Gerard coge el testigo de Riquelme

Emery vino para esto y, de momento, ha cumplido con creces: ha metido al invicto Villarreal de nuevo entre los mejores de Europa al clasificarle para sus quintas semifinales. Esta vez se verá las caras frente al que fue su equipo, el Arsenal, y el verdugo del Submarino en la Champions de 2006 en aquel careo que siempre será resumido con la foto de Riquelme abatido. Ahora queda por dilucidar si el técnico pasará a la historia del club, es decir, si es capar de conducirle a su primera final, o se queda en la orilla donde llegaron otros colegas como Paquito, Pellegrini, Garrido y Marcelino. En tres semanas saldremos de dudas. La antesala de la gloria que espera en Polonia se celebrará el 29 de abril en Vila-real y el 6 de mayo en Londres.

El Villarreal hizo bueno el 0-1 de la ida y, aunque el Dinamo estuvo más respondón que en su estadio, sufrió lo justo en la vuelta. En el primer tiempo sentenció por una ambición desbordante. Es lo que tiene jugar con Gerard como abanderado y rodearlo de titulares, algo que no pudo llevarse a cabo en la última jornada de Liga (derrota ante Osasuna) debido a que el calendario empieza a pasar factura. La defensa volvió a mostrar un nivel excelente, con Foyth de apagafuegos, con Albiol y Pau como estable pareja de hecho y con Pedraza recorriendo los cien metros lisos sin descanso. El regreso de Trigueros dio otra alegría al juego. Y el de Chukwueze, más desborde y pegada. Sus zurdazos en el 25’ y 76′ casi tiran los palos de Livakovic.

Lo de Alcácer fue algo sorprendente por su sequía y por el estado de forma de Bacca, pero los grandes jugadores han de estar en las grandes citas. Y Paco ha vuelto en el momento decisivo. Siempre está donde debe. El delantero amplió la renta en el 36’ al empujar un servicio de Chukwueze que nació, cómo no, en la cabeza de Gerard. Su pase resume a la perfección lo que es y por lo que alguno medita pagar: un diez mayúsculo. El internacional no tuvo suficiente, así que aprovechó una galopada de Albiol en un escarceo al área rival para convertir un rechace en una preciosidad (43′). Con el 3-0 global, el Submarino se gustó e hizo disfrutar sin bajar los brazos. Pudo golear. La segunda mitad, con lo que se viene en estos trepidantes cuarenta días, sirvió para ir pensando como hincarle el diente al todopoderoso Arsenal. Por eso concedió un golazo de Orsic. Una simple anécdota. Lo crucial y lo más bonito del fútbol es que a menudo permite una segunda oportunidad. Y aunque sea desde casa, bendito pueblo de Vila-real y fieles de este equipo, disfruten. Gerard es muy cabezón y se ha empeñado en aliviar el eterno sufrimiento del gran ídolo Juan Román.

El Villamarín, juez decisivo en el sueño bético hacia Europa

Atlético de MadridValencia y Athletic de Bilbao. Son los tres próximos rivales del Betis en Liga y todos ellos visitarán el Benito Villamarín para medir la fiabilidad de la candidatura verdiblanca a Europa. Tres citas en casa que esperanzan a la afición bética con miras a la consecución del objetivo continental, el que se pronunciaba en silencio a inicios de la temporada y que ahora sí asalta la escena liguera en su plenitud. «Siempre es mejor que juguemos en casa«, aseguró Manuel Pellegrini hace unos días al ser preguntado por la conveniencia de encadenar tres citas seguidas en casa. Las cifras dan cierto optimismo a los verdiblancos: no conocen la derrota en el Villamarín desde hace dos meses, cuando el Barcelona de Ronald Koeman asaltó su feudo.

No mostró una fiabilidad tan certera el Betis en su casa durante toda la temporada, pero su salto cualitativo en este 2021 posibilita también una mejoría notable en este parámetro. Con el Atlético como primer adversario en esta particular carrera por Europa, Pellegrini pretende que el sello instalado en Heliópolis durante el segundo tramo de temporada tenga signos de continuidad hasta el final. Sin público, pero con la confianza renovada por las buenas actuaciones del equipo en las últimas jornadas como local.

También se agarra el proyecto verdiblanco al buen hacer de su técnico en los tramos finales de temporada. Lo demostró con el Villarreal, el Málaga y el Real Madrid. El momento decisivo para cumplir con los objetivos le abre las puertas al Betis con el Villamarín como testigo de excepción para medir si las expectativas crecieron por encima de lo permitido o no. «Estamos donde queremos estar, tenemos que hacerlo bien ahora para poder seguir hasta el final», valoró ayer Andrés Guardado, consciente que las tres próximas citas en Heliópolis pueden suponer un punto clave en este curso.

