«Si tuviera que apostar algo diría que Ramos sigue en el Madrid»

Dani Ceballos ha pasado por los micrófonos de «El Larguero» para hablar de la continuidad de Sergio Ramos en el Madrid, su futuro y la actualidad del Arsenal.

Ramos: «Hoy he hablado con él. El objetivo de Ramos es terminar la carrera en el Madrid. Si tuviera que apostar algo diría que Ramos sigue en el Madrid».

Mejor central del mundo: «Sin ninguna duda es Sergio Ramos»

FeliZidane: «Los que somos del Madrid la llegada de Zidane ha hecho bien a todos».

Doler que no contara: «Cada entrenador tiene sus gustos de jugadores. Me dijo que necesitaba jugar y minutos. Fue claro conmigo».

Tercer año de cesión: «Firmé un contrato largo con el Madrid. me quedan dos años y medio. Mi objetivo es triunfar en el Arsenal. Mi deseo es vestir la camiseta del Madrid».

Betis o Madrid: «El Betis es diferente a cualquier club del mundo».

Acabar en el Betis: «Por supuesto. Quiero volver y encontrarme con la afición. Algún día volveré y devolveré el cariño que hemos tenido».

Derbi: «Siempre sigo al Betis. Fue merecedor de los tres puntos».

Victoria: «Fue un partido complicado por el estado del césped y por la situación de anteriores partidos, pero encarrilamos el partido pronto».

Celebración viral: «No es habitual celebrarlo de esa manera. Me salió así».

Inicio de temporada: «Empezamos a entrar en mala dinámica y cuando un equipo a priori tiene que pelear por Europa es difícil de salir. Hemos encadenado tres victorias y ojalá vayamos para arriba».

Doble pivote: «Ahora hemos empezado a jugador con 4-2-3-1. Arteta me ha colocado de 8. Es un juego muy estático. Quiere tener el control del partido»

Libertad: «Estoy acostumbrado a tenerla en el Betis y en la Selección y poco a poco la iremos cogiendo»

Nueva posición: «Mikel es un entrenador que me viene como anillo al dedo porque jugó en la misma posición que yo. Quiere que cuando robemos juguemos hacia adelante»

David Luiz: «Tengo un temperamento fuerte. De lo que pasó (con David Luiz) a lo que se dijo fue un encontronazo sin más».

Repercusión de Bielsa: «Hace algo diferente y especial. Me ha sorprendido y tiene bastante repercusión».

Diferencia Premier y LaLiga: «La Premier está un poco por debajo a nivel táctico y van más a lo físico. La posición de 8 es la que mejor me está viniendo».

Confinamiento: «La situación aquí no es la mejor. Estamos en casa viviendo casi en una burbuja y somos afortunados de vivir de nuestro trabajo».

Salida de Tadeo: «Una persona que descubre a dos talentos como Fabián y Ceballos no se puede echar con un mensaje».

Isco, baja de última hora para Elche «por su paternidad»

Zidane había convocado a 24 futbolistas para jugar este miércoles contra el Elche en el Martínez Valero (21:30 horas). En la lista estaban todos menos Rodrygo, que se está recuperando de la lesión que sufrió contra el Granada y que le tendrá tres meses de baja. Volvía Modric tras superar una pequeña sobrecarga y está Hazard, que tendrá minutos. Sin más novedad, pero en la mañana del mismo miércoles el Madrid anunció de manera oficial que Isco también se queda fuera de la lista porque acaba de ser padre.

La situación Isco en el Madrid es muy inestable después de que el propio jugador desvelara que quiere salir del Madrid por las pocas oportunidades de jugar que está teniendo. En este sentido, como adelantó AS, el de Arroyo de la Miel se decanta por el Sevilla para salir el próximo verano y estar otra vez a las órdenes de Lopetegui, que tan buen partido sacó de él en el propio Real Madrid y en la Selección.

El Real Madrid intentará conseguir en Elche su séptima victoria seguida, la sexta en Liga, racha que le ha llevado a ocupar otra vez los puestos de arriba de la tabla. Presumiblemente en el once del Martínez Valero formará el equipo de gala con la inclusión de Asensio por la izquierda (Lucas Vázquez por la derecha). Hazard jugará unos minutos en la segunda parte.

Ya se conocen los horarios de la jornada 16 y 17 en la Liga Santander

LaLiga ha dado a conocer los horarios de las jornada 16 y 17 de la Liga Santander, la última que se disputará en 2020. Esa jornada se iniciará el martes 29 de diciembre con el Sevilla-Villarreal y terminará el jueves 31 de diciembre con el Osasuna-Alavés. La 17 se abrirá el sábado 2 de enero con el Villarreal-Levante y terminará el lunes 4 de enero con el Valencia-Cádiz. Además, el Athletic-Barcelona correspondiente a la jornada 2 se jugará el miércoles 6 de enero de 2021 a las 21 horas.

