«Con esta plantilla del Barcelona aspiraría a ganar títulos…»

El extécnico del Barcelona B, Javier García Pimienta, se ha despachado a gusto tras la derrota del equipo azulgrana en el Clásico del pasado domingo. El entrenador considera que Koeman no está sabiendo sacarle el máximo partido a la actual plantilla. En su opinión, el plantel azulgrana tiene nivel suficiente para competir por ganar títulos. De hecho, está convencido de que él sería capaz de mejorar el nivel del equipo.

“De lo que sí estoy seguro es que el primer equipo del Barça, con la plantilla actual, con lo que hay ahora y en cuanto se recuperen Dembélé, Ronald (Araújo), Pedri… teniendo todos los jugadores ahora, no sé si ganaría la Champions, Liga y la Copa del Rey, pero aspiraría a ganar casi todos los títulos. Aspirar a ganar quiere decir competir para intentar ganar todos estos. Después te puede toca el Bayern de Múnich, el Manchester City o el Liverpool y puedes perder, porque entra dentro de la lógica, pero el equipo jugaría mejor y que estaría con mayores opciones de aspirar a ganar títulos. No tengo ninguna duda», declaró el técnico en una entrevista a JijantesFC.

García Pimienta fue despedido el pasado mes de junio después de haber sido ratificado unas semanas antes. En la entrevista con Gerard Romero también critica a la directiva azulgrana: “Me dijeron que gracias por todo, por el comportamiento y por estos años, pero que querían poner a su gente. Decirme que yo no iba en la línea del fútbol base… es todo lo contrario. En 2018 cuando subo al Barça B es cuando se vuelve al origen. En los años anteriores se habían formado plantillas top sin opciones de jugadores que llegasen al primer equipo. Todos los partidos que he entrenado al Barça, en el B, juveniles, cadetes… hemos jugado con el 4-3-3, fieles al estilo”.

Rotaciones a la vista

Después de ofrecer unas espectaculares sensaciones físicas en la final de Copa ante el Athletic, en la que terminó como un tiro, el Barça ha bajado un punto el pistón en las últimas dos segundas partes que ha jugado. Contra el Getafe, se complicó la vida con el penalti transformado por Enes Unal; y el Villarreal le asfixió en los últimos minutos pese a la expulsión de Trigeros, paradón de Ter Stegen incluido. Koeman también dio un paso atás con el cambio de Sergiño Dest, seguramente también porque intuía que habría algún síntoma de fatiga en sus jugadores en la segunda parte.

Koeman mantiene que los parámetros que sus jugadores ofrecen en los controles físicos son buenos, pero hay jugadores que acusan el cansancio. Pedri, el primero. Pero también De Jong pareció extenuado en la segunda parte. También Busquets. Y Alba ha jugado muchísimo durante la temporada. Griezmann pasó de las 18 intervenciones de la primera parte, con un 61% en el primer toque, a las 11 de la segunda, con solo un 27%. Y el problema ahora se hace más grande con los cuatro advertidos de sanción: Messi, De Jong, Griezmann y Mingueza.

Koeman tiene zonas bien cubiertas si tiene que hacer cambios. Dest y Sergi Roberto se repartirán el lateral derecho y el puesto de central ahora está bien cubierto porque Piqué, Araújo, Lenglet, Mingueza y Umtiti están disponibles. El primer problema está en el lateral izquierdo, ya que Júnior cuenta poquísimo. El holandés tiene la opción de jugar con Dest de carrilero izquierdo en algún partido.

El principal problema está en el centro del campo. La dimisión de Pjanic y el ostracismo de Riqui Puig deja a Ilaix casi como único recambo de garantías en el centro del campo, donde Busquets, Pedri y De Jong han jugado prácticamente toda la temporada. Tal vez, de ahí la petición de Wijnaldum para la próxima temporada. Sergi Roberto también puede actuar en ese puesto. Arriba, Koeman también tiene pocos efectivos. Las bajas de Coutinho y Ansu dejaron al equipo con Messi, Griezmann, Dembélé y Braithwaite, ahora lesionados, como únicas opciones. Habrá que observar cómo se maneja el holandés esta semana de dos partidos, previos además a la final contra el Atlético de Madrid.