Domingos Duarte: «La gente nos da las gracias porque se siente orgullosa del equipo»

¿Qué tal le va la vida por Granada?

Mejor imposible, ¿no? Cuartos de final de la Europa League, 36 puntos y se vive muy bien en la ciudad. La gente no puede entrar en el campo, pero siempre tiene una palabra amiga. Estoy muy a gusto y quiero seguir aquí mucho tiempo.

Tiene contrato hasta 2023. ¿Se quedaría más tiempo si por usted fuera?

Si, claro. Aquí estoy muy contento. Luego ya veremos lo que pasa en el futuro. Seguiría sin ningún problema.

¿Le han propuesto ampliar su contrato?

Que yo sepa, de momento no. Pero no creo que sea el momento de hablar de eso. Al final de temporada ya hablaremos todos y nos reuniremos y veremos que es lo mejor para todos.

¿Cuál es la clave o el secreto en el éxito de este Granada?

Creo que nuestra identidad. Los valores que tenemos como equipo. Porque somos un verdadero equipo. Pensamos más en el equipo. Esa es la clave de la salud, entre comillas, de un equipo y creo que hay que seguir en esta línea. Hay partidos buenos y partidos malos, pero todo pasa. En la adversidad somos muy buenos no creo que pase nada porque no estuviéramos finos contra el Villarreal. Ahora tenemos toda la ilusión del mundo en el partido contra el Manchester y con ganas de pasar la eliminatoria.

El Manchester es un equipazo.

Un buen equipo. Nosotros tenemos también nuestras armas y hay que saber contrarrestarlos, de una manera o de otra. En una eliminatoria todo puede pasar y hay que estar preparados. Es un equipo que juega en transiciones rápidas. Nosotros tenemos nuestros puntos y nos adaptaremos a su manera de jugar. Seremos el Granada de siempre.

Tiene jugadorazos como Cavani, Rashford, Pogba, Bruno Fernandes…

También muchos jugadores que están en el Granada pueden llegar donde están esos jugadores. Tenemos gente joven y con experiencia. Esa mezcla puede ser que ayude a la gente joven a dar el salto y estar a la altura de ellos. Todo empieza por algún lado y todo tiene su momento. Y creo que puede llegar nuestro momento.

¡Qué pena que este partido se juegue a puerta cerrada!

Si tuviéramos a nuestro público sería más fácil o menos difícil para nosotros, como quiera interpretarlo.

El sueño de ganar esta eliminatoria está presente.

Claro que sí. Es un partido maravilloso para poder disfrutarlo desde la responsabilidad que tenemos. Somos club que está muy bien en este momento y que está viviendo los mejores años de su historia y por eso hay que luchar y seguir sumando cosas arropados por la gente desde sus casas y por la gente del club que trabaja todos los días. Es un momento para disfrutar todos juntos.

Está siendo una temporada muy bonita, larga y con muchas complicaciones.

El equipo siempre tira para adelante. Esa es nuestra identidad. No buscar excusas, porque de excusas no vive la gente que tiene éxito y nosotros estamos viviendo en Granada tres años de historia. En el primero, el del ascenso, yo no estaba, en el segundo nos clasificamos para la Europa League y en este estamos haciendo otra buena temporada.

¿Nota por la calle el cariño de la gente?

La gente hasta nos da las gracias. Así que imagínese. No hay mejor sentimiento que cuando un aficionado de tu club te da las gracias porque se siente orgulloso y se ve bien representado por los jugadores del club de su ciudad. No hay mejor sentimiento que ese para un jugador.

¿Pondrá en su balcón una bandera del Granada al igual que los aficionados?

Entiendo a la gente que lo haga porque es el club de su ciudad y eso aporta un granito de arena para poder hacer lo que queremos que es pasar la eliminatoria.

Otro sueño cumplido ha sido haber debutado con Portugal.

¡Si señor! Era un sueño desde niño cuando jugaba con el Estoril Praia. Pude debutar tanto en partido amistoso como en oficial. Estoy muy contento y ahora toca seguir sumando experiencias de este nivel. Estoy preparado.

Contra Azerbaiyán formó pareja de centrales nada menos que con Rubén Días.

Muy buen jugador y persona. Aun teniendo la edad que tiene (23 años) es un ejemplo para toda la gente porque se lo ha ganado con todo su trabajo y dedicación al fútbol. Es un chico muy tranquilo y profesional. Sabe lo que quiere.

Y Fonte…

Estar entre los cuatro, cinco o seis mejores centrales de Portugal no es una cosa fácil. Toda la gente que esté ahí tiene mucha calidad.

¿Cómo le recibió Cristiano Ronaldo?