Jornada 16

29 de diciembre:

17:00 Sevilla-Villarreal (Movistar LaLiga)

PUBLICIDAD

19:15 Barcelona-Eibar (Movistar LaLiga)

21:30 Cádiz-Valladolid (Movistar LaLiga)

21:30 Levante-Betis (GolT)

30 de diciembre:

17:00 Granada-Valencia (Movistar LaLiga)

19:15 Atlético-Getafe (Movistar LaLiga)

19:15 Celta-Huesca (Movistar LaLiga)

21:30 Elche-Real Madrid (Movistar LaLiga, El partidazo)

31 de diciembre:

14:00 Athletic-Real Sociedad (Movistar LaLiga)

16:15 Osasuna-Alavés (Movistar LaLiga)

Jornada 17

2 de enero:

14:00 Villarreal-Levante (Movistar LaLiga)

16:15 Betis-Sevilla (Movistar LaLiga)

18:30 Getafe-Valladolid (Movistar LaLiga)

21:00 R. Madrid-Celta (Movistar LaLiga)

3 de enero:

14:00 Athletic-Elche (GolT)

16:15 Alavés-Atlético (Movistar LaLiga)

18:30 Eibar-Granada (Movistar LaLiga)

18:30 R. Sociedad-Osasuna (Movistar LaLiga)

21:00 Huesca-Barcelona (Movistar LaLiga, El Partidazo)

4 de enero:

21:00 Valencia-Cádiz (Movistar LaLiga)

El futuro Madrid que se perdió

La contundente derrota del Real Madrid en Valencia (4-1) ha hecho arreciar críticas sobre la dureza del proyecto blanco, sobre su resistencia para imponerse en España y, sobre todo, en Europa, donde el Madrid ha perdido mucho empuje en las dos últimas temporadas. Gran parte de esos comentarios giran en torno al envejecimiento del plantel, a cómo el paso del tiempo ha erosionado sus virtudes y agudizado sus defectos: superan la treintena tres pilares del Madrid como Ramos (34), Benzema (32) y Kroos (30), además de otras piezas importantes como Modric (35) o Marcelo (32).

De un teórico once titular ideal, sólo Asensio (24) y Valverde (22) están por debajo del cuarto de siglo. La plantilla cuenta con relevos como Odegaard (21), Militao (22), Vinicius (20), Rodrygo (19) o Jovic (22), pero da la sensación de que el Madrid dejó marchar, por iniciativa del propio club o de los jugadores, a ciertos nombres que hoy podrían vigorizar al grupo que dirige Zidane. Son los ocho nombres del futuro Madrid que se perdió.

Achraf (22 años)

Su cesión de dos temporadas en el Dortmund fue un exitazo: jugó casi 6.000 minutos, marcó 12 goles y dio 17 asistencias. Su valoración subió como la espuma y él siempre tuvo claro que, fuese donde fuese después, debía ser para jugar habitualmente. Con Carvajal en el Madrid, sus opciones se reducían y tampoco recibió mensajes por parte del club o de Zidane que le hiciesen entender lo contrario. Se marchó al Inter dejando 40 millones en la caja (el Madrid tiene opciones de tanteo para traerlo de vuelta en un futuro) y, pese a que ha recibido algunas críticas en Italia, es uno de los pilares del proyecto de Conte. Su ausencia es más notable a la vista de que Odriozola, ahora lesionado, no llena el ojo a Zidane; pero en descargo del club, la iniciativa de salir siempre fue del hispano-marroquí.

Reguilón (23)

Su caso es el más claro y, al mismo tiempo, el más sangrante. Zidane no le quería y así se lo hizo saber al club, no así al jugador. “Yo con el míster no hablé en ningún momento, lo hacía con el club y sabía lo que el club pensaba de mí. Tomé una decisión con esa base”, explicó el lateral del Tottenham en El Chiringuito. Tras su excelente temporada cedido en Sevilla (más de 3.000 minutos, tres goles, cinco asistencias y un título de Europa League), el defensor fue descartado por Zizou y traspasado por 30 millones, aunque el Madrid se ha guardado opciones de recompra para los próximos años. A las órdenes de Mourinho, ya vuela en la Premier: se ha hecho con la titularidad en el once de los Spurs y lleva repartidas, en 645 minutos, tres asistencias.

Theo (23)

El Madrid realizó una importante inversión por el lateral francés (30 millones, seis más de los 24 de su cláusula) para sacarlo del Atlético de Madrid, tras una temporada brillante en el Alavés. Pero no cuajó de blanco en la temporada 2017-18 y fue cedido a la Real Sociedad. En el verano de 2019, el club aprovechó que mantenía cartel internacional y lo traspasó al Milán por 20 millones. En Italia, jugando para un equipo adecuado a sus condiciones (defensa en bloque bajo y contraataque), ha recuperado su mejor tono: siete goles y cinco asistencias el curso pasado, un gol y dos asistencias en lo que va del presente.

