Ya se conocen los horarios de la jornada 16 y 17 en la Liga Santander

LaLiga ha dado a conocer los horarios de las jornada 16 y 17 de la Liga Santander, la última que se disputará en 2020. Esa jornada se iniciará el martes 29 de diciembre con el Sevilla-Villarreal y terminará el jueves 31 de diciembre con el Osasuna-Alavés. La 17 se abrirá el sábado 2 de enero con el Villarreal-Levante y terminará el lunes 4 de enero con el Valencia-Cádiz. Además, el Athletic-Barcelona correspondiente a la jornada 2 se jugará el miércoles 6 de enero de 2021 a las 21 horas.

Jornada 16

29 de diciembre:

17:00 Sevilla-Villarreal (Movistar LaLiga)

PUBLICIDAD

19:15 Barcelona-Eibar (Movistar LaLiga)

21:30 Cádiz-Valladolid (Movistar LaLiga)

21:30 Levante-Betis (GolT)

30 de diciembre:

17:00 Granada-Valencia (Movistar LaLiga)

19:15 Atlético-Getafe (Movistar LaLiga)

19:15 Celta-Huesca (Movistar LaLiga)

21:30 Elche-Real Madrid (Movistar LaLiga, El partidazo)

31 de diciembre:

14:00 Athletic-Real Sociedad (Movistar LaLiga)

16:15 Osasuna-Alavés (Movistar LaLiga)

Jornada 17

2 de enero:

14:00 Villarreal-Levante (Movistar LaLiga)

16:15 Betis-Sevilla (Movistar LaLiga)

18:30 Getafe-Valladolid (Movistar LaLiga)

21:00 R. Madrid-Celta (Movistar LaLiga)

3 de enero:

14:00 Athletic-Elche (GolT)

16:15 Alavés-Atlético (Movistar LaLiga)

18:30 Eibar-Granada (Movistar LaLiga)

18:30 R. Sociedad-Osasuna (Movistar LaLiga)

21:00 Huesca-Barcelona (Movistar LaLiga, El Partidazo)

4 de enero:

21:00 Valencia-Cádiz (Movistar LaLiga)

Saúl: «Pelearé para que vengan muchos más partidos que 300»

Saúl Ñíguez es todo un veterano en el Atlético de Madrid a pesar de tener solo 25 años. El centrocampista alcanzó en el último partido de Champions contra el Lokomotiv los 300 partidos como futbolista rojiblanco tras debutar en un encuentro de Europa League frente al Besiktas el 8 de marzo de 2012, todavía como jugador del filial.

En un vídeo del club, Saúl repasó sus momentos como rojiblanco, partiendo desde su llegada al Cadete B en el año 2008. «Fue una de las etapas más bonitas. Encontrar que este era el sitio adecuado para estar muchos años. Tuve compañeros para pasármelo muy bien y disfrutar del fútbol». El cuarto capitán de la plantilla colchonera se emocionó al recordar la influencia de sus hermanos, Aarón y Jony. «Fue duro no poder disfrutar de mis hermanos, que eran futbolistas y al final nos separamos cuando yo era muy pequeño. Mis hermanos siempre han sido mejores que yo y competir con ellos me han hecho mejorar». El propio Jony le enviaría un mensaje para felicitarle por la cifra alcanzada.

Saúl también recordó su debut con el primer equipo, con el ’48’ a la espalda y con una intrahistoria detrás. «El domingo anterior hice un gran partido en el Atleti B jugando de pivote con Simeone viéndolo y el jueves me puso. En el momento del debut no te das cuenta de lo que estás consiguiendo. Tengo que agradecerle al Cholo esa oportunidad». Después se asentaría en el equipo tras una cesión de un año en el Rayo, aunque Saúl confesó que la idea pasaba por jugar otro año fuera. «En la pretemporada 2014 estaba hablado irme decido otro año, pero con mi trabajo diario conseguí cambiar la opinión del míster, fui titular contra el Madrid en la Supercopa de España y me sentí partícipe».

Pero, además de los buenos momentos, Saúl recordó el peor recuerdo de su carrera, cuando en 2015 tuvo que ser ingresado en Leverkusen por un traumatismo renal tras un rodillazo de Papadopoulos en el riñón del que ya había sido operado. «Fue un momento muy duro, me estaba asentando en el equipo titular y me dieron un golpe en el riñón operado que me sufrió una hemorragia interna y externa. Lo mas duro no fue el golpe, fue ver a mi padre llorar en la ambulancia, le dije ‘papá, tranquilo, que soy un toro’ pero ver llorar a tu padre por tu salud…» Algo de lo que se desquitaría con un golazo en su vuelta. «Hasta ese momento tenía la cabeza en ese mal recuerdo, pero con el gol fui libre mentalmente».

