Neville destapa la receta del éxito para el Manchester United

Gary Neville se ha convertido en una de las voces habituales en los medios británicos a la hora de analizar a su camiseta de futbol Manchester United barata y a través de Twitter ha identificado qué jugadores necesita su antiguo equipo para convertirse en campeón de la Premier League: «Varane, Kane y Sancho = Título». Así de claro y conciso respondió a un usuario que preguntó dónde acabarían los Diablos Rojos la próxima temporada si realizase los fichajes correctos.

El marco en el que sucedió este intercambio fue un ‘Q&A’ a través de su cuenta personal de Twitter, en el cual dejó otra respuesta simpática, puesto que considera que la leyenda del United que tendría un impacto inmediato en el plantel dirigido por Ole Gunnar Solskjaer sería Roy Keane. La fiereza del excentrocampista es la pincelada que necesita, a ojos de Neville, la sala de máquinas del actual subcampeón de liga para dar un paso más de la mano de los tres superfichajes.

No son nombres al azar los deslizados por el ahora analista, ya que el interés en Varane y Sancho es añejo, mientras que el ‘caso Kane’ se ha abierto desde que este pidiera salir del Tottenham recientemente. Es más, lo confirmó en una conversación con el propio Neville que podría costarle caro al delantero, al no haber gustado a Daniel Levy que se aireen públicamente ese tipo de asuntos.

Más de 300 millones para hacerlo realidad

No sería fácil ni, por supuesto, barato. Hay que recordar que el dueño de los Spurs ha tasado a su estrella por encima de los 150 millones de euros, mientras que Varane y Sancho tienen un precio, a priori, de 70 y 90 o 100 millones respectivamente. El Real Madrid estaría dispuesto a dejar salir al francés, que termina contrato en 2022, siempre que la cantidad sea la señalada, mientras que en Dortmund hay una especie de acuerdo entre club y jugador para abrirle la puerta si alguien se acerca a las tres cifras. Esos mismos 100 millones fueron ofrecidos el pasado verano por el United para convertir al extremo en la estrella del proyecto, pero la pretensión borusser era mucho mayor.

Reniega de Cristiano Ronaldo

Neville no está convencido de la vuelta del crack portugués a Old Trafford. «Me encanta, pero es mejor que dejemos los recuerdos donde están», dijo el exdefensor a sus 46 años. Mucho se está especulando sobre el futuro de Cristiano Ronaldo. Todavía no está decidido que va a pasar con su futuro.

United: Haaland y Koundé se calientan, Sancho se enfría

No es tiempo de sonrisas en Dortmund. A pesar de contar con una plantilla cargada de talento, las piezas no conectan como en campañas anteriores y los Haaland, Sancho, Bellingham, Reyna y compañía viven una situación deportiva que añade interrogantes a la económica. Entrar en Champions y cobrar los 30 millones de euros que ello supone es crucial, porque en tiempos de pandemia, las arcas del Signal Iduna Park están cada vez más vacías. En la Bundesliga marchan sextos y aunque solo les separe un punto de los puestos de Liga de Campeones, la clasificación peligra y ello ha puesto en alerta a la directiva, que escuchará ofertas por algunas de sus estrellas.

En un principio, Sancho, Reyna y Guerreiro eran los nombres ofertados como rebajas. Ello indicaba que las alarmas de Old Trafford comenzarían a sonar, puesto que el extremo inglés fue el gran anhelo del pasado verano. Los 120 millones del pasado ahora se han convertido en 100. Sin embargo, en Mánchester crece un futbolista recién llegado desde Bérgamo. Amad Diallo, que comparte posición con Sancho, maravilló en su estreno con el filial (dos goles en la victoria por 3-6 ante el Liverpool) y Solskjaer se plantea darle la alternativa con los mayores este sábado contra el Everton (21:00 horas, DAZN). Con 18 años, hacerse con un futbolista como Sancho, con todo el futuro (20 años) por delante y el cartel de estrella ya sobre la espalda cortaría la progresión del ex de la Atalanta, fichado por unos 40 millones de euros, entre fijo y variables.

Al ataque con Haaland

De este modo, el United tendría dinero para gastar, el destinado en un principio para el extremo inglés. Y, aunque su nombre no aparezca entre los rebajados, el principal objetivo de cara al verano próximo también juega en Dortmund y no es otro que Erling Haaland (20 años). El ‘Daily Star’ desliza que el delantero noruego se ha convertido en prioridad número uno, toda vez que los flancos de ataque están más que cubiertos con Rashford, Greenwood, Diallo y potencialmente Martial, que dejaría su lugar de nueve para partir desde la banda, desde donde es mucho más peligroso. Y es que ese puesto en el centro de la vanguardia estaría reservado para el jugador que rivaliza con Mbappé como el anhelo del momento.

El noruego tiene un acuerdo por AS desvelado, que hace que su fichaje pierda complicación a partir de 2022, momento en el que el Real Madrid espera mover las fichas para hacerlo suyo. Sin embargo, son varios los equipos que tratan de adelantarse a los blancos. El Chelsea era el primero y ahora, según la información del citado medio, se une el United. La pelea se presume faraónica y la situación económica del Dortmund no ayudará a la hora de negociar, puesto que quien pregunte por el ariete sabrá de las urgencias económicas de los amarillos.