Marcos Llorente (25)

El Real Madrid 2020-21, así como el 2019-20, tiene todas las posiciones dobladas salvo una: la del mediocentro defensivo. No hay relevo para Casemiro y en cuanto el brasileño tose, el Madrid se resfría (Valencia, la última muestra). Sin embargo, Zidane prefirió que Llorente saliese en el verano de 2019 por su falta de sintonía con él; ya les fue mal en la 2017-18, después del regreso del mediocentro tras su buena cesión en el Alavés, y el gran papel que firmó con el Madrid 2018-19 a las órdenes de Solari no convenció al marsellés. El Madrid acabó traspasándolo al Atlético por 30 millones y, con Simeone, ha descubierto un rol de segundo delantero que le va como anillo al dedo: cinco goles y cinco asistencias el curso pasado, cuatro goles y dos asistencias en lo que va del presente. Ha sido llamado por España en este parón.

Ceballos (24)

Su primera temporada de blanco no fue lo que él esperaba y, cuando Zidane se marchó, se quedó a gusto en ‘Radio Marca’: “Yo trabajaba, pero llega un momento en que ves que es imposible. Yo le preguntaba por qué no jugaba, él me decía que valorara los jugadores que tenía por delante. Pero hubo un momento, con Kroos y Modric lesionados, que cambió el sistema para poner a otros. Eso te quema y te duele”. Evidentemente, mientras Zidane sea el entrenador del Madrid, Ceballos lo tendrá muy difícil para contar con un papel protagonista, de ahí que el verano de 2019 saliese cedido al Arsenal y en el pasado repitiese operación. En Londres su primer curso fue de altibajos, pero acabó convenciendo a Arteta, que pidió su regreso; esta campaña se ha asentado en el once. Volverá al Madrid en julio, pero su porvenir depende de quién ocupe el banquillo blanco.

Ceballos, con el Arsenal.

Brahim (21)

Cuando Zidane se hizo con los mandos del Madrid en el tramo final del curso 2018-19, Brahim gozó de mucho protagonismo y pareció convencer al técnico. Sin embargo, el club y el propio Zizou le hicieron saber que tendría difícil jugar y que era preferible una cesión con la que seguir progresando. Brahim se negó y lo pagó: apenas 206 minutos en toda la 2019-20, marcando un gol y dando una asistencia. Con la lección aprendida, se marchó al Milan (cedido; el Madrid se negó a incluir opción de compra), donde está desplegando su juego y formando una sociedad estupenda con Ibrahimovic. Lleva tres goles y una asistencia y todavía no se ha instalado como titular absoluto, pero lleva buen camino.

Brahim, con el Milán.

Borja Mayoral (23)

Sus dos años de cesión en el Levante fueron irregulares, pero en el segundo emergió una buena versión del de Parla, con nueve goles en apenas 2.250 minutos. Arrancó la pretemporada con el Real Madrid y Zidane le hizo saber que le quería en la plantilla, como al propio jugador se le escaparía después: “Yo le decía que tenía que salir para tener más oportunidades, pero creo que el club escuchó a Zidane y por eso querían sacar a Jovic”. Trató de retractarse, pero la delación ya estaba cometida. El Madrid no encontró sitio para Jovic y Mayoral acabó cedido en el Roma, por dos años y con opción de compra para el equipo italiano. Le está costando entrar, pero la Europa League es su trampolín: le hizo un doblete al Cluj en el Olímpico.

De Tomás.

Ampliar

De Tomás. Getty Images

Raúl de Tomás (26)

Siempre agradó más a Zidane que Mariano, pero su actitud es radicalmente opuesta a la del hispano-dominicano; RDT tuvo claro que quería jugar por encima de todo y por eso salió en el verano de 2019, rumbo al Benfica, a cambio de 20 millones. No le fue bien y en enero viajó a Barcelona, al Espanyol, donde su arranque fue espectacular: cuatro goles en los primeros cuatro partidos de Liga con los pericos. Como no pudo reflotar el barco espanyolista, rumbo a Segunda, se quedó en la categoría de plata para devolverlo a su sitio: lleva seis goles y una asistencia este curso, liderando al Espanyol, sólido líder de 2ª.

Seis victorias del Madrid en sus diez últimas visitas a Alemania

El Madrid vuelve a Alemania, un territorio que durante muchos años fue hostil para con los madridistas: hasta septiembre de 2000, los blancos no habían ganado en ninguna visita a tierras germanas: entonces los blancos se impusieron al Bayer Leverkusen 2-3, con dos goles de Roberto Carlos, un defensa con espíritu de delantero. Hasta entonces, los madridistas habían logrado un par de empates esporádico: ante el Borussia Mönchengladbach (2-2) en 1976 y otro en 1998, ante el Borussia Dortmund (0-0), que sirvió para acceder a disputar la final de la Champions de ese año, en medio de un sinfín de derrotas, alguna incluyendo sonoras goleadas (5-1 en Dusseldorf ante precisamente el Borussia Mönchengladbach, o ante el Hamburgo, ambos en Copa de Europa, o la manita recibida ante el Kaiserslautern, 5-0).