Dardo de Griezmann a Koeman: «Deschamps sabe dónde ponerme»

Antoine Griezmann fue una de las figuras destacadas de la victoria de la selección francesa en Croacia. El delantero del Barcelona adelantó a los de Deschamps con un gran gol en el minuto 8 y superó a Zidane en la clasificación histórica de goleadores de Les Bleus, destacando en zona mixta que Deschamps sabe dónde colocarle en el campo.

“Fue un partido complicado, no muy complicado de jugar, tampoco muy bueno para desarrollar nuestro juego. El terreno de juego estaba lento, difícil, contra un adversario que tenía muchas ganas de ganarnos. Hemos sabido sufrir y lo más importante fue la victoria”, destacó el jugador del Barcelona.

Sobre su golazo y su posición con Deschamps en la selección, Griezmann añadió: “Creo que fue un gol muy bonito. La pelota me vino e intenté pegarle bien y marqué. Me siento bien con el gol. El entrenador sabe dónde ponerme así que aproveché esta situación de ventaja y la confianza del entrenador y de mis compañeros”.

Los tres objetivos de Koeman

Ronald Koeman ha empezado a trabajar en el Barcelona y de momento, la parte más llamativa de su trabajo a tenor de las preguntas de los periodistas en su primera rueda de prensa es la de aligerar la plantilla de jugadores ya consagrados. Pero más allá de las salidas, el técnico no renuncia a las entradas. Koeman sabe que, como en el metro, antes de entrar hay que dejar salir, pero el holandés quiere refuerzos dentro de lo posible. Al menos, uno por línea si se concretan todas las salidas previstas. Los objetivos fijados son: Eric García en la defensa, Van de Beek en la media y Lautaro en la delantera.

Una carta a los reyes magos que como el propio Koeman reconoció después de la presentación a la televisión holandesa Zigoo TV en una breve entrevista es ambiciosa.

“Los grandes clubes están sufriendo pérdidas increíbles, por lo que no será muy fácil conseguir cinco, seis nuevos jugadores de inmediato”, pero también incluiremos a los jóvenes”, dijo.

Ya antes de la llegada de Ronald Koeman el Barcelona había puesto su mirada en recuperar a Eric García (9 de enero del 2001) central catalán formado en la cantera blaugrana que actualmente juega en el Manchester City. Le queda un año de contrato pero pese al interés del club inglés por renovarle el contrato, Eric se ha negado a alargar su compromiso con el equipo de Guardiola, que sin tapujos reconoció la situación hace dos semanas: “Eric nos ha dicho que no quiere renovar”.

La cuestión es si se marcha ahora con el Barcelona pagando un traspaso en el que podría entrar algún jugador barcelonista como intercambio, o bien ambas partes se esperan un año a que llegue con la carta de libertad.

En el centro del campo, medios franceses informaban del interés del nuevo técnico blaugrana por Donny van de Beek (18 de abril de 1997), centrocampista del Ajax por el que le preguntaron a Koeman en su presentación, pero el nuevo entrenador barcelonista se negó a “hablar de nombres de jugadores que no están aquí”.

La llegada de Van de Beek o de cualquier otro centrocampista de su corte sería lógica si tenemos en cuenta que en la rampa de salida del club están jugadores como Busquets, Rakitic, Sergi Roberto y Arturo Vidal al que hay que sumarle a Arthur, ya vendido a la Juventus. De momento, está cerrada la llegada de Pjanic, pero esta es una zona del campo que si se confirman las bajas previstas va a tener que reforzarse.

Luis Suárez es uno de las ‘vacas sagradas’ señaladas. El uruguayo tiene todos los números para salir del club y el sustituto soñado desde hace más de un año es Lautaro (22 de agosto de 1997), delantero del Inter de Milán. El Barcelona ha negociado con el club lombardo en unas conversaciones que han sido admitidas por ambas partes pero actualmente están paralizadas. El Inter juega la final de la Europa League ante el Sevilla y visto el papel de Lautaro en el tramo final de la temporada, su precio puede ser inasumible para las debilitadas arcas del conjunto catalán.