Contra otro equipo alemán, el Bayern, llegó su gol más espectacular en las semifinales de la Champions de 2016. El gol al Bayern se da una vez en la vida, no me lo creía. Pensé ‘madre mía la que acabo de liar’, es un gol que me marcará toda mi vida». Tras indicar que «trabajaré para volver a la Selección» y recordar el título de la Europa League de 2018, donde «fue la celebración más especial, más que por el título por escuchar a toda la afición corear mi nombre», Saúl valoró la figura de Torres: «Fernando es mi ídolo y gracias a esa etapa de su vuelta puedo decir que mi amigo. Ha hecho que crezca muchísimo».

Por último, el canterano atlético habló del futuro: «Se echa mucho de menos a nuestra gente y espero que pronto este con nosotros. Los 300 partidos es una cifra más, me gustaría que vengan muchos más, pelearé para ello«. Saúl se perdió cinco partidos tras el anterior parón de selecciones después de sufrir unas molestias musculares mientras se entrenaba en Madrid, pero ya está plenamente recuperado y tras ser titular contra el Lokomotiv y el Cádiz ya tiene la mente puesta en el Barcelona.

El futuro Madrid que se perdió

La contundente derrota del Real Madrid en Valencia (4-1) ha hecho arreciar críticas sobre la dureza del proyecto blanco, sobre su resistencia para imponerse en España y, sobre todo, en Europa, donde el Madrid ha perdido mucho empuje en las dos últimas temporadas. Gran parte de esos comentarios giran en torno al envejecimiento del plantel, a cómo el paso del tiempo ha erosionado sus virtudes y agudizado sus defectos: superan la treintena tres pilares del Madrid como Ramos (34), Benzema (32) y Kroos (30), además de otras piezas importantes como Modric (35) o Marcelo (32).

De un teórico once titular ideal, sólo Asensio (24) y Valverde (22) están por debajo del cuarto de siglo. La plantilla cuenta con relevos como Odegaard (21), Militao (22), Vinicius (20), Rodrygo (19) o Jovic (22), pero da la sensación de que el Madrid dejó marchar, por iniciativa del propio club o de los jugadores, a ciertos nombres que hoy podrían vigorizar al grupo que dirige Zidane. Son los ocho nombres del futuro Madrid que se perdió.

Achraf (22 años)

Su cesión de dos temporadas en el Dortmund fue un exitazo: jugó casi 6.000 minutos, marcó 12 goles y dio 17 asistencias. Su valoración subió como la espuma y él siempre tuvo claro que, fuese donde fuese después, debía ser para jugar habitualmente. Con Carvajal en el Madrid, sus opciones se reducían y tampoco recibió mensajes por parte del club o de Zidane que le hiciesen entender lo contrario. Se marchó al Inter dejando 40 millones en la caja (el Madrid tiene opciones de tanteo para traerlo de vuelta en un futuro) y, pese a que ha recibido algunas críticas en Italia, es uno de los pilares del proyecto de Conte. Su ausencia es más notable a la vista de que Odriozola, ahora lesionado, no llena el ojo a Zidane; pero en descargo del club, la iniciativa de salir siempre fue del hispano-marroquí.

Reguilón (23)

Su caso es el más claro y, al mismo tiempo, el más sangrante. Zidane no le quería y así se lo hizo saber al club, no así al jugador. “Yo con el míster no hablé en ningún momento, lo hacía con el club y sabía lo que el club pensaba de mí. Tomé una decisión con esa base”, explicó el lateral del Tottenham en El Chiringuito. Tras su excelente temporada cedido en Sevilla (más de 3.000 minutos, tres goles, cinco asistencias y un título de Europa League), el defensor fue descartado por Zizou y traspasado por 30 millones, aunque el Madrid se ha guardado opciones de recompra para los próximos años. A las órdenes de Mourinho, ya vuela en la Premier: se ha hecho con la titularidad en el once de los Spurs y lleva repartidas, en 645 minutos, tres asistencias.

Theo (23)

El Madrid realizó una importante inversión por el lateral francés (30 millones, seis más de los 24 de su cláusula) para sacarlo del Atlético de Madrid, tras una temporada brillante en el Alavés. Pero no cuajó de blanco en la temporada 2017-18 y fue cedido a la Real Sociedad. En el verano de 2019, el club aprovechó que mantenía cartel internacional y lo traspasó al Milán por 20 millones. En Italia, jugando para un equipo adecuado a sus condiciones (defensa en bloque bajo y contraataque), ha recuperado su mejor tono: siete goles y cinco asistencias el curso pasado, un gol y dos asistencias en lo que va del presente.