Sin embargo, la situación parece haber dado un giro de 180 gradosde las diez últimas visitas del conjunto blanco a Alemania, los blancos se han impuesto en seis ocasiones, empatando otra y perdiendo tres: han marcado 22 goles (2,2 goles de media por partido) y 14 encajados (1,4 goles por partido). Sólo ha dejado de marcar en dos ocasiones y no ha encajado en otros dos. Curiosamente, uno de sus tradicionales enemigos futbolísticos, el Bayern ha sufrido tres derrotas consecutivas en el Allianz Arena, incluyendo un 0-4 demoledor ante el equipo bávaro cuando era dirigido por Pep Guardiola. La mayor goleada de los blancos en Alemania fue en 2014, ante el Schalke 04, cuando los que dirigía Carlo Ancelotti. En una noche formidable en ataque de la BBC (marcaron dos goles cada jugador), los blancos se impusieron por un contundente 1-6.

De las tres derrotas, dos fueron ante el Borussia Dortmund. Una de ellas fue la noche mágica de Robert Lewandowski, que marcó los cuatro goles de su equipo (4-1), mientras que la otra, no sirvió para que los borussers pudieran doblegar a los blancos: habían perdido 3-0 en Madrid, mientras que en el Signal Iduna Park sólo pudieron derrotar a los de Ancelotti por 2-0. La otra fue en Wolfsburgo, en una situación pareja a la que se da hoy: fue en 2016, los blancos acababan de ganar al Barcelona en el Camp Nou por 1-2, cuando viajaron hasta la ciudad del norte de Alemania para caer estrepitosamente por 2-0. La vuelta, en el Bernabéu, vivió una de las noches mágicas de Cristiano: hizo un hat-trick para eliminar al equipo de la Volkswagen.

Hoy visita un nuevo estadio en Alemania, una nueva ciudad, con la imperiosa necesidad de sacar un punto como mínimo para no desengancharse casi de manera definitiva de la lucha por un puesto que le dé acceso a la fase de eliminatorias de la Champions. Por sus últimos datos estadísticos, no debería tener problemas, pero mejor sería no repetir algunas actuaciones del siglo XX…

Courtois: «Hazard explotará»

Reguilón siempre me llamaba jirafa en los entrenamientos y se ha quedado ahí. El primer día en el juego quise ponerme un nombre gracioso y ahí se ha quedado.

Mide casi dos metros, ¿cuánto exactamente?

Cuando llegué al Madrid me midieron en el reconocimiento médico y ya eran dos metros.

Tuvo que abandonar la concentración de Bélgica. ¿Cómo está? ¿Llegará contra el Cádiz?

Estoy bien. Después del partido contra el Levante sentí algo en el psoas. Lo miramos y era algo pequeñito. Si hubiera sido un partido superimportante de la selección podría haber jugado, pero era mejor descansar, porque se viene una temporada muy larga y semanas con muchos partidos. A veces viene bien pensar en el cuerpo. Hoy ya volví a entrenarme con el equipo.

¿Estará entonces contra el Cádiz?

Eso depende siempre del míster, si me pone o no, pero estoy bien.

Que termine un partido y digamos que el mejor ha sido Courtois es bueno para usted, ¿pero es bueno para el equipo?

Las paradas que he tenido que hacer siempre eran en momentos clave. Quizás por eso llame más la atención. Contra el Levante, por ejemplo, no tuve que intervenir en la primera parte. Tuvimos ocasiones en la segunda; igual si metemos el 0-2 o el 0-3 no se hubiera hablado de mí. Yo trato de hacer mi trabajo y al final lo más importante son los tres puntos con el equipo.

¿A usted le gusta más que se diga que Courtois fue el mejor o que no existió bajo palos porque no tuvo trabajo?

Eso al final es lo mejor. Yo pienso en el equipo, no personalmente. Quiero hacer bien mi trabajo y si toca sólo cortar alguna contra o ir por arriba y no tengo que hacer paradas porque el equipo está haciendo un buen trabajo y ganamos 3-0, pues yo encantado. Lo importante para mí es estar en esos momentos en los que te tiran una o dos veces. Prefiero eso antes que tener que hacer siete paradas, obviamente.

Hubo quien dijo que Courtois no paraba ni taxis. ¿Les quiere decir algo a esa gente?

No me hace falta contestar a eso. Yo siempre he sabido lo que tengo dentro, lo que puedo hacer. Esa crítica destructiva es muy fácil para generar debate. Yo siempre he trabajado duro y no he cambiado. Estoy siempre con la crítica constructiva de la gente cercana. Sé cuándo he hecho un buen partido y cuándo puedo hacerlo mejor. Desde mi primer partido como profesional, incluso en juveniles, he sido así.

Da la sensación de que no le afectan las críticas.

