Un plantel sin líder defensivo a cinco días para el regreso

El Betis espera un central de jerarquía a cinco días de la vuelta al trabajo. Lo hace bajo la petición expresa de Manuel Pellegrini, que de momento no tiene al líder deseado para su zaga tras la salida de Aissa Mandi y ya busca soluciones de cara a su primera gira de pretemporada por Suiza. El chileno es consciente de la dificultad por iniciar su segunda campaña en Heliópolis bajo un escenario de tantas incógnitas, sobre todo la relacionada con su defensa y la llegada de una pieza que debe ser importante en sus planes. Mientras, Antonio Cordón, director deportivo del conjunto verdiblanco, trabaja con cautela para no dar pasos en falso que perjudiquen aún más el complicado puzle de su plantel.

En cinco días regresan los jugadores del Betis al trabajo. El adiós de Emerson se vio suplido con la llegada de Sabaly, mientras que otra cara nueva como Rui Silva tardará más en incorporarse debido a su presencia ya cerrada con Portugal en la Eurocopa. A Pellegrini le preocupan más los plazos que la ejecuciónconfía plenamente en que Cordón solvente la llegada de su central y de otros jugadores necesarios para mejorar su plantel, pero la pretensión del técnico es que los plazos sean rápidos al considerar que este factor es decisivo a la hora de que el equipo sea competitivo desde el inicio del campeonato de Liga.

La merma económica minimiza de momento los movimientos de la entidad verdiblanca, que se está moviendo en un mercado de coste cero que está muy demandado y cuyos jugadores esperan cierto esfuerzo en los ofrecimientos salariales. No está siendo sencillo convencer a algunos de los deseados para la zaga, mientras que en el club hay cautela en este sentido para no repetir equivocaciones del pasado. La cuenta atrás está marcada en Heliópolis con la preocupación en esta circunstancia y a la espera de saber qué ocurrirá con Sidnei y si Bartra será capaz de dar un paso adelante para ser de nuevo importante en esta defensa repleta de incógnitas.