Marcos Llorente (25)

El Real Madrid 2020-21, así como el 2019-20, tiene todas las posiciones dobladas salvo una: la del mediocentro defensivo. No hay relevo para Casemiro y en cuanto el brasileño tose, el Madrid se resfría (Valencia, la última muestra). Sin embargo, Zidane prefirió que Llorente saliese en el verano de 2019 por su falta de sintonía con él; ya les fue mal en la 2017-18, después del regreso del mediocentro tras su buena cesión en el Alavés, y el gran papel que firmó con el Madrid 2018-19 a las órdenes de Solari no convenció al marsellés. El Madrid acabó traspasándolo al Atlético por 30 millones y, con Simeone, ha descubierto un rol de segundo delantero que le va como anillo al dedo: cinco goles y cinco asistencias el curso pasado, cuatro goles y dos asistencias en lo que va del presente. Ha sido llamado por España en este parón.

Ceballos (24)

Su primera temporada de blanco no fue lo que él esperaba y, cuando Zidane se marchó, se quedó a gusto en ‘Radio Marca’: “Yo trabajaba, pero llega un momento en que ves que es imposible. Yo le preguntaba por qué no jugaba, él me decía que valorara los jugadores que tenía por delante. Pero hubo un momento, con Kroos y Modric lesionados, que cambió el sistema para poner a otros. Eso te quema y te duele”. Evidentemente, mientras Zidane sea el entrenador del Madrid, Ceballos lo tendrá muy difícil para contar con un papel protagonista, de ahí que el verano de 2019 saliese cedido al Arsenal y en el pasado repitiese operación. En Londres su primer curso fue de altibajos, pero acabó convenciendo a Arteta, que pidió su regreso; esta campaña se ha asentado en el once. Volverá al Madrid en julio, pero su porvenir depende de quién ocupe el banquillo blanco.

Ceballos, con el Arsenal.

Brahim (21)

Cuando Zidane se hizo con los mandos del Madrid en el tramo final del curso 2018-19, Brahim gozó de mucho protagonismo y pareció convencer al técnico. Sin embargo, el club y el propio Zizou le hicieron saber que tendría difícil jugar y que era preferible una cesión con la que seguir progresando. Brahim se negó y lo pagó: apenas 206 minutos en toda la 2019-20, marcando un gol y dando una asistencia. Con la lección aprendida, se marchó al Milan (cedido; el Madrid se negó a incluir opción de compra), donde está desplegando su juego y formando una sociedad estupenda con Ibrahimovic. Lleva tres goles y una asistencia y todavía no se ha instalado como titular absoluto, pero lleva buen camino.

Brahim, con el Milán.

Borja Mayoral (23)

Sus dos años de cesión en el Levante fueron irregulares, pero en el segundo emergió una buena versión del de Parla, con nueve goles en apenas 2.250 minutos. Arrancó la pretemporada con el Real Madrid y Zidane le hizo saber que le quería en la plantilla, como al propio jugador se le escaparía después: “Yo le decía que tenía que salir para tener más oportunidades, pero creo que el club escuchó a Zidane y por eso querían sacar a Jovic”. Trató de retractarse, pero la delación ya estaba cometida. El Madrid no encontró sitio para Jovic y Mayoral acabó cedido en el Roma, por dos años y con opción de compra para el equipo italiano. Le está costando entrar, pero la Europa League es su trampolín: le hizo un doblete al Cluj en el Olímpico.

De Tomás.

Ampliar

De Tomás. Getty Images

Raúl de Tomás (26)

Siempre agradó más a Zidane que Mariano, pero su actitud es radicalmente opuesta a la del hispano-dominicano; RDT tuvo claro que quería jugar por encima de todo y por eso salió en el verano de 2019, rumbo al Benfica, a cambio de 20 millones. No le fue bien y en enero viajó a Barcelona, al Espanyol, donde su arranque fue espectacular: cuatro goles en los primeros cuatro partidos de Liga con los pericos. Como no pudo reflotar el barco espanyolista, rumbo a Segunda, se quedó en la categoría de plata para devolverlo a su sitio: lleva seis goles y una asistencia este curso, liderando al Espanyol, sólido líder de 2ª.

Courtois: «Hazard explotará»

Reguilón siempre me llamaba jirafa en los entrenamientos y se ha quedado ahí. El primer día en el juego quise ponerme un nombre gracioso y ahí se ha quedado.

Mide casi dos metros, ¿cuánto exactamente?

Cuando llegué al Madrid me midieron en el reconocimiento médico y ya eran dos metros.

Tuvo que abandonar la concentración de Bélgica. ¿Cómo está? ¿Llegará contra el Cádiz?

Estoy bien. Después del partido contra el Levante sentí algo en el psoas. Lo miramos y era algo pequeñito. Si hubiera sido un partido superimportante de la selección podría haber jugado, pero era mejor descansar, porque se viene una temporada muy larga y semanas con muchos partidos. A veces viene bien pensar en el cuerpo. Hoy ya volví a entrenarme con el equipo.

¿Estará entonces contra el Cádiz?

Eso depende siempre del míster, si me pone o no, pero estoy bien.

Que termine un partido y digamos que el mejor ha sido Courtois es bueno para usted, ¿pero es bueno para el equipo?