Te puede afectar un pelín. Somos humanos y también tengo sangre y emociones. Hay que saber de dónde vienen las críticas, quién las dice y apoyarte en lo que te dice el míster, el entrenador de porteros, tu familia, tus amigos… Yo soy el primero que sé cuándo he podido parar una pelota en un gol o no. Entiendo que no estábamos en un buen momento ni haciendo paradones para ganar partidos. Desde fuera siempre es muy fácil opinar. Yo creo que con consistencia se puede sacar adelante y en ningún momento he cambado mi trabajo para estar donde estoy ahora.

Por ejemplo, para usted, ¿el martes falló De Gea?

Un portero no es una posición fácil. En el gol, para David también quieren que vayas a cortar la pelota fuera del área. El balón iba muy fuerte, supongo que él justo se anticipaba a eso y le pillaron un poco descolocado. Para mí no es un fallo muy grande, porque si la pelota pasa y corta el balón lo habrá hecho muy bien y ahí está el límite en los porteros. Son decisiones de medio segundo, muchas veces te salen bien y otras no.

Usted es muy exigente consigo mismo. ¿En que aspectos cree que puede mejorar aún?

Mi mayor debilidad antes era el juego con los pies, pero lo he mejorado. Lo he entrenado mucho. Este año estamos jugando desde atrás, tomando más riesgos, pero nos ayuda en la salida de balón. Es una constante mejoría. Siempre se puede buscar saltar más lejos, ser más fuerte, más rápido… Aparte de los entrenamientos con el Madrid, algunas tardes trabajo con el entrenador personal para buscar esa velocidad aún más en los músculos. Desde hace un año tengo un cocinero para optimizar la comida y más energía. Son detalles. Cuando tienes 20-22 años no lo piensas tanto, pero cuando maduras sabes las cosas importantes y si quieres tener una carrera larga te tienes que cuidar.

Me dicen que últimamente está obsesionado con evitar las segundas jugadas…

Es algo muy importante. Muchas veces no hay opción, pero en los entrenamientos es una constante que hacemos: blocar o despejar con fuerza, para que el balón no se quede a cinco metros de tu portería, sino que se vaya a la banda o al córner. En muchas ocasiones llegan goles de la segunda jugada. No es fácil orientar la pelota, pero hay que buscar la mejoría.

¿Qué le ha dado Zidane como entrenador?

Me ha dado mucha confianza. Siempre he sentido que él contaba conmigo y es importante. Si en los momentos difíciles de septiembre y octubre del año pasado no notas que tu míster está contigo, es difícil. El fútbol muchas veces se juega mentalmente. Si no puedes soportar esa crítica o no notas que el equipo y el míster tienen confianza en ti, es difícil. El futbolista necesita estar bien mentalmente. Además es una gran figura, es un buen entrenador y se nota con los resultados.

¿De quién ha aprendido más, de Zidane o de Simeone?

Son dos entrenadores diferentes. Con el Cholo era más dejar la pelota al otro equipo, defender juntos, presionar en el centro del campo, dejar la portería a cero (aunque esto lo estoy haciendo ahora muy bien también), correr menos riesgos atrás… El año que ganamos la Liga yo muchas veces buscaba a Raúl García con la cabeza. Con Zidane es otro fútbol. La posesión es importante, salir desde atrás… Como portero, creces mucho, porque he tenido todos los estilos, también a Conte, Mourinho… Si algún día soy entrenador puedo coger lo bueno de cada uno.

¿Algún día le gustaría ser entrenador?

No lo sé todavía. Me queda mucho para saber qué me va a gustar. Igual me gusta más estar con los jóvenes, con los niños, ser entrenador de niños de 12-13 años.

¿Le llegó a afectar, le duele que los aficionados del Atlético pisoteen su placa en el Wanda, se calienten con usted?

No me duele. Es la rivalidad entre los equipos y sé lo que significa. Dentro de mí sé lo que he dado al Atlético, el 200% para ganar esos títulos. En la calle me cruzo con aficionados del Atleti y me desean suerte. Luego llegan los derbis y eso es lo bonito. Me motivan más cuando hay ese ambiente. Es lo que ahora echo de menos, que no hay afición en las gradas, que el fútbol se vive de otra manera. Si eso se queda en los estadios y no hay problemas en la calle o hacia mi familia, yo no tengo problemas, porque eso es la emoción y así se vive el fútbol.

¿Cuál es el mejor delantero que ha tenido enfrente?

Me he enfrentado a Messi, Cristiano, Ibrahimovic, Mbappé… Todos son grandes jugadores y quieres pararles los balones.

¿Para usted Messi es mejor que Cristiano?

No les puedes comparar. Son de otro mundo. Cristiano es más atlético, con su fuerza, su velocidad, ese don de gol que tiene. Messi es más el talento, los regates que no te esperas, superar a cuatro jugadores en dos metros… Pero no les puedes comparar. Hay que disfrutar de los dos y estoy orgulloso de haber jugado contra ellos y ganarles partidos y pararles. Vendrán más cracks y lo bonito es seguir parando.

¿No le hubiera gustado que Messi se fuera del Barça?

Son cosas suyas, pero para mí LaLiga es la mejor del mundo y quieres que los mejores estén aquí.

