Saúl: «Pelearé para que vengan muchos más partidos que 300»

Saúl Ñíguez es todo un veterano en el Atlético de Madrid a pesar de tener solo 25 años. El centrocampista alcanzó en el último partido de Champions contra el Lokomotiv los 300 partidos como futbolista rojiblanco tras debutar en un encuentro de Europa League frente al Besiktas el 8 de marzo de 2012, todavía como jugador del filial.

En un vídeo del club, Saúl repasó sus momentos como rojiblanco, partiendo desde su llegada al Cadete B en el año 2008. «Fue una de las etapas más bonitas. Encontrar que este era el sitio adecuado para estar muchos años. Tuve compañeros para pasármelo muy bien y disfrutar del fútbol». El cuarto capitán de la plantilla colchonera se emocionó al recordar la influencia de sus hermanos, Aarón y Jony. «Fue duro no poder disfrutar de mis hermanos, que eran futbolistas y al final nos separamos cuando yo era muy pequeño. Mis hermanos siempre han sido mejores que yo y competir con ellos me han hecho mejorar». El propio Jony le enviaría un mensaje para felicitarle por la cifra alcanzada.

Saúl también recordó su debut con el primer equipo, con el ’48’ a la espalda y con una intrahistoria detrás. «El domingo anterior hice un gran partido en el Atleti B jugando de pivote con Simeone viéndolo y el jueves me puso. En el momento del debut no te das cuenta de lo que estás consiguiendo. Tengo que agradecerle al Cholo esa oportunidad». Después se asentaría en el equipo tras una cesión de un año en el Rayo, aunque Saúl confesó que la idea pasaba por jugar otro año fuera. «En la pretemporada 2014 estaba hablado irme decido otro año, pero con mi trabajo diario conseguí cambiar la opinión del míster, fui titular contra el Madrid en la Supercopa de España y me sentí partícipe».

Pero, además de los buenos momentos, Saúl recordó el peor recuerdo de su carrera, cuando en 2015 tuvo que ser ingresado en Leverkusen por un traumatismo renal tras un rodillazo de Papadopoulos en el riñón del que ya había sido operado. «Fue un momento muy duro, me estaba asentando en el equipo titular y me dieron un golpe en el riñón operado que me sufrió una hemorragia interna y externa. Lo mas duro no fue el golpe, fue ver a mi padre llorar en la ambulancia, le dije ‘papá, tranquilo, que soy un toro’ pero ver llorar a tu padre por tu salud…» Algo de lo que se desquitaría con un golazo en su vuelta. «Hasta ese momento tenía la cabeza en ese mal recuerdo, pero con el gol fui libre mentalmente».

Contra otro equipo alemán, el Bayern, llegó su gol más espectacular en las semifinales de la Champions de 2016. El gol al Bayern se da una vez en la vida, no me lo creía. Pensé ‘madre mía la que acabo de liar’, es un gol que me marcará toda mi vida». Tras indicar que «trabajaré para volver a la Selección» y recordar el título de la Europa League de 2018, donde «fue la celebración más especial, más que por el título por escuchar a toda la afición corear mi nombre», Saúl valoró la figura de Torres: «Fernando es mi ídolo y gracias a esa etapa de su vuelta puedo decir que mi amigo. Ha hecho que crezca muchísimo».

Por último, el canterano atlético habló del futuro: «Se echa mucho de menos a nuestra gente y espero que pronto este con nosotros. Los 300 partidos es una cifra más, me gustaría que vengan muchos más, pelearé para ello«. Saúl se perdió cinco partidos tras el anterior parón de selecciones después de sufrir unas molestias musculares mientras se entrenaba en Madrid, pero ya está plenamente recuperado y tras ser titular contra el Lokomotiv y el Cádiz ya tiene la mente puesta en el Barcelona.