Koundé, siguiente paso

Además, el tabloide británico va más allá y apunta hacia la otra posición a reforzar por los Diablos Rojos, el centro de la defensa. No es ningún secreto que uno de los mayores debes de este renacido United es el acompañante de Maguire, puesto que Bailly o Lindelof no aportar las garantías necesarias para una temporada completa al máximo nivel. Así aparece el nombre de Jules Koundé. El sevillista se ha convertido, a sus 22 años, en uno de los centrales más prometedores del continente, sin obviar su brillante presente, y en Old Trafford estarían dispuestos a pagar los 70 millones que costaría sacarle del Sánchez Pizjuán. Ramos, en guerra de renovación con el Madrid; Alaba, siguiente pieza del ‘dominó Ramos’; y Upamecano, cuya cláusula de 42 millones a partir de junio le convierten en un caramelo, aparecen como los nombres restantes que compiten con Koundé un lugar en la lista de deseos mancuniana. Verano animado para un United al alza.

Seis victorias del Madrid en sus diez últimas visitas a Alemania

El Madrid vuelve a Alemania, un territorio que durante muchos años fue hostil para con los madridistas: hasta septiembre de 2000, los blancos no habían ganado en ninguna visita a tierras germanas: entonces los blancos se impusieron al Bayer Leverkusen 2-3, con dos goles de Roberto Carlos, un defensa con espíritu de delantero. Hasta entonces, los madridistas habían logrado un par de empates esporádico: ante el Borussia Mönchengladbach (2-2) en 1976 y otro en 1998, ante el Borussia Dortmund (0-0), que sirvió para acceder a disputar la final de la Champions de ese año, en medio de un sinfín de derrotas, alguna incluyendo sonoras goleadas (5-1 en Dusseldorf ante precisamente el Borussia Mönchengladbach, o ante el Hamburgo, ambos en Copa de Europa, o la manita recibida ante el Kaiserslautern, 5-0).

Sin embargo, la situación parece haber dado un giro de 180 gradosde las diez últimas visitas del conjunto blanco a Alemania, los blancos se han impuesto en seis ocasiones, empatando otra y perdiendo tres: han marcado 22 goles (2,2 goles de media por partido) y 14 encajados (1,4 goles por partido). Sólo ha dejado de marcar en dos ocasiones y no ha encajado en otros dos. Curiosamente, uno de sus tradicionales enemigos futbolísticos, el Bayern ha sufrido tres derrotas consecutivas en el Allianz Arena, incluyendo un 0-4 demoledor ante el equipo bávaro cuando era dirigido por Pep Guardiola. La mayor goleada de los blancos en Alemania fue en 2014, ante el Schalke 04, cuando los que dirigía Carlo Ancelotti. En una noche formidable en ataque de la BBC (marcaron dos goles cada jugador), los blancos se impusieron por un contundente 1-6.

De las tres derrotas, dos fueron ante el Borussia Dortmund. Una de ellas fue la noche mágica de Robert Lewandowski, que marcó los cuatro goles de su equipo (4-1), mientras que la otra, no sirvió para que los borussers pudieran doblegar a los blancos: habían perdido 3-0 en Madrid, mientras que en el Signal Iduna Park sólo pudieron derrotar a los de Ancelotti por 2-0. La otra fue en Wolfsburgo, en una situación pareja a la que se da hoy: fue en 2016, los blancos acababan de ganar al Barcelona en el Camp Nou por 1-2, cuando viajaron hasta la ciudad del norte de Alemania para caer estrepitosamente por 2-0. La vuelta, en el Bernabéu, vivió una de las noches mágicas de Cristiano: hizo un hat-trick para eliminar al equipo de la Volkswagen.

Hoy visita un nuevo estadio en Alemania, una nueva ciudad, con la imperiosa necesidad de sacar un punto como mínimo para no desengancharse casi de manera definitiva de la lucha por un puesto que le dé acceso a la fase de eliminatorias de la Champions. Por sus últimos datos estadísticos, no debería tener problemas, pero mejor sería no repetir algunas actuaciones del siglo XX…

La Supercopa alemana entre el Bayern y el Dortmund será sin público

La Supercopa de Alemania que medirá este miércoles al Bayern y al Borussia Dortmund en el Allianz Arena de Múnich se llevará a cabo sin espectadores, según confirmó este lunes la capital bávara en un comunicado de prensa.

De acuerdo con la información, la comisión de la ciudad para eventos extraordinarios (SAE), encabezada por el alcalde Dieter Reiter, decidió esta medida y acordó un procedimiento general que establece cuándo los eventos deportivos tendrán lugar sin espectadores o con un número reducido.

En su decisión, la comisión se refirió a la incidencia de contagios en un periodo de siete días, que es el número de infecciones por cada 100.000 habitantes en ese intervalo.

Si esta cifra es inferior a 35 en la capital bávara, el evento se celebrará con un número de espectadores reducido, es decir, hasta el 20 por ciento de la capacidad del estadio o del pabellón y si, en cambio, la cifra es de 35 o más, no se permitirán aficionados. En el protocolo de la Liga Alemana de Fútbol (DFL) se considera que el nivel de pandemia es alto a partir de 35 nuevas infecciones en una semana por cada 100.000 habitantes.