Es muy majo. Es el capitán. La figura mayor de nuestro país, de nuestra selección. Es una persona con la que puedes hablar de lo que sea. La gente dice que se cree mucho, pero no tiene nada que ver. Pero si fuera así, ¿si no se puede creer quién se puede creer? ¿Entiende lo que le digo?

Físicamente se le ve bien.

Impresionante cómo se cuida, cómo come. Es otro ejemplo. La selección portuguesa está hecha de grandes profesionales y grandes personas.

¿Cree que volverá al Real Madrid?

De eso no tengo ni idea. Los madridistas le piden que vuelva, ¿no? Eso dicen.

¿Cómo fueron sus comienzos como futbolista?

Empecé con siete u ocho años en el Cascais, el equipo de donde soy yo. El campo era de arena. Todos hemos empezado por el barro y vas dando pasitos hacia delante. Luego pasé al Estoril Praia. A los 15 años no tenía la intención de ser jugador profesional de fútbol. ¡Claro que es la ilusión de cada niño! Pero después, cuando te pones serio, tuve una conversación con un entrenador mío de sub-15 o sub-16 y me dijo que si me lo creía, podría llegar a donde estoy ahora mismo. Y al final le doy toda la razón y yo por mi parte, poniendo todos los días en todos los entrenos y partidos. Quiero seguir dando pasitos adelante en el fútbol.

¿Siempre defensa central?

Algunas veces he jugado de pivote, pero prefiero jugar de frente para la portería y no al revés (risas) se me complica un poco… también me gusta subir a rematar, pero este año solo he marcado uno. A lo mejor antes de final de temporada llegan dos más. ¿Quién sabe?

¿Cómo fue su experiencia en el Sporting Clube de Portugal?

Fue una experiencia y aprendizaje diferente porque llevaba, entre comillas, un rollo más de amigos. Pero cuando llegas a una cantera como es la del Sporting donde han salido Cristiano, Cuaresma, Figo pues te lo planteas y te dices “si estoy aquí es por algo”.

Y de ahí al Deportivo.

No le puedo mentir. Me ha encantado A Coruña. Es un poco parecida a Portugal. He estado muy a gusto y siempre que me pregunten hablaré bien porque es una tierra a la que tengo mucho cariño y mucha ‘morriña’ como se dice ahí. Nos quedamos a las puertas del paraíso. No pudo ser. El fútbol te la devuelve y he podido jugar en Primera División y estar en Europa y todo pasa por algo. Hay que seguir por muchos palos que haya en las ruedas como se dice en España.

Una lástima que el Deportivo esté en esta situación.

Me da mucha pena. La verdad es que es una situación delicada del club y para la gente de ahí. El Depor es un club que ha vivido experiencias increíbles a nivel de Champions League y con jugadores importantes como Bebeto, Valerón, Djalminha… la ciudad se merece más y seguro que llegará su hora de volver a la élite porque se lo merecen. Seguro que se le levantará.

El Granada pagó por su traspaso tres millones de euros y el Sporting se aseguró el 25% de una futura venta. ¿Por qué eligió este equipo?

Por el proyecto. ¡Y mire cómo estamos! El proyecto me lo enseñó Fran (Sánchez, el director deportivo) y en su día Antonio Cordón (de la asesora Hope. Ahora está en el Betis) y Antonio Monterrubio (el director general). Fue muy fácil. Tenía otra opción el Primera (era el Mallorca). Tomé la mejor decisión. Es un club donde no te falta de nada. La gente del club está siempre pendiente de ti por si necesitas lo que sea y la verdad es que tengo todas las herramientas para ser jugador profesional de fútbol y no me puedo quejar absolutamente de nada.

Monterrubio dice que todo el club es una familia.

Es lo que le decía. Los valores del club y del equipo son pensar todos como uno y que todos somos parte del equipo. La familia se compone de individuos. Y si todos los individuos piensan de la misma manera, encuentras el éxito. En eso se basa nuestro ‘suceso’ (en portugués acontecimiento de éxito).

Y ‘Eterna Lucha’, el lema del club.

Eterna lucha. No hay otra forma de encarar la vida. Es un lema que tiene el Granada, pero creo que todos deberíamos tener en la vida. Pase lo que pase, si tu sigues hacia delante tu conciencia está más tranquila y estás más cerca de lograr tus objetivos.

Diego Martínez, un entrenador exigente donde los haya.

Claro que sí. La exigencia te lleva a la profesionalidad. Diego es muy exigente, sabe lo que tiene que hacer y eso es muy positivo para nosotros. Entiende mucho de fútbol y además es un excelente conversador. Puedes hablar de todo con él y es otra de las personas del club que no te dice ‘no’ a nada. Eso es importante porque con él todos nos sentimos a gusto, hay quien juega más o lo hace menos, pero todos estamos contentos porque estamos jugando casi todos.