¿Un Clásico en el Camp Nou y sin público es una ventaja para quienes visitan al Barça?

Sí, en general en todos los estadios. Jugamos en Bilbao o San Sebastián, sitios donde es complicado jugar por el público. Esa falta de afición la echan de menos, porque es una ola de presión doble para el rival. El partido se juega en el césped, no en la grada, pero se echa de menos la afición.

¿Echan de menos el Bernabéu, aunque sea sin público?

Jugar en el Bernabéu es un lujo y ahora va a ser el mejor estadio del mundo. Cuando veo vídeos de partidos del año pasado se echa de menos. Pero ahora nos toca jugar en el Di Stéfano y lo estamos haciendo muy bien. Hemos encontrado nuestro hogar y es importante seguir ganando partidos, porque no es fácil cambiar de un sitio a otro.

¿Se quiere retirar en el Madrid?

Sería bonito poder jugar aquí lo que me queda de carrera. Pero primero es el día a día, jugar bien y seguir ganando. Luego ya se verá, pero claro que a mí me gustaría quedarme aquí muchos años más.

Se ha adaptado bien a Madrid, ¿no? Le gusta vivir en Madrid.

Sí, desde que estaba en el Atleti. Madrid para mí es una ciudad fantástica. Me encanta vivir aquí. En Londres lo echaba de menos. Al 90% estaré aquí toda mi vida.

¿Quién es para usted el mejor portero actual?

No me voy a mojar. Hay una selección de grandes porteros que están en los equipos más grandes. A veces uno está en mejor momento que otro, pero la calidad está siempre ahí.

¿Cree que hay un portero para cada estilo? Por ejemplo, Ter Stegen para el Barça, Oblak para el Atleti…

El Barça es un equipo que juega desde atrás, donde el portero es muy importante. No sé si hay un portero mejor que Ter Stegen con los pies, pero encaja muy bien ahí. Luego lo más importante es para y también lo hace muy bien. También Oblak, y ahora no se le exige jugar mucho desde atrás, pero si mañana se lo pides, estoy seguro de que lo hará bien. Hoy los porteros tienen que ser muy completos: jugar con los pies, ir bien por alto, salir a cortar fuera del área y parar.

¿Cree que por el modelo de juego es más arriesgado ser portero del Real Madrid?

También en Bélgica jugamos bastante ofensivo y con mucho espacio a la espalda de la defensa. Y eso para un portero es difícil, porque tienes que medir bien cuándo salir y siempre hay ese peligro de que en un contraataque te generen más peligro que en una jugada en el área. Ser portero del Real Madrid conlleva una responsabilidad por el equipo que es, los porteros que han estado antes y la presión que hay. Si sabes eso, sólo depende de ti jugar bien.

¿Necesita un ejercicio de concentración extra si el equipo domina y está mucho tiempo sin intervenir?

No. Siempre ha sido una cualidad mía mantener la concentración. La encuentras quedándote en el partido y hablando activamente con los compañeros. El problema es que si te apagas y no hablas ahí te puedes ir del partido.

¿Qué le transmite tener a Ramos por delante? ¿Espera que renueve?

Sergio es muy importante para nosotros. Lo demuestra con sus goles y en defensa. Lo otro es una cosa suya con el club, pero todos los madridistas queremos que siga. He admirado mucho a Sergio, menos una vez en Lisboa. Tengo mucho respeto por Sergio. Para mí es un honor jugar con él, también con Varane, Casemiro, los otros defensas…

¿Cuáles son las mayores virtudes del Madrid y qué tiene por mejorar?

Lo de mejorar lo dejamos dentro del equipo para no decírselo a los rivales. Este año estamos haciendo muy bien que cuando defendemos no nos generan muchas ocasiones. Desde el confinamiento estamos manteniendo mucho la portería a cero y eso es una cosa muy importante en el fútbol. Movemos bien la pelota en posesión de un lado a otro. Y creo que generamos ocasiones. Luego hay días que marcamos más o menos goles, pero es importante que lleguemos y generemos muchas ocasiones.

¿Cree que le falta gol al Madrid en algunos partidos?

En mi opinión no. Karim marca goles, también Asensio, Vini… Es cuestión de creer en nosotros. Al Betis le metimos tres goles, al Levante dos… Estoy seguro de que eso sale eso. Lo que a mí me preocuparía es si no las creáramos, pero con eso no hay ningún problema y luego en los entrenamientos yo veo cómo me las enchufan. Así que ahí no creo que haya problemas.

¿Cree que ha conseguido que nadie se acuerde de Keylor Navas?

Eso es una pregunta para los aficionados y la gente que le gusta opinar. Yo intento hacer mi trabajo, ayudar al equipo a ganar aportando mi parte y conseguir títulos. Keylor ha ganado mucho en el Madrid, es un gran portero, lo sigue demostrando en París y yo intento ganar lo máximo en el Madrid ayudando al equipo. No creo que se pueda comparar. No tengo que pensar en quién ha estado antes en la portería.

A los madridistas les preocupa Hazard. ¿Vamos a ver al mejor Hazard en el Real Madrid?

Sí, no tengo ninguna duda. Eden es el primero que quiere demostrarlo. Yo le veo muy bien y ojalá pronto lo pueda demostrar. Antes de su lesión en noviembre del año pasado llevaba dos o tres partidos muy bien y tuvo mala suerte. Salir de eso no fue fácil, pero le veo entrenar muy bien y seguro que dentro de nada va a explotar y nos da muchas alegrías al equipo.

¿Cree que lo mejor para Bale es que buscara minutos en otro equipo? ¿Cree que ha hecho bien?

Lo que uno habla con el míster es personal. No sé lo que él pensó, pero luego son decisiones que cada uno toma. Con Gareth he tenido buena relación y le deseo mucha suerte este año, aunque no esté jugando en el buen equipo de Londres [bromea]. Es un gran jugador.

«Con Theo Hernández, el Milán vuela»

El Milán ha comenzado la temporada ratificando las buenas sensaciones que dejó en el final de la campaña anterior, incluso, para ajustar más, desde la llegada de Pioli al banquillo rossonero. El equipo lombardo suma un pleno de 9 puntos y comparte la cabeza de la clasificación con el Atalanta. Se consiguió además la clasificación agónica para la Europa League y el club comienza a ver el final del túnel. Así lo ve un clásico como Gianluca Zambrotta. El exinternacional y ex del Milán también ha analizado el próximo derbi lombardo, el que se celebrará una vez pase el parón.

Para el exlateral también de Barcelona y Juventus, una de las claves del renacer rossonero es el juego por fuera y en ese aspecto se muestra maravillado por las prestaciones de Theo Hernández. No sólo por el gol que aporta, también por su despliegue, carácter y oficio. La temporada pasada firmó 7 goles y 5 asistencias en 36 partidos con el Milán. Ante el Spezia, inauguró su cuenta goleadora esta campaña.

«La belleza de Theo no está solo en el gol que tiene. Es un lateral extraordinario: empuja, tiene cambio de ritmo, crea superioridad… Ya me había impresionado desde los primeros partidos de la Serie A y entonces ya pensaba que este tipo tiene la personalidad de los grandes. Con Theo a la izquierda y Dalot en la derecha, el Milán vuela», afirma Zambrotta en entrevista en la Gazzetta dello Sport.

Duelo en el derbi con Achraf.

A la vuelta del receso internacional, al Milán le espera el derbi y Zambrotta y los aficionados se frotan las manos porque, entre otros muchos detalles, el partido puede dejar un duelo impresionante entre Achraf y Theo. Zambrotta ha reparado en ello. Achraf debutó como titular ante el Benevento con gol y asistencia. «Achraf lo hizo bien en la Bundesliga y que empezó en Italia con dos asistencias y un gol. Tanto él como Theo Hernández desempeñan el papel del extremo moderno de la mejor manera posible, será un gran desafío en el derbi».

El cambio de Sterling a Adidas le acerca al Real Madrid

¿Y si una marca de ropa hiciese a Sterling fichar por el Madrid? Se llama Adidas y según The Times tiene entre ceja y ceja que el inglés vista la próxima temporada de blanco. Y puede conseguirlo. El medio asegura que Sterling firmará un contrato millonario con Adidas en los próximos días (acaba con Nike el 31 de julio y percibirá hasta 10 millones de dólares por temporada, si cumple objetivos). Una vez se rubrique la firma, el gigante deportivo mediará entre clubes para llegar a un acuerdo.

De lograrlo sería un bombazo a nivel futbolístico y comercial. Para Adidas supondría aquello que hoy en día se denomina un win-winincorporaría a su familia a una estrella del fútbol mundial y, a la vez, lo vestiría de un equipo al que también patrocinan. Y no cualquiera, el Real Madrid.

El principal inconveniente, según The Times, es la mentalidad de la directiva madridista, que se mantiene muy reacia a fichar en este momento. La situación económica es delicada. Sterling tiene contrato con el City hasta 2023 y su valor de mercado, según Transfermarkt, es de 128 millones de euros. Adidas deberá luchar mucho para reducir esa cuantía económica si quiere convencer al Madrid.

Pocos discuten que sería un fichajazo. El extremo inglés atraviesa uno de los mejores momentos de toda su carrera. Este año ha marcado 27 goles entre todas las competiciones (17 en Premier, siete en Champions, cinco en EFL Cup, cuatro en FA Cup y uno en Community Shield). Para Guardiola es indiscutible, habiendo participado en todos los partidos poscuarentena salvo uno (ante el Burnley, jornada 30). Y en Champions es el máximo goleador de su equipo, empatado con Gabriel Jesús y con mejores cifras que figuras como Benzema (4), Salah (4) o Neymar (3).