Las paradas que he tenido que hacer siempre eran en momentos clave. Quizás por eso llame más la atención. Contra el Levante, por ejemplo, no tuve que intervenir en la primera parte. Tuvimos ocasiones en la segunda; igual si metemos el 0-2 o el 0-3 no se hubiera hablado de mí. Yo trato de hacer mi trabajo y al final lo más importante son los tres puntos con el equipo.

¿A usted le gusta más que se diga que Courtois fue el mejor o que no existió bajo palos porque no tuvo trabajo?

Eso al final es lo mejor. Yo pienso en el equipo, no personalmente. Quiero hacer bien mi trabajo y si toca sólo cortar alguna contra o ir por arriba y no tengo que hacer paradas porque el equipo está haciendo un buen trabajo y ganamos 3-0, pues yo encantado. Lo importante para mí es estar en esos momentos en los que te tiran una o dos veces. Prefiero eso antes que tener que hacer siete paradas, obviamente.

Hubo quien dijo que Courtois no paraba ni taxis. ¿Les quiere decir algo a esa gente?

No me hace falta contestar a eso. Yo siempre he sabido lo que tengo dentro, lo que puedo hacer. Esa crítica destructiva es muy fácil para generar debate. Yo siempre he trabajado duro y no he cambiado. Estoy siempre con la crítica constructiva de la gente cercana. Sé cuándo he hecho un buen partido y cuándo puedo hacerlo mejor. Desde mi primer partido como profesional, incluso en juveniles, he sido así.

Da la sensación de que no le afectan las críticas.

Te puede afectar un pelín. Somos humanos y también tengo sangre y emociones. Hay que saber de dónde vienen las críticas, quién las dice y apoyarte en lo que te dice el míster, el entrenador de porteros, tu familia, tus amigos… Yo soy el primero que sé cuándo he podido parar una pelota en un gol o no. Entiendo que no estábamos en un buen momento ni haciendo paradones para ganar partidos. Desde fuera siempre es muy fácil opinar. Yo creo que con consistencia se puede sacar adelante y en ningún momento he cambado mi trabajo para estar donde estoy ahora.

Por ejemplo, para usted, ¿el martes falló De Gea?

Un portero no es una posición fácil. En el gol, para David también quieren que vayas a cortar la pelota fuera del área. El balón iba muy fuerte, supongo que él justo se anticipaba a eso y le pillaron un poco descolocado. Para mí no es un fallo muy grande, porque si la pelota pasa y corta el balón lo habrá hecho muy bien y ahí está el límite en los porteros. Son decisiones de medio segundo, muchas veces te salen bien y otras no.

Usted es muy exigente consigo mismo. ¿En que aspectos cree que puede mejorar aún?

Mi mayor debilidad antes era el juego con los pies, pero lo he mejorado. Lo he entrenado mucho. Este año estamos jugando desde atrás, tomando más riesgos, pero nos ayuda en la salida de balón. Es una constante mejoría. Siempre se puede buscar saltar más lejos, ser más fuerte, más rápido… Aparte de los entrenamientos con el Madrid, algunas tardes trabajo con el entrenador personal para buscar esa velocidad aún más en los músculos. Desde hace un año tengo un cocinero para optimizar la comida y más energía. Son detalles. Cuando tienes 20-22 años no lo piensas tanto, pero cuando maduras sabes las cosas importantes y si quieres tener una carrera larga te tienes que cuidar.

Me dicen que últimamente está obsesionado con evitar las segundas jugadas…

Es algo muy importante. Muchas veces no hay opción, pero en los entrenamientos es una constante que hacemos: blocar o despejar con fuerza, para que el balón no se quede a cinco metros de tu portería, sino que se vaya a la banda o al córner. En muchas ocasiones llegan goles de la segunda jugada. No es fácil orientar la pelota, pero hay que buscar la mejoría.

¿Qué le ha dado Zidane como entrenador?

Me ha dado mucha confianza. Siempre he sentido que él contaba conmigo y es importante. Si en los momentos difíciles de septiembre y octubre del año pasado no notas que tu míster está contigo, es difícil. El fútbol muchas veces se juega mentalmente. Si no puedes soportar esa crítica o no notas que el equipo y el míster tienen confianza en ti, es difícil. El futbolista necesita estar bien mentalmente. Además es una gran figura, es un buen entrenador y se nota con los resultados.

¿De quién ha aprendido más, de Zidane o de Simeone?

Son dos entrenadores diferentes. Con el Cholo era más dejar la pelota al otro equipo, defender juntos, presionar en el centro del campo, dejar la portería a cero (aunque esto lo estoy haciendo ahora muy bien también), correr menos riesgos atrás… El año que ganamos la Liga yo muchas veces buscaba a Raúl García con la cabeza. Con Zidane es otro fútbol. La posesión es importante, salir desde atrás… Como portero, creces mucho, porque he tenido todos los estilos, también a Conte, Mourinho… Si algún día soy entrenador puedo coger lo bueno de cada uno.

