de inicio en el banquillo. Monreal, Oyarzabal y Portu apuntan a descansar. Januzaj sí será titular, en el que será su regreso a la que fue su casa hace años. E Isak también, salvo que Imanol sorprenda con Bautista. Pequeños detalles que se convierten en mensaje y que reflejan que, si en la Real quieren soñar, lo van a hacer de forma moderada, no vaya a ser que el sueño acabe como en Turín en pesadilla.

United: Haaland y Koundé se calientan, Sancho se enfría

No es tiempo de sonrisas en Dortmund. A pesar de contar con una plantilla cargada de talento, las piezas no conectan como en campañas anteriores y los Haaland, Sancho, Bellingham, Reyna y compañía viven una situación deportiva que añade interrogantes a la económica. Entrar en Champions y cobrar los 30 millones de euros que ello supone es crucial, porque en tiempos de pandemia, las arcas del Signal Iduna Park están cada vez más vacías. En la Bundesliga marchan sextos y aunque solo les separe un punto de los puestos de Liga de Campeones, la clasificación peligra y ello ha puesto en alerta a la directiva, que escuchará ofertas por algunas de sus estrellas.

En un principio, Sancho, Reyna y Guerreiro eran los nombres ofertados como rebajas. Ello indicaba que las alarmas de Old Trafford comenzarían a sonar, puesto que el extremo inglés fue el gran anhelo del pasado verano. Los 120 millones del pasado ahora se han convertido en 100. Sin embargo, en Mánchester crece un futbolista recién llegado desde Bérgamo. Amad Diallo, que comparte posición con Sancho, maravilló en su estreno con el filial (dos goles en la victoria por 3-6 ante el Liverpool) y Solskjaer se plantea darle la alternativa con los mayores este sábado contra el Everton (21:00 horas, DAZN). Con 18 años, hacerse con un futbolista como Sancho, con todo el futuro (20 años) por delante y el cartel de estrella ya sobre la espalda cortaría la progresión del ex de la Atalanta, fichado por unos 40 millones de euros, entre fijo y variables.

Al ataque con Haaland

De este modo, el United tendría dinero para gastar, el destinado en un principio para el extremo inglés. Y, aunque su nombre no aparezca entre los rebajados, el principal objetivo de cara al verano próximo también juega en Dortmund y no es otro que Erling Haaland (20 años). El ‘Daily Star’ desliza que el delantero noruego se ha convertido en prioridad número uno, toda vez que los flancos de ataque están más que cubiertos con Rashford, Greenwood, Diallo y potencialmente Martial, que dejaría su lugar de nueve para partir desde la banda, desde donde es mucho más peligroso. Y es que ese puesto en el centro de la vanguardia estaría reservado para el jugador que rivaliza con Mbappé como el anhelo del momento.

El noruego tiene un acuerdo por AS desvelado, que hace que su fichaje pierda complicación a partir de 2022, momento en el que el Real Madrid espera mover las fichas para hacerlo suyo. Sin embargo, son varios los equipos que tratan de adelantarse a los blancos. El Chelsea era el primero y ahora, según la información del citado medio, se une el United. La pelea se presume faraónica y la situación económica del Dortmund no ayudará a la hora de negociar, puesto que quien pregunte por el ariete sabrá de las urgencias económicas de los amarillos.

Koundé, siguiente paso

Además, el tabloide británico va más allá y apunta hacia la otra posición a reforzar por los Diablos Rojos, el centro de la defensa. No es ningún secreto que uno de los mayores debes de este renacido United es el acompañante de Maguire, puesto que Bailly o Lindelof no aportar las garantías necesarias para una temporada completa al máximo nivel. Así aparece el nombre de Jules Koundé. El sevillista se ha convertido, a sus 22 años, en uno de los centrales más prometedores del continente, sin obviar su brillante presente, y en Old Trafford estarían dispuestos a pagar los 70 millones que costaría sacarle del Sánchez Pizjuán. Ramos, en guerra de renovación con el Madrid; Alaba, siguiente pieza del ‘dominó Ramos’; y Upamecano, cuya cláusula de 42 millones a partir de junio le convierten en un caramelo, aparecen como los nombres restantes que compiten con Koundé un lugar en la lista de deseos mancuniana. Verano animado para un United al alza.