Le llaman ‘El Chamán’

‘El Chaman’ ¿Y eso que significa?

Un hombre que en algunas culturas hace predicciones, con poderes ocultos y que suele aconsejar y orientar. Especie de líder…

Pese a su edad (40 años, entrenador más joven de Primera) tiene muchos conocimientos. Es una persona que sabe mucho de la vida y eso ayuda mucho a que uno se sienta tranquilo y ponga en valor las cosas importantes que tiene la vida. No solo el fútbol. A Diego le gusta mucho su trabajo, pero sabe que también hay una vida.

¿Cómo ve a los otros centrales del equipo, Germán, Nehuén y Vallejo?

Buenos centrales. El Granada es un club al que muchos futbolistas miran y quieren jugar aquí- Tenemos a cuatro centrales y también a Víctor Díaz, que puede jugar de central. Tenemos mucha calidad. La competencia interna te hace mejor día a día porque sabes que como no estés bien jugará el otro, que en eso el míster es muy claro. Es por rendimiento y así debe ser. Tocos concentrados en el objetivo y en el mensaje que nos transmite el míster.

Quien está que se sale es Kenedy.

Kenedy es un jugadorazo. Y si se lo cree más, puede ser aún mejor. ¡Mire la calidad que tiene! Está a los ojos de todos. Es una cuestión de que ponga en su cabeza que es muy bueno y que puede llegar hasta donde se proponga. Como cualquier jugador del equipo. Pero Kenedy está en los ojos de todo el mundo porque se está saliendo.

¿Cuándo sea mayor le gustaría ser como Soldado y Jorge Molina?

¡Claro que sí! (risas de nuevo). Si puedo estar hasta los 40 años jugando, rindiendo y ganando como hacen ellos… Son un ejemplo para la juventud del vestuario porque son gente con hambre que compite a por todas con la edad que tienen. Y estamos hablando de la edad que tienen como si fueran 50 años. Para el fútbol, en teoría, tener 36, 37 o 38 dicen que se es viejo. Pero estás viendo que si la gente se cuida pueden jugar más años y disfrutar de lo bonito que es el fútbol.

¿Su central de referencia?

Me gustaba mucho Nemanja Vidic cuando jugaba con Ferdinand en el Manchester United. No le voy a decir que veía sus partidos por Vidic, lo hacía por Cristiano. Pero luego me saltó a la vista su juego, la contundencia que tenía. Si había que despejar, despejaba y si había que jugar, jugaba. Era un tío muy pragmático y eso en un central es muy importante.

Una pena para el Granada que se vaya Rui Silva.

Dicen que se va. Todo lo que sea bueno para Rui, yo encantado. Como sabéis es uno de los que mejor me llevo en el vestuario. Es un chico maravilloso y se merece lo mejor porque desde que llegué me arropó muy bien dentro del equipo y vaya donde vaya, que sea para bien. Encantados con él. No podemos hacer más que agradecerle su profesionalidad en toda esta situación porque no es fácil para él y hay que arroparle en este momento. Rui lo está haciendo muy bien. Es uno de los mejores porteros de la Liga si no el mejor. Juega bien con los pies, fuera del área y su portería igual. Veo muchas cosas que no les veo a otros.

¿De no haber sido futbolista, qué sería de su vida profesional?

No lo sé. Tengo algún interés en la parte de la economía, de poder gestionar una empresa. Yo he tirado por la gestión del deporte. He entrado en la Universidad en su tiempo, pero no pude compatibilizar las dos cosas.

Mayoral se ve en octavos

El Roma, amparado en el acierto del español Borja Mayoral y del bosnio Edin Dzeko, encarriló su pase a los octavos de final de la Liga Europa tras vencer en Portugal al Braga (0-2), en el encuentro de ida de los dieciseisavos. El balcánico abrió el marcador a los cinco minutos tras aprovechar un pase de Leonardo Spinazzola.

El atacante español aprovechó bien sus minutos. Empezó en el banquillo, igual que Gonzalo Villar que entró al inicio de la segunda parte por el brasileño Ibanez. Mayoral salto al campo después, en el 70, por Dzeko, Y un cuarto de hora después aprovechó el balón recibido por Jordan Veretour para batir al meta brasileño Matheus. El conjunto luso jugó desde el minuto 54 con diez jugadores por la expulsión de Ricardo Esgaio. El portero Pau López y Pedro Rodríguez salieron como titulares.