Dejar salir antes de entrar

Otro problema para el Madrid es que tendría que hacer hueco en la plantilla para el bueno de Raheem. Zidane tiene actualmente seis futbolistas de banda: Bale, Rodrygo, Vinicius Jr, Lucas Vázquez, Brahim y Asensio. Eso, sin contar a James Rodríguez, que también podría actuar en esa posición.

Para que llegue Sterling primero habría que descongestionar esa zona, o bien con ventas (que a su vez aportarían músculo económico), o bien con cesiones. El Real Madrid sigue recelando del mercado, confía en su plantilla, esa que le ha hecho ganar la 34ª Liga. Pero Adidas tiene otros planes y el verano es muy largo.

Luis Suárez disculpa al VAR y exige autocrítica en el Barça

Luis Suárez es el primero de los grandes líderes del Barcelona que ya da por perdida LaLIga a favor del Real Madrid y pide no culpar al VAR ni a los arbitrajes del más que probable éxito del club blanco al tiempo que exige una autocrítica en el conjunto blaugrana.

En una entrevista en Mundo Deportivo que se publicará completa mañana, el delantero uruguayo es tremendamente claro ante el panorama blaugrana: «En la Liga hay que ser autocríticos: la dejamos escapar nosotros mismos. Somos conscientes de que dependíamos de nosotros y no buscar ninguna excusa. Ahora, por nuestro orgullo y por el prestigio del Barça, hay que ganar los dos partidos que nos quedan y luego centrarse de lleno en el único título que podemos pelear, que es la Champions. Si los que estamos dentro del plantel, rendimos a la altura de por qué estamos en este club, podemos pelearle a cualquiera. Un fallo en un partido puede costar caro, por eso tenemos que estar muy atentos y necesitamos de todos para poder conseguir la Champions».

Queda claro que Suárez da el campeonato nacional por perdido y que ya centra su objetivo en la Champions, lo que puede repercutir en rotaciones en las dos últimas jornadas. Y en este sentido, el delantero centro uruguayo reconoce los propios errores en la lucha con el Real Madrid y se desmarca de las quejas que en su día expresaron Gerard Piqué o el presidente Bartomeu.

Explica Suárez a Roger Torelló de Mundo Deportivo que LaLiga se complicó por culpa del rendimiento propio y asegura que «está claro que si hubiéramos estado a la altura en los partidos como ante el Sevilla, que es un rival que te puede empatar, pero sobre todo en Vigo, que fue un golpe muy duro y justo después venía el Atlético. Minimizar los detalles del VAR a veces es difícil. Sí que Gerard y el presidente hicieron públicas sus manifestaciones, pero creo que los rivales también estaban peleando cosas importantes como el Athletic, el Getafe… y eran ellos los perjudicados. En esta ocasión no sólo salíamos perjudicados nosotros, pero creo que no hay que buscar tantas excusas, sino ser autocríticos y afrontar la realidad».

Suárez a día de hoy se remite a la Champions dando LaLiga por descontada. De cara a esta competición, la receta es muy clara. Para el uruguayo hay que seguir «la dinámica que mostramos en Villarreal, que es el camino adecuado, cuando queramos pelear por cosas importantes, como es la Champions, que es lo que nos queda, todos los que estamos en el plantel, si estamos al 150%, podemos conseguir el objetivo. Fue un mensaje el partido contra el Villarreal, si queremos hacerlo, lo podemos hacer».

Courtois se aseguraría el Trofeo Zamora si no jugase más

Courtois tiene un camino fácil y eficaz para ganar el Trofeo Zamora esta temporada: no jugar ni un minuto más en Liga. El belga ostenta un coeficiente de 0.62, cifra matemáticamente inalcanzable para el resto de porteros a estas alturas de la competición, según MisterChip.

Su aterrizaje en La Castellana el verano de 2018 tuvo turbulencias, con unos primeros partidos de enormes dudas y un debate ferviente en torno a si debía ser titular o no por delante de Keylor Navas. Pero poco a poco fue afianzándose hasta hoy, cuando acaricia la posibilidad de devolverle al Madrid un Trofeo Zamora doce años después, pues un portero madridista no lo gana desde 2008 (Iker Casillas).

Zidane lo considera indiscutible y aunque no descarta incluirlo algún partido en el capítulo de las rotaciones, a priori cuenta con él para disputar el tramo final de Liga (Getafe, Athletic, Alavés, Granada, Villarreal, Leganés). Courtois ya tiene dos Zamoras en su vitrina, los ganados en las temporadas 12/13 y 13/14 cuando defendía la portería del Atlético de Madrid.

Este año, por detrás de él en la carrera están: Oblak (0.72), Unai Simón (0.86), David Soria (0.94), Ter Stegen (1.00), Vaclik (1.03), Asenjo (1.10), Masip (1.16), Rui Silva (1.17), Rubén Blanco (1.20) y Aitor Fernández (1.44). Sólo Sergio Álvarez, del Celta, ostenta un coeficiente menor (0.50), pero al haber disputado sólo dos partidos no alcanza el mínimo para optar al trofeo.