Januzaj: “Vuelvo a casa, pero mi corazón está en la Real”

Adnan Januzaj es el vínculo más fuerte que existe entre la Real Sociedad y el Manchester United. El atacante belga se terminó de forma como futbolista en los Red Devils y en la actualidad es uno de los jugadores más talentosos de la plantilla txuri-urdin. Ambos clubes se volverán a ver las caras en Europa en los dieciseisavos de final de la Europa League, después de que ya coincidieran en el mismo grupo de la Champions League en 2013. “Está claro que vuelvo a casa, donde he crecido como jugador, pero mi corazón ahora está en la Real Sociedad y voy a dar el máximo para que pasemos nosotros. Yo soy de la Real y estoy muy contento de estar aquí”, señala Januzaj a los medios oficiales del club realista.

Januzaj llegó a jugar con el Manchester United 63 partidos oficiales, marcando cinco goles, mientras con la Real ya ha disputado 101 partidos con 16 goles. Será un partido especial para el extremo belga, que confía en la Real a pesar de que el reto es mayúsculo. “Estamos jugando muy bien, de momento. Tenemos un equipo joven, pero con mucha calidad. Tenemos a David Silva, que nos da madurez al juego, a Nacho Monreal, ambos han jugado antes en la Premier y saben cómo es jugar allí”.

Por esa razón, Januzaj se lanza y avisa al United. “Será un partido difícil para nosotros, pero para ellos también, e intentaremos ganar como siempre”. Y tiene clara cuál es la receta. “Tenemos que jugar como jugamos siempre. Hemos hecho grandes partidos contra el Barcelona, el Madrid y el Nápoles. Tenemos siempre al balón, no tenemos miedo a nadie porque tenemos mucha calidad”. Januzaj, confiado en su vuelta a Manchester.

El hundimiento del defensa más caro de la historia

Un año después de que el Manchester United le convirtiese en el defensa más caro de la historia y le colocase el brazalete de capitán, Harry Maguire está perdido. Perdido en su juego, donde ya se le vio flojo el año pasado y esta temporada está desastroso, perdido en su vida, tras la pelea en verano que le ha llevado a juicio en Grecia, y perdido con su selección, tras ser expulsado ayer en apenas 31 minutos en los que recibió dos tarjetas amarillas. Los 87 millones de euros que marca la etiqueta de su camiseta, así como la responsabilidad de liderar la defensa de un club histórico de la Premier League, parecen grabados a fuego en su cabeza.

Incluso el propio Southgate tuvo que intervenir ayer diciendo que «hay personas que le están criticando de todas las formas posibles», pero es que Maguire, con lo que hace dentro y fuera del terreno de juego, se lo está poniendo muy fácil a sus detractores. Críticos como Rafael Van der Vaart, ya que el ex jugador del Real Madrid y el Tottenham dijo que podía «ir a un partido de amateurs un domingo y encontrar tres jugadores que jueguen al mismo nivel que él».

Críticas muy duras, quizás desproporcionadas, pero que marcan la línea descendente de un jugador en el que se habían depositado todas las esperanzas. De él se esperaba que tuviese un efecto en los red devils como el que tuvo Van Dijk en el Liverpool, aunque ni por asomo el defensa inglés ha llegado a acercársele durante este año. De hecho, difícilmente alguien pagaría por él ahora los 50 millones de euros en los que le tasa Transfermarkt.

Pasado de vueltas sobre el terreno de juego, donde encadena varios partidos terribles y donde, por ejemplo, quedó retratado en el 1-6 que le endosó el Tottenham al Manchester United en Old Trafford, Maguire necesita un periodo de enfriamiento que evite su caída definitiva. Tras la condena de casi dos años de prisión que recibió en Grecia por agresión e intentos repetidos de soborno a la policía, sentencia que ya ha sido recurrida por el club, la pelota está ahora en el tejado de Solskjaer, que deberá manejar con cuidado los tiempos del jugador para que no se quiebre su confianza por verse apartado… o por seguir viendo expuesto su pobre momento anímico y deportivo.

«Para mí, se trata de un jugador top y de alguien muy importante en todo lo que estamos haciendo. Está pasando por un momento en el que se le están dando muchos palos, pero es lo suficientemente grande como para lidiar con ello y para salir más fuerte de todo esto. Tiene todo nuestro apoyo y en su club estoy seguro de que también», comentaba ayer Southgate. «A ninguno de nosotros nos gustaría estar en el centro de ese tipo de verano, ¿a que no? Está en uno de esos momentos en que todo parece ir en su contra, pero tiene que resistir para darle la vuelta a las cosas».