Januzaj: “Vuelvo a casa, pero mi corazón está en la Real”

Adnan Januzaj es el vínculo más fuerte que existe entre la Real Sociedad y el Manchester United. El atacante belga se terminó de forma como futbolista en los Red Devils y en la actualidad es uno de los jugadores más talentosos de la plantilla txuri-urdin. Ambos clubes se volverán a ver las caras en Europa en los dieciseisavos de final de la Europa League, después de que ya coincidieran en el mismo grupo de la Champions League en 2013. “Está claro que vuelvo a casa, donde he crecido como jugador, pero mi corazón ahora está en la Real Sociedad y voy a dar el máximo para que pasemos nosotros. Yo soy de la Real y estoy muy contento de estar aquí”, señala Januzaj a los medios oficiales del club realista.

Januzaj llegó a jugar con el Manchester United 63 partidos oficiales, marcando cinco goles, mientras con la Real ya ha disputado 101 partidos con 16 goles. Será un partido especial para el extremo belga, que confía en la Real a pesar de que el reto es mayúsculo. “Estamos jugando muy bien, de momento. Tenemos un equipo joven, pero con mucha calidad. Tenemos a David Silva, que nos da madurez al juego, a Nacho Monreal, ambos han jugado antes en la Premier y saben cómo es jugar allí”.

Por esa razón, Januzaj se lanza y avisa al United. “Será un partido difícil para nosotros, pero para ellos también, e intentaremos ganar como siempre”. Y tiene clara cuál es la receta. “Tenemos que jugar como jugamos siempre. Hemos hecho grandes partidos contra el Barcelona, el Madrid y el Nápoles. Tenemos siempre al balón, no tenemos miedo a nadie porque tenemos mucha calidad”. Januzaj, confiado en su vuelta a Manchester.

Özil, Milik, Khedira, Romero o Vecino, descartes notables en las listas europeas

Las listas para competiciones europeas hechas públicas oficialmente hoy, han dejado constancia de que hay varios ilustres del fútbol europeo que no cuentan para nada en sus equipos y que, en consecuencia, no han sido inscritos bien para jugar la Champions League bien para jugar la Europa League. Así, se veía venir la ausencia de Özil en el elenco presentado por el Arsenal para jugar la Europa League, de quien sí forma parte Thomas Partey, el flamante nuevo fichaje del club londinense. Özil, que no juega con su club desde marzo, ha recibido un nuevo golpe al verse excluido de la lista A que ha presentado Arteta. Ninguna sorpresa, pero un nuevo revés para el alemán al que el club londinense deberá seguir pagando su generoso salario, pero al que no se le verá de corto en el césped. Arteta tampoco ha incluido a Sokratis Papastathopoulos, el central no ha entrado en la lista.

No son los únicos casos sangrantes. A la Juventus le sucede algo parecido con Khedira, otro alemán. El centrocampista, que en los últimos tiempos se ha pasado más tiempo en la enfermería que en el campo, no cuenta para Pirlo y era una de las piezas a sacrificar en el lavado de cara que Paratici ha intentado hacer en la plantilla. Pero no ha habido manera de llegar a un acuerdo con Khedira para bien ser traspasado bien rescindir el contrato. Ya la temporada pasada, por los problemas de cupos para confeccionar la lista, la Juventus tuvo problemas y Sarri dejó fuera a Emre Can, quien en enero fue traspasado al Dortmund. En la lista de la Juve sí está ya Chiesa, flamante nuevo fichaje.

Arkadius Milik es otro notable que no podrá jugar en Europa, en este caso con el Nápoles. El delantero polaco estaba en el mercado desde que se negó a renovar, Giuntoli quería buscarle destino y él marcharse, de hecho ha estado en todas las quinielas para los grandes del Calcio, pero al final, quizá perjudicado por el efecto dominó de la no salida de Dzeko en la Roma, se ha tenido que quedar. Ahora también se ha quedado, pero sin Europa League y el reparto en ataque del Nápoles está más que completo.

En el Inter, por su parte, para jugar la Europa League se ha prescindido de Matías Vecino. El medio uruguayo estaba en el mercado, pero Conte ha tenido que elegir entre él y Nainggolan, que también estaba en la rampa de salida. Finalmente, se ha decantado por el belga. Vecino, aún convaleciente, debe volver en menos de un mes, pero Conte no parece contar con él.

En el United, por ejemplo, otro gran damnificado ha sido Sergio Romero. Él y el también argentino Rojo no han sido inscritos por el Manchester en la Champions. El caso del portero es sangrante ya que en las últimas horas su mujer rogaba justicia para su marido y que el club inglés le liberara para poder buscarse equipo. Phil Jones tampoco ha tenido sitio en el United.

En la reforzadísima plantilla del Bayern se ha quedado fuera el joven Kouassi. Mientras, En el Liverpool se lleva tiempo buscando destino a la fina zurda de Harri Wilson. El canterano no ha sido incluido en la lista y espera un destino en la Premier. Las lesiones de larga duración han dejado fuera a otros jugadores habituales como Bernat (Bayern), Zaniolo (Roma) o Lulic (Lazio).