¿Algún día le gustaría ser entrenador?

No lo sé todavía. Me queda mucho para saber qué me va a gustar. Igual me gusta más estar con los jóvenes, con los niños, ser entrenador de niños de 12-13 años.

¿Le llegó a afectar, le duele que los aficionados del Atlético pisoteen su placa en el Wanda, se calienten con usted?

No me duele. Es la rivalidad entre los equipos y sé lo que significa. Dentro de mí sé lo que he dado al Atlético, el 200% para ganar esos títulos. En la calle me cruzo con aficionados del Atleti y me desean suerte. Luego llegan los derbis y eso es lo bonito. Me motivan más cuando hay ese ambiente. Es lo que ahora echo de menos, que no hay afición en las gradas, que el fútbol se vive de otra manera. Si eso se queda en los estadios y no hay problemas en la calle o hacia mi familia, yo no tengo problemas, porque eso es la emoción y así se vive el fútbol.

¿Cuál es el mejor delantero que ha tenido enfrente?

Me he enfrentado a Messi, Cristiano, Ibrahimovic, Mbappé… Todos son grandes jugadores y quieres pararles los balones.

¿Para usted Messi es mejor que Cristiano?

No les puedes comparar. Son de otro mundo. Cristiano es más atlético, con su fuerza, su velocidad, ese don de gol que tiene. Messi es más el talento, los regates que no te esperas, superar a cuatro jugadores en dos metros… Pero no les puedes comparar. Hay que disfrutar de los dos y estoy orgulloso de haber jugado contra ellos y ganarles partidos y pararles. Vendrán más cracks y lo bonito es seguir parando.

¿No le hubiera gustado que Messi se fuera del Barça?

Son cosas suyas, pero para mí LaLiga es la mejor del mundo y quieres que los mejores estén aquí.

¿Un Clásico en el Camp Nou y sin público es una ventaja para quienes visitan al Barça?

Sí, en general en todos los estadios. Jugamos en Bilbao o San Sebastián, sitios donde es complicado jugar por el público. Esa falta de afición la echan de menos, porque es una ola de presión doble para el rival. El partido se juega en el césped, no en la grada, pero se echa de menos la afición.

¿Echan de menos el Bernabéu, aunque sea sin público?

Jugar en el Bernabéu es un lujo y ahora va a ser el mejor estadio del mundo. Cuando veo vídeos de partidos del año pasado se echa de menos. Pero ahora nos toca jugar en el Di Stéfano y lo estamos haciendo muy bien. Hemos encontrado nuestro hogar y es importante seguir ganando partidos, porque no es fácil cambiar de un sitio a otro.

¿Se quiere retirar en el Madrid?

Sería bonito poder jugar aquí lo que me queda de carrera. Pero primero es el día a día, jugar bien y seguir ganando. Luego ya se verá, pero claro que a mí me gustaría quedarme aquí muchos años más.

Se ha adaptado bien a Madrid, ¿no? Le gusta vivir en Madrid.

Sí, desde que estaba en el Atleti. Madrid para mí es una ciudad fantástica. Me encanta vivir aquí. En Londres lo echaba de menos. Al 90% estaré aquí toda mi vida.

¿Quién es para usted el mejor portero actual?

No me voy a mojar. Hay una selección de grandes porteros que están en los equipos más grandes. A veces uno está en mejor momento que otro, pero la calidad está siempre ahí.

¿Cree que hay un portero para cada estilo? Por ejemplo, Ter Stegen para el Barça, Oblak para el Atleti…

El Barça es un equipo que juega desde atrás, donde el portero es muy importante. No sé si hay un portero mejor que Ter Stegen con los pies, pero encaja muy bien ahí. Luego lo más importante es para y también lo hace muy bien. También Oblak, y ahora no se le exige jugar mucho desde atrás, pero si mañana se lo pides, estoy seguro de que lo hará bien. Hoy los porteros tienen que ser muy completos: jugar con los pies, ir bien por alto, salir a cortar fuera del área y parar.

¿Cree que por el modelo de juego es más arriesgado ser portero del Real Madrid?

También en Bélgica jugamos bastante ofensivo y con mucho espacio a la espalda de la defensa. Y eso para un portero es difícil, porque tienes que medir bien cuándo salir y siempre hay ese peligro de que en un contraataque te generen más peligro que en una jugada en el área. Ser portero del Real Madrid conlleva una responsabilidad por el equipo que es, los porteros que han estado antes y la presión que hay. Si sabes eso, sólo depende de ti jugar bien.

¿Necesita un ejercicio de concentración extra si el equipo domina y está mucho tiempo sin intervenir?

No. Siempre ha sido una cualidad mía mantener la concentración. La encuentras quedándote en el partido y hablando activamente con los compañeros. El problema es que si te apagas y no hablas ahí te puedes ir del partido.

