Sin la portería a cero, el Girona sólo gana el 17% de sus partidos

Ante la falta de pegada, el Girona lo fía todo a mantener su portería a cero. El problema viene cuando esto falla y el rival marca, como mínimo, un gol. Entonces parece que el castillo de naipes construido por Francisco se viene abajo y les cuesta en exceso sacar adelante los partidos. Los números así lo constan y es que, de los 28 encuentros disputados hasta la fecha, en tan sólo diez han dejado su meta a cero. O lo que es lo mismo, han acabado 18 partidos recibiendo, como mínimo, un tanto del rival. ¿Qué pasa entonces? Ganar pasa a ser casi misión imposible.

Si el Girona recibe un gol esta temporada le cuesta no sólo reponerse, sino también ganar. El dato es claro: si no dejan la portería a cero, sólo son capaces de ganar el 17 por ciento de los partidosEl balance en los 18 encuentros que han recibido gol este curso ha sido de diez derrotas, cinco empates y tres victorias. Estas últimas, la primera fue contra el Cartagena (1-2), después en Cornellà-El Prat ante el Espanyol (1-2) y, por último, el pasado 21 de febrero, contra el Castellón (2-1). 2021 no está siendo un buen año, de momento, para el Girona en el aspecto defensivo porque en los nueve encuentros disputados, sólo en uno (ante el Sabadell), se ha acabado imbatido.

Francisco tratará de volver a incidir en la importancia de mostrarse como un equipo fiable atrás porque por ahí es por donde pasan la mayoría de opciones de éxito del Girona esta campaña. Sumar únicamente 23 tantos en 28 partidos de Liga es un dato desalentador y más teniendo en cuenta que sólo Zaragoza (22), Logroñés (20), Alcorcón (20) y Albacete (18) han logrado menos. Datos que duelen al ver en la plantilla rojiblanca a jugadores como Cristhian Stuani, Mamadou Sylla y Samu Sáiz.