Algunos ilustres se han quedado fuera y otros clubes, como el Atlético, han tenido que rellenar la lista con jugadores de la cantera para llegar a 25. Así, el Atlético ha incluido a Ismael Gutiérrez, centrocampista recientemente fichado del Betis para el filial pero que, al igual que Toni Moya, figura en la lista A. Manu Sánchez, por su parte, aparecerá en la lista B rojiblanca, como probablemente también lo hará Eric García en la del Manchester City, ya que no está en la A. En el Real Madrid, el canterano Hugo Duro aparece también en la lista A.

Banega y Ocampos son una mina

Un gol de Lucas Ocampos, el 17º que marca esta temporada, mete al Sevilla en semifinales de su competición, la Europa League, después de un ejercicio de paciencia, fútbol de toque y resistencia que se acabó imponiendo al rudimentario pero muy bien ejecutado fútbol del Wolves. El equipo inglés tiene en su plantilla a nueve portugueses, incluido su entrenador, Nuno, pero practica la defensa baja y el kick and rush con la precisión que había en las islas hace 30 años, adobada ésta por no poca calidad. Casi le sale bien, o al menos comienza a salirle, porque falló un penalti que le hubiera puesto las cosas mucho más difíciles al equipo de LopeteguiLo paró Bono y luego el campo se inclinó siempre hacia abajo para los nervionenses, que se colocan en el penúltimo escalón hacia el título por sexta vez su historia. Espera el domingo el Manchester United, nada más y nada menos. En Colonia.

«Que no se mueva un varal», había arengado Monchi a través de las redes sociales horas después de eliminar a la Roma de manera brillante. Y Lopetegui le hizo caso. No tocó la alineación el entrenador vasco, que aunque en la previa avisaba de que los Wolves no se parecen en nada al equipo italiano, volvía a enfrentar una zaga de tres centrales. Pero ésta mucho más blindada, predispuesta a no tener el balón y acularse cerca de su portero cuando hiciera falta. Contra equipos así el Sevilla se ha sentido habitualmente incómodo esta temporada y le volvió a pasar.

El pivote holandés Dendoncker, una de las novedades del once inglés, perseguía a Banega hasta el bañoNavasOcampos y Reguilón apenas disponían de espacio para correr y al Sevilla le costaba una barbaridad hilvanar jugadas cerca de área rival. Tampoco es que el Wolverhampton, que no quería la pelota, creara demasiado peligro… para vaya el que creó: nada menos que un penalti. Adama tocó poco el balón pero cuando lo hizo resultó casi imparable. A los 10 minutos montó una galopada tremenda desde su propio campo y Diego Carlos no tuvo más remedio que derribarle cuando encaraba a Bono. El portero marroquí justificó su nueva titularidad, aunque Vaclik se encuentre ya recuperado desde hace semanas. Bono le aguantó la paradinha a Raúl Jiménez y, ojo, provocó el primer fallo del delantero mexicano desde los 11 metros en toda su carrera profesional de clubes. Sólo había errado uno antes, de 27 lanzamientos, y había sido con su selección.

La vida extra tampoco espoleó lo suficiente a un Sevilla que había salido alobado, que casi nunca se pareció al que maravilló en los octavos. No lo suficiente como para inquietar a menudo a Rui Patricio. Algún tiro aislado de Suso, un chut de Ocampos, incómodo en el campo, que se marchó cerca del poste y varios saques de esquina sin ni siquiera remate fueron lo que alumbró a los de Nervión, que se marcharon al vestuario con la felicidad del fallo rival desde el punto de penalti.

Le costaba al Sevilla encontrar una rendija también en la segunda mitad pero lo consiguió Ocampos. Pero a Jordán, que debía rematar a gol su pase de la muerte, le robó la cartera Dendoncker. El catalán se lamentaba de no haber protegido su disparo en una semiocasión muy clara de gol. En Nesiry, poco después, se bloqueó tras una gran jugada delante del portero. Tampoco Koundé acercó a rematar entre los tres palos un buen centro templado por Suso.

Banega ponía a prueba a Rui Patricio en una falta frontal que le salió demasiado centrada. Se había metido ya descaradamente en su redil hacía mucho tiempo el Wolverhampton, que seguía relativamente cómodo y aguardaba una ocasión de morder en una pelota larga, una contra, un balón al área… El que marcó de cabeza así, sin embargo, fue el Sevilla. Banega avistó el punto de penalti y allí encontró a Ocampos, su compañero de barbacoa, que peinó lo suficiente como para que entrara después de botar, como mandan los cánones del cabezazo. Ya no quedó tiempo para nada.