¿Qué le transmite tener a Ramos por delante? ¿Espera que renueve?

Sergio es muy importante para nosotros. Lo demuestra con sus goles y en defensa. Lo otro es una cosa suya con el club, pero todos los madridistas queremos que siga. He admirado mucho a Sergio, menos una vez en Lisboa. Tengo mucho respeto por Sergio. Para mí es un honor jugar con él, también con Varane, Casemiro, los otros defensas…

¿Cuáles son las mayores virtudes del Madrid y qué tiene por mejorar?

Lo de mejorar lo dejamos dentro del equipo para no decírselo a los rivales. Este año estamos haciendo muy bien que cuando defendemos no nos generan muchas ocasiones. Desde el confinamiento estamos manteniendo mucho la portería a cero y eso es una cosa muy importante en el fútbol. Movemos bien la pelota en posesión de un lado a otro. Y creo que generamos ocasiones. Luego hay días que marcamos más o menos goles, pero es importante que lleguemos y generemos muchas ocasiones.

¿Cree que le falta gol al Madrid en algunos partidos?

En mi opinión no. Karim marca goles, también Asensio, Vini… Es cuestión de creer en nosotros. Al Betis le metimos tres goles, al Levante dos… Estoy seguro de que eso sale eso. Lo que a mí me preocuparía es si no las creáramos, pero con eso no hay ningún problema y luego en los entrenamientos yo veo cómo me las enchufan. Así que ahí no creo que haya problemas.

¿Cree que ha conseguido que nadie se acuerde de Keylor Navas?

Eso es una pregunta para los aficionados y la gente que le gusta opinar. Yo intento hacer mi trabajo, ayudar al equipo a ganar aportando mi parte y conseguir títulos. Keylor ha ganado mucho en el Madrid, es un gran portero, lo sigue demostrando en París y yo intento ganar lo máximo en el Madrid ayudando al equipo. No creo que se pueda comparar. No tengo que pensar en quién ha estado antes en la portería.

A los madridistas les preocupa Hazard. ¿Vamos a ver al mejor Hazard en el Real Madrid?

Sí, no tengo ninguna duda. Eden es el primero que quiere demostrarlo. Yo le veo muy bien y ojalá pronto lo pueda demostrar. Antes de su lesión en noviembre del año pasado llevaba dos o tres partidos muy bien y tuvo mala suerte. Salir de eso no fue fácil, pero le veo entrenar muy bien y seguro que dentro de nada va a explotar y nos da muchas alegrías al equipo.

¿Cree que lo mejor para Bale es que buscara minutos en otro equipo? ¿Cree que ha hecho bien?

Lo que uno habla con el míster es personal. No sé lo que él pensó, pero luego son decisiones que cada uno toma. Con Gareth he tenido buena relación y le deseo mucha suerte este año, aunque no esté jugando en el buen equipo de Londres [bromea]. Es un gran jugador.

Adán se despide: «Venir al Atleti fue una de mis mejores decisiones»

Antonio Adán deja el Atlético de Madrid. El guardameta, de 33 años, acaba contrato y cierra esta etapa de dos temporadas como rojiblanco y se ha querido despedir del club y de la afición con un mensaje en las redes sociales. Su futuro pasa por el Sporting de Portugal, en busca de más oportunidades para jugar, algo que Oblak le ha puesto muy difícil.

«Queridos atléticos. Hoy me despido de este increíble club. Es hora de abrir una nueva etapa en mi carrera, ha llegado la hora y así lo siento», empieza Adán su despedida, donde rememora: «Muchos no entendieron que hace dos años viniera al Atlético de Madrid, pero debo decir que fue una de las mejores decisiones de mi vida. He crecido como persona y como profesional y me voy con grandes amigos».

Además, lanza un mensaje a la que ha sido su afición estos dos años: «Simplemente gracias. Gracias por vuestro cariño y vuestro apoyo en todo momento. Ha habido momentos de alegría y momentos difíciles, pero siempre siempre estáis ahí. Este club no puede estar mejor respaldado. Allá donde esté siempre, ¡aupa Atleti!».

El Atlético también le respondió en redes sociales: «¡Muchas gracias por tu trabajo, por tu esfuerzo y por tu profesionalidad».

Simeone insiste con Herrera en el once; João Félix sigue suplente

El Atlético se ha entrenado en las instalaciones de Majadahonda y Simeone siguió preparando el equipo que jugará ante el Leipzig el día 13. El entrenamiento del equipo madrileño no se diferenció en nada a los anteriores. Lo único que variaba fue la presencia de numerosos medios de comunicación a las puertas de la Ciudad Deportiva. Desde primera hora de la mañana fue masiva la presencia de cámaras y fotógrafos para captar cualquier movimiento de entrada a las instalaciones del club madrileño.

