Soldado completa un tridente de 34 goles en la pasada Liga

Roberto Soldado llega al Levante con galones de capitán sin brazalete. El delantero valenciano es un líder nato dentro del vestuario y un complemento ideal para José Luis Morales y Roger Martí, por su garra, experiencia y capacidad de asociación con los hombres de ataque. Que le pregunten a Cédric Bakambu, que explotó con 22 goles en la temporada 2015-16 al lado del delantero valenciano, que firmó 15 asistencias en todas las competiciones. La gran mayoría destinadas al delantero de la República del Congo.

Con Morales, Roger y Soldado, el tridente de Paco López garantiza goles y gana en carácter y pundonor. Un aspecto demandado al equipo en ciertos tramos de la temporada, incluso desde la dirección deportiva, que buscaba un perfil de estas características. Era uno de los talones de Aquiles del equipo. Soldado cumple a la perfección los requisitos.

El flamante fichaje del Levante viene de firmar 25 tantos en sus 82 encuentros en Granada, 11 y 14 por temporada, recuperando el idilio con el gol en las últimas temporadas y creciendo especialmente como futbolista fuera del área, explotando como nunca las virtudes de sus acompañantes. ‘Comandante’ y ‘Pistolero’, con 13 y 12 goles, respectivamente la temporada pasada, quieren sacar jugo de su buen momento con esa sociedad. El de Torrent, además, viene superando la decena de goles en las últimas tres campañas.

El técnico de Silla ya se frota las manos con las posibilidades que le da al equipo el delantero que venía reclamando los últimos años. Incluso en bastantes tramos del pasado curso echó mano de Gonzalo Melero en punta para sacar partido a su juego aéreo e instinto en el área. Soldado reúne todas las características. A sus 36 años, llega al Levante para completar un tridente de máximas garantías.

Vicente Moreno recupera a Budimir para la ‘misión imposible’

EI Mallorca recibe sin red al Levante (sigue el partido en directo en As.com). Las cuentas del conjunto bermellón para alcanzar la permanencia pasan por sumar esta tarde los tres puntos ante un equipo granota que llega a Palma con todos sus objetivos cumplidos y que piensa rotar. Los de Vicente Moreno se inspiran en la machada de 2005, con Héctor Cúper de técnico, cuando lograron una salvación tan agónica como dulce.

El Mallorca centrará todos sus esfuerzos en vencer al Levante y después colocará sus ojos en los resultados de Eibar y Alavés. Si alguno de los dos (o los dos) caen, los bermellones se colocarían a solo tres puntos de la salvación. Y entonces la gran evasión no sería una utopía. Vicente Moreno recupera a Budimir y Valjent y la única duda está en el lateral zurdo: Lumor o Gámez. Si el primero está recuperado será titular. Además, si hay un día el que se debe arriesgar es este. Todo o nada ante un Levante que recupera a Bardhi.