El Inter vuelve a una semifinal europea tras 10 años

El Inter conquistó su primera semifinal europea desde 2010 derrotando 2-1 al Leverkusen con un marcador demasiado ajustado por lo que se vio en el campo. Los italianos parecieron solventar el trámite en apenas 20 minutos. Un comienzo de partido intenso y ordenado les llevó a adelantarse con Barella, que aprovechó el rechace de Sinkgraven tras un disparo de Lukaku y batió a Hradecky con el exterior de pie. El belga, en el 21′, firmó el 2-0 con su impresionante poderío físico, defendiendo el balón en el corazón del área ante Tapsoba y superando al meta rival con un disparo mientras caía al suelo.

Fue un tanto histórico: con este, el punta sumó nueve partidos seguidos de Europa League marcando goles y batió el récord de Alan Shearer. Cuatro minutos después, sin embargo, Havertz se confirmó como el hombre más peligroso entre los alemanes recortando distancias tras una combinación con Volland.

El tramo más emocionante del partido terminó con un posible penalti por una mano de Sinkgraven que el colegiado concedió y, luego, anuló tras haber visto las imágenes del VAR. En la reanudación los de Conte rozaron el 3-1 varias veces, pero desperdiciaron demasiadas ocasiones y en el descuento el videoarbitraje les quitó otro penalti, que el árbitro pitó por una falta de Bellarabi sobre Eriksen (que entró muy bien en el 60′), y canceló por una mano de Barella. El 3-1 no llegó, pero sí lo hizo la clasificación. Y fue merecidísima.

Solskjaer: «Sabíamos que teníamos que ser pacientes»

El técnico del Manchester UnitedOle Gunnar Solskjaer, se mostró este lunes «muy satisfecho» por el apretado triunfo de su equipo contra el Copenhague, valoró la paciencia de su equipo y recordó que lo importante era pasar a semifinales.

«Sabíamos que teníamos que ser pacientes. Creamos muchas oportunidades, pero los pequeños detalles como los postes o un fuera de juego por centímetros nos impidieron hacer más goles», declaró el técnico noruego a la televisión danesa «6’eren».

Solskjaer dijo no estar sorprendido por la resistencia del rival, que forzó una prórroga que pocos esperaban, y aseguró que se trata de un equipo «muy bien organizado» y que el partido no fue más difícil de lo que habría imaginado.

El entrenador noruego elogió la actuación del portero del Copenhague, Kalle Johansson, quien aseguró había jugado «el partido de su vida».

«Estoy muy satisfecho por la respuesta de los jugadores y por haber pasado a semifinales», afirmó.

Solskjaer admitió no obstante que su equipo había cometido algunos errores que dieron opciones de marcar al rival.

Solbakken: «Sus individualidades decidieron en la prórroga»

El técnico del CopenhagueSatle Solbakken, destacó este lunes al término del partido de cuartos de final de la Europa League que su equipo había plantado cara en el tiempo reglamentario, pero que la calidad del Manchester United decantó el resultado.

«Los primeros noventa minutos fueron muy parejos, cualquiera pudo haber ganado. Luego nos cansamos y sus individualidades decidieron en la prórroga. Al final vencieron de forma justa», declaró Solbakken al canal danés «6’eren» al término del partido.

El entrenador noruego calificó de «fantástica» la actuación de su equipo frente a un rival mucho más potente.

«Teníamos a jugadores que nunca antes han actuado a este nivel. Pero nos mantuvimos con vida hasta el final», afirmó.

El Inter impone la ley del más fuerte y devora al Getafe

Lukaku, un delantero por quien el Inter pagó 75 millones y por el que antes el Manchester había desembolsado 85 millones; y Eriksen, un suplente que costó 27 millones y por quien estuvo negociando el verano anterior el Real Madrid, sacaron al Getafe de la Europa League. La ley del más fuerte. El penalti fallado por Molina en el 75’, que significar el 1-1, quedó en anécdota.

Para el Getafe no era una pretensión a principios de temporada llegar a cuartos de final de la Europa League. Para el Inter tampoco, su propósito era estar en cuartos de final pero de la Champions, de la que le apearon antes de lo que quisiera, en la fase de grupos. Está en la Europa League de rebote pero ya que se está nada hay mejor que intentar ganarla.

En el 10’, Olivera y Etxeita estuvieron a punto de acertar dentro del área tras el saque de un córner, pero el doble rebote acabó en córner. El Getafe incomodaba al Inter precisamente donde más fuerte se siente, en defensa. Cada balón al área suponía un apuro para el equipo de Conte.

La ocasión más clara, no obstante, fue la que tuvo Mata en el 18’. Cucurella le dejó solo ante Hamdanovic, pero el punta se entretuvo con un recorte y lo echó todo a perder con un insulso remate raso que fue interceptado por los defensas que se cruzaron arrojándose al suelo.

No había aparecido todavía el Inter en el partido hasta que su jugador más talentoso, Lautaro, a quien pretende el Barça, dijo aquí estoy yo. Interceptó un balón en el centro del campo, se fue de Arambarri, también de Djené y remató cruzado, pero Soria, que ya ganó una Europa League con el Sevilla, le recordó quién tenía enfrente.

Lautaro repitió en el 27’, esta vez desde fuera del área, y de nuevo repelió Soria. En el 28’ fue D’Ambrosio quien remató una falta lateral que fue detenida por el meta azulón. Había noticias del Inter. Malas noticias para el Getafe. El recuerdo de aquellas ocasiones claras de Maksimvic y Mata martilleaban en la cabeza.

Había aparecido Lautaro. Faltaba por hacerlo el otro delantero del Inter: el belga Lukaku. Lo hizo y cómo en el 33’. En su primera acción, gol. Una patada a seguir del central Bastoni, Lukaku la convirtió en asistencia de gol. Balón directo de área a área, el belga cuerpea con Etxeita, se lo quita de en medio como quien se despega una calcomanía y bate a Soria de tiro cruzado. El mayor delito que cometió Etxeita fue ir al choque con un tipo al que apodan El Búfalo. Era el gol 30 de Lukaku esta temporada.

La segunda parte comenzó como acabó la primera, con ocasiones del Inter. Una chilena de D’Ambrosio hizo lucirse una vez más a Soria, cuyo rechace lo remató Godín pero Mata desvió a córner.

Bordalás recuperó fetiches del pasado y metió en el campo a Ángel, máximo goleador del equipo junto a Mata y a quien ha postergado al ostracismo desde el regreso de la competición. El canario dejó su sello en una diagonal hasta el balcón del área. Apretó el Getafe y a punto estuvo de empatar en un remate de cabeza de Mata (66’).

Acto seguido entró Molina. El capitán cambió el rumbo. Una mano de Godín en un salto con Molina fue revisada por el VAR en el 73’. Penalti. El propio Molina lo pidió. En un protocolo que nunca antes se le vio, Molina dio tres pasos para atrás y uno a la izquierda igual que un pateador de rugby se prepara para convertir un ensayo. Molina lanzó fuera.

Fue un rejonazo al ánimo que el Inter aprovechó para darle la puntilla al Getafe. Fue Eriksen en una desafortunada acción defensiva azulona.

El Getafe dice adiós a Europa, pero lo hace con la cabeza bien alta. Perder contra el Inter, un histórico que te supera en todo no es indigno. Lo que sí le honró para la historia fue eliminar al Ajax.

Imposible a la vista

Confluencia de los ríos Rin y Ruhr, escenario estratégico y hábitat por el que han peleado un sinfín de pueblos desde la antigüedad, la alemana ciudad de Duisburgo se convierte en el lugar idóneo para un partido en campo neutral como éste de octavos que nos deja la Europa League del COVID. Ni siquiera el escenario da pistas y los apostantes cabecean desesperados: el Sevilla no perdió en 11 partidos desde que volvió del confinamiento y la Roma suma siete triunfos y una igualada (en el campo del Inter) en sus últimos ocho encuentros (sigue el partido en directo en AS.com). Hasta en lo de las bajas hay variables coincidentes. A Lopetegui le falta Gudelj por coronavirus y Fernando, el otro medio defensivo, ha arrastrado en los últimos tiempos molestias de rodilla. En la Roma, Pellegrini sigue convaleciente de una operación de nariz. Fonseca lamenta la baja segura del francés Veretout, sancionado, y del central inglés Smalling, al que el United no quiso prolongar la cesión.

La historia no miente: el Sevilla acabó por ganar la Europa League siempre que alcanzó al menos los cuartos de final: 2006, 2007, 2014, 2015 y 2016. La Roma se convierte así en el peaje de una autopista hacia la gloria, aunque el coronavirus haya convertido el contexto en más extraño que nunca. Los de Lopetegui llevan casi dos semanas sin competir mientras su rival llega al duelo rodado, cinco días después de terminar el Calcio. Se añade, además, la enrarecida situación institucional por esas locas ansias de poder de José María del Nido… Mucho está en contra. Y quizá eso no sea del todo malo.

Porque el equipo de la casta y el coraje ha construido su leyenda continental sobre un maravilloso cúmulo de imposibles. El gol de Puerta; el cabezazo de Palop; el Mbiazo en Mestalla; el Gameirazo en San Petersburgo; los penaltis del Villamarín; la tanda que derrotó al Benfica en Turín, el renacimiento ante el Liverpool… ¿Qué miedo puede dar entonces que antes de entrar al campo te tomen la temperatura?