Una vez que comenzó la sesión de trabajo no hubo ninguna novedad importante. Thomas no se entrenó junto al resto de sus compañeros, quienes hicieron unos rondos y posteriomente Simeone dispuso un partidillo en el que volvió a insistir en la idea de anteriores partidillos. Herrera volvió a jugar en el conjunto inicial y formó en el eje del equipo junto a Saúl, mientras que Koke ocupó la banda derecha. Por la izquierda jugó Carrasco.

En punta, Marcos Llorente, que siempre parte desde la derecha, y Diego Costa, más escorado a la banda izquierda. En defensa la principal duda está en el lateral derechoSimeone puso a Arias, aunque tampoco es descartable que ante el Leipzig sea Trippier quien juegue. El resto sí está claro, con Savic, Giménez y Lodi. En el equipo de los suplentes estuvo João Félix, quien tendrá que esperar al segundo tiempo para entrar al terreno de juego. El portugués no partirá desde el inicio y comenzará de suplente.

Kahveci: «Siempre he soñado con jugar en el Atlético o el Sevilla»

Monchi anda a la búsqueda de un sustituto (o tal vez más de uno) para Éver Banega y uno de los nombres por los que ha negociado y sigue teniendo sobre la mesa el Sevilla es el turco Irfan Can Kahveci, de 25 años, que acaba de proclamarse campeón de Turquía con el Basaksehir de Estambul. El centrocampista, internacional por su país, tiene muchas ganas de recalar en el Sánchez Pizjuán aunque hay otros jugadores en la agenda blanquirroja, como los mediáticos Dani Parejo e Ivan Rakitic y el francés Maxime López, del Marsella.

Pero Kahveci no oculta su deseo y revela que también le gusta el Atlético de Madrid desde hace tiempo: «La noticia ha salido. Cuando hablaba con mi esposa y amigos el año pasado, siempre soñaba con equipos como el Sevilla o el Atlético de Madrid. Jugamos en la Champions contra el Sevilla, me gustó mucho la ciudad. Espero estar allí. Estamos interesados y estamos hablando, es una de mis prioridades en Europa», confesó en TRTSpor.

Las últimas informaciones provenientes desde el país otomano afirman que el fichaje podría cerrarse por unos 11 millones de euros, cantidad sobre la que negociaría el Sevilla también, o incluso algo menos, la llegada de Maxime López. El francés, de hecho, tiene solamente un año más de contrato mientras Kahveci no concluye su vinculación con el Basaksehir hasta junio de 2024.

El balón fue el protagonista en la nueva sesión de entrenamiento del Atlético

El Atlético completó la segunda sesión de trabajo de la semana. El equipo empezó a entrenarse a última hora de la tarde para evitar las altas temperaturas y la mejor noticia en el equipo de Simeone es que no hubo ninguna novedad con respecto al anterior entrenamiento. No participaron junto al resto de sus compañeros ni Thomas ni Vrsaljko, quienes siguen recuperándose de sus respectivas lesiones. El centrocampista lo tiene complicado para jugar ante el Leipzig el día 13 de agosto mientras que el objetivo del lateral derecho es llegar al partido.

El balón fue el gran protagonista de la sesión. Simeone no quiere que sus futbolistas pierdan tacto con la pelota y hubo toda clase de ejercicios con balón. El equipo irá intensificando la carga de trabajo conforme vaya avanzando la semana. El Atlético se entrenará mañana, aunque lo hará en sesión matinal. Los futbolistas madrugarán para ejercitarse en unas condiciones climatológicas buenas.

Suárez, Rakitic, Dembélé y Vidal, ausencias en la nueva camiseta

Para muchos se tratará simplemente de una anécdota y para otros de una cuestión absolutamente circunstancial, pero lo cierto es que en la campaña oficial de presentación de la nueva camiseta que lucirá el FC Barcelona la próxima temporada hay más de una ausencia destacada. De hecho, más de un aficionado ha echado en falta las caras de jugadores tan importantes como Luis Suárez, Ivan Rakitic, Arturo Vidal o Dembélé, entre otros.

Evidentemente, la cara visible de la campaña es el capitán Leo Messi, seguido de los otros tres: Sergio Busquets, Gerard Piqué y Sergi Roberto. Además, como guinda del pastel, aparecen los dos fichajes de renombre del verano pasado: Antoine Griezmann y Frenkie de Jong.

Sin embargo, jugadores del peso de Luis Suárez o del carisma de Arturo Vidal no aparecen en ningún momento en la campaña publicitaria. Puede tratarse de una mera casualidad, pero también es cierto que el Barcelona sólo realiza una campaña de este calado con jugadores que tiene la certeza absoluta de que seguirán la próxima temporada. Que no estén Vidal, Rakitic, Junior, Umtiti o Dembélé puede ser un indicio claro de la hoja de ruta del club blaugrana.

En todo caso, la camiseta de la próxima temporada se puede comprar desde hoy, 14 de julio, en las tiendas oficiales del club que hay en el Camp Nou, Canaletes, la Roca Village y Paseo de Gracia. Sólo encontrarán la línea de camisetas ‘Match’, la más cara y que utilizan los jugadores en la competición, ya que la estándar, conocida como ‘Stadium’, ha sido retirada por un problema técnico en su confección. El precio de la camiseta que está a la venta desde hoy es de 139,99 euros.

La nueva camiseta incorpora el dorado como elemento distintivo, además de las tradicionales rayas verticales. Se trata de una evocación del diseño que lucía el club en los años veinte del siglo pasado. Otra novedad de la camiseta es el cuello redondo con un ribete dorado. Los pantalones y las medias también tendrán un ribete dorado.

En la campaña de presentación de la nueva camiseta también ha tenido un papel muy importante las jugadoras de fútbol femenino, que hace poco reemprendieron los entrenamientos con la Champions en el horizonte, competición que fueron finalistas el año pasado.

Paso a Pellegrini

«Efecto Pellegrini», decía con guasa algún bético al descanso, cuando el Betis ya ganaba con una facilidad casi desconocida durante otro año más de mediocridad y fatiguitas. Y sí: en verdad, la victoria ante Osasuna certifica matemáticamente la permanencia verdiblanca y abre la puerta a que en cualquier momento, más pronto que tarde, el equipo de Heliópolis decida anunciar la contratación del entrenador chileno para las dos próximas temporadas.

No será éste, ante un Osasuna que llegó al Villamarín con una desconocida poca tensión competitiva y repleto de bajas (Cardona, Rubén García y Enric Gallego, aparte de Chimy Ávila) en ataque, el mejor encuentro para sacar conclusiones sobre las reformas que deberá acometer el Ingeniero en el Betis. Alexis optó por darle la portería a Dani Martín ante la evidente baja forma de Joel Robles en los últimos encuentros, pero el rival apenas puso a prueba al joven meta asturiano, acaso al final. Respondió bien Dani.

El técnico canario, además, decidía reforzar la izquierda con la dupla Pedraza-Álex Moreno y fue en esa banda por la que llegaron, y pronto, los dos goles béticos. El 1-0 tras un córner que Joaquín mandó al área para que el argentino Guido Rodríguez evidenciara el general despiste rojillo, cabeceando a la red solo como la una (5′). Sólo seguía atacando el Betis y a los 25′ Pedraza culminaba un contragolpe que encontró de nuevo escasa oposición (2-0).

Si poco ritmo había tenido la primera mitad menos aún se le vio a la segunda a pesar de un evidente enfado de Jagoba Arrasate, que intentó agitar el árbol con la entrada de Estupiñán y Oier a la vuelta de los vestuarios. Osasuna merodeó algo más (menos era imposible) el área bética pero apenas conectó algún remate reseñable y Borja Iglesias demostró por qué esta temporada anda peleado con el remate y con el gol. Pellegrini intuye que deberá recuperar al delantero gallego, que no marca desde la jornada 20 y apenas ha sumado tres tantos en una temporada para olvidar en Heliópolis. Aleñá, que ha aportado poco desde que llegó, hizo el 3-0 en el último suspiro y al menos todos saben ya que jugarán el año que viene en Primera. También Osasuna, con mucho más orgullo y derecho a festejarlo a pesar de esta derrota. Llega para el Betis el tiempo de la ilusión, en todo el sentido (también el menos bueno) que tiene esa palabra.

 


Arrasate: «Hemos tenido un mal día»

Jagoba Arrasate, entrenador de Osasuna, admitió tras perder por 3-0 en el campo del Betis que, «en general», han «tenido un mal día» y que a su equipo le «ha faltado entrar mejor en el partido», ya que, «con el 1-0» tempranero, «ellos han ganado en confianza y el 2-0 refleja lo sucedido en la primera parte».

«En la segunda mitad hemos estado mejor, pero, en general, hemos tenido un mal día y esto, ante estos rivales, se paga porque el Betis tiene un equipo de mucho nivel», subrayó en rueda de prensa el técnico vizcaíno, que reconoció que los sevillanos «han sido mejores».

El preparador del conjunto navarro señaló que en el descanso les dijo «a los jugadores que había que sufrir y marcar un gol para meterse en el partido», si bien lamentó que éste «no ha llegado y al final ellos han marcado el tercero».

Insistió en que la clave de la derrota estuvo en «el primer gol, en una acción» en la que indicó que sus defensas no estuvieron «intensos».

El técnico rojillo cree que en el intento de remontada «faltó ‘punch'» y que, en términos generales, no hicieron «un buen partido», lo que convierte en «imposible» competir «contra equipos como el Betis» que, admitió,»ha superado a Osasuna».

«No sé si nos ha pesado el esfuerzo de las últimas jornadas. No me voy contento con el inicio. La jugada del 1-0 me ha molestado porque pudimos defender mejor, pero estar por encima del Betis es la leche, hay que darle valor a los 45 puntos que tenemos», concluyó.