El caro peaje de Fuenlabrada

El nueva camiseta del Girona trata de alargar al máximo la alegría obtenida en Fuenlabrada (1-2), pero el triunfo quizás le salió un tanto caro. Este jueves, el conjunto rojiblanco recibe al Alcorcón en Montilivi y Michel tendrá que reinventar a su equipo. Cinco jugadores sufrirán las consecuencias de lo vivido en el estadio Fernando Torres y serán baja. Samu Saiz, Jairo Izquierdo y Adrián Ortolá fueron expulsados y Borja García y Darío Sarmiento se lesionaron. Estos dos últimos se vieron obligados a pedir el cambio durante el duelo tras sufrir problemas musculares y los presagios no son del todo buenos.

Las bajas, sin duda, son un quebradero de cabeza para Michel porque, además, las ausencias de Jairo, Samu Saiz, Ortolá, Borja García y Darío Sarmiento se unen a las de los lesionados Pol Lozano y Óscar Ureña. Este último ya no pudo viajar a Fuenlabrada por culpa de una dolencia en el bíceps femoral de la pierna derecha y estará de dos a tres semanas de baja. Pero no todo es negativo. Nadie esconde que no poder contar con siete jugadores es un contratiempo considerable, pero también toca indicar que Michel parece que ha logrado que todos los jugadores de la plantilla crean en su estilo y el técnico atraviesa uno de sus mejores momentos en el Girona. El equipo ha sido capaz de sumar siete de los últimos nueve puntos en juego y las sensaciones, por fin, van acompañadas de resultados. Este jueves contra el Alcorcón, que ocupa puestos de descenso, el bloque gerundense tiene la oportunidad de seguir dando pasos de gigante hacia arriba en la clasificación.

En esta semana de jornada intersemanal no hay excesivo tiempo para recrearse y una de las mayores preocupaciones de Michel es recuperar físicamente a sus jugadores. El Alcorcón les espera y pese a que hay bajas, el técnico también sabe que recupera a Álex Baena, tras cumplir ciclo en Fuenlabrada. El jugador cedido por el Villarreal volverá a la titularidad.

La UD Logroñés, a seguir en planta

La UD Logroñés encara un envite clave, pese a que restan dos más, para intentar esquivar el precipicio del descenso . Al equipo riojano sólo le vale ganar, ya no le resta margen de maniobra para seguir con pulsaciones. Su técnico, Sergio Rodríguez, cuenta con las bajas Gorka Pérez, Ander Vitoria y Iago López, por lesión, mientras que recupera a Clemente e Iñaki y Paulino salen de algunas molestias, aunque se esperan que se cuelen en el once definitivo este miércoles en el estadio de Las Gaunas,(19 h.). Los locales necesitan manejar la presión y ofrecer una permuta evidente respecto a sus últimos partidos, en los que han estado muy romos en la parte ofensiva. Ante el Girona, en la misma cancha, fueron superados con suficiencia. Ahora, el Fuenlabrada no se juega nada más que la honra de quedar lo mejor clasificado posible. En los dos últimos partidos (Girona y Leganés), los riojanos sólo han marcado un gol y apenas ha fabricado ocasiones.

Por su parte, el Fuenlabrada no quiere vivir con la cabeza puesta en el atropello arbitral que vivió en su última jornada. Por ello, viaja a Logroño con la intención de poner el sabor de la victoria en la boca de su afición, que vive tranquila viendo al equipo salvado matemáticamente y mostrando orgullo y ganas de competir en cada duelo. Además, si se quiere sacar algo positivo de la visita a Las Gaunas, los azulones deberán dar el 100% ante un equipo local que saldrá jugándose la vida. «Sólo podemos conseguir algo bueno, si igualamos su igualdad», afirma su míster, Oltra. El Fuenlabrada no está muy contento con las actuaciones arbitrales que han sufrido. No deben descentrarse con las acciones del colegiado.

Si hay un nombre en forma ahora mismo en las filas azulonas, es Kante. El atacante, criticado por la afición y respaldado por el club a partes iguales, encadena dos grandes actuaciones y no sólo por sus dos goles consecutivos. Sin embargo, es duda para este partido por unas pequeñas molestias ante el Rayo. Otra vez que los fuenlabreños tienen que lidiar con las lesiones esta temporada. Los que seguro que no estarán serán los sancionados Nteka, Ciss y a la espera de saber si la cuarta amarilla que vio Ibán es revocada. El que sí que volverá será un Feuillassier que abandonó los terrenos de juego cuando mejor fútbol estaba practicando con Oltra en el banquillo azulón. Una baza más para esas alas del equipo donde el técnico valenciano no termina de encontrar a sus habituales.

Las Palmas no sabe lo que es ganar en el Fernando Torres

Un golpe urgente encima de la mesa es lo que debe de dar la UD Las Palmas este sábado, a las 15.00 h.c., en Fuenlabrada, si realmente quiere comenzar a ser ese equipo que aspira a algo más que a vivir en una temporada de transición anodina, un año más, cuando quedan catorce jornadas para el final del campeonato y los de Mel se han instalado en la zona media con síntomas de cierto conformismo, a siete del playoff.

Sin embargo, curiosamente, para empezar ese cambio de rumbo necesario, el primer escenario que se le presenta por delante al equipo insular es de todo menos propicio, a pesar del escaso número de partidos disputados históricamente entre ambos conjuntos, y es que Las Palmas sólo ha visitado el estadio Fernando Torres en tres ocasiones, dos de ellas en su etapa en Segunda B, y nunca ha conseguido la victoria.

El bagaje amarillo en tierras fuenlabreñas es paupérrimo, con dos empates, el primero de ellos a cero, en 2004, y el segundo, también a cero, en enero de 2020, más una derrota, por un gol a cero, en 2005. Además, los grancanarios tampoco han sido capaces de perforar las mallas de las porterías locales en ninguna ocasión, pero por falta de arsenal no se puede quejar Mel de cara a la contienda de este sábado. Con la gran noticia de un Jesé que ya pudo aguantar los 90 minutos frente al Rayo Vallecano y la vuelta de Araujo, tras cumplir sanción, los grancanarios tienen la artillería casi al completo para darle la vuelta a esta extraña maldición.

Sus goles, llegados a estas alturas de la temporada, son más necesarios que nunca, toda vez que la UD lleva sólo dos en los últimos seis partidos de Liga, y cuatro puntos cosechados de los últimos 18 posibles. Números que, unidos a los goles encajados, 37, siendo el peor equipo de la categoría en esta estadística junto al Cartagena, invitan a la preocupación si se quiere optar a algo más. Por otro lado, la victoria amarilla fuera de casa se resiste desde el pasado mes de enero frente al Mallorca, única del curso, y ante el Fuenlabrada se antoja como crucial si se quiere dar ese el paso al frente para luchar por el playoff, que «El Bichito» pregonó en su llegada. No hay excusas para no ir con todo y cambiar una dinámica que no arroja buenos datos en